Attilion - 'It Must Be' (2011)

Rock prog indonesio desde 2011 a 2012

 

Hoy es ocasión de sacar a colación al power-trío instrumental indonesio llamado ATTILION, el cual se dedica a cultivar un estilo progresivo ricamente alimentado de sonoridades psicodélicas, grooves de tendencia jazzera, expresiones de fuerza hard-rockera y un dinamismo introspectivo cercano al post-rock. Formado en noviembre de 2006 bajo la iniciativa del guitarrista Bowo C con la intención de crear una modalidad experimental y refrescante de rock inspirada en KING CRIMSON, MAHAVISHNU ORCHESTRA, PINK FLOYD y LED ZEPPELIN, la banda es muy proclive a crear pequeñas armazones compositiva para, a partir de ellas, elaborar, asentar y rearmar climas en un ambiente de libertad donde confluyen el flujo orgánico del jazz y la robustez propia del rock, incluyendo varios elementos adicionales en beneficio de la expansión de la paleta sonora de la banda. Los compañeros de viaje de Bowo C son ek baterista Agung Raintung y el bajista Giancarlo Indita Thory Burnama. Su disco debut “It Must Be” fue publicado en la segunda mitad de 2011, y lo pasamos a reseñar a continuación.

‘Allowances’ abre el álbum con un inconfundible aire de distinción, una sobriedad tan cautivante como envolvente que, con todo, deja espacios dentro de su esquema para la expresión de genuina energía: los fraseos Holdsworth-Beckianos de la guitarra se acomodan grácilmente sobre las cadencias elaboradas por la dupla rítmica. ‘Rex’ nos lleva hacia los linderos más intimistas del legado de MAHAVISHNU ORCHESTRA de los primeros tiempos, con lo cual logra pintar un retrato cósmico etéreo donde los colores están conformados por sonidos. Eso sí, cuando hace presencia el solo de guitarra, se concretiza un recurso de intensidad bastante llamativo, relevante para generar oportunos destellos de vitalidad en medio de motivo en curso. ‘Noon’ y ‘Europa’ logran sucesivamente completar el cuadro sonoro de la banda con claridad y solvencia. El primero de estos temas es un ejercicio de psicodelia misteriosa y reposada donde la dupla rítmica se focaliza mayormente en sustentar un espartano compás marcial, mientras que la guitarra veces opera como voz acompañante y otras veces va a contrapelo con filudos solos que desarrollan fumarolas grisáceas; por su parte, el segundo se sostiene sobre una base post-rockera recurrente, dejando que su cuerpo central derive fluidamente hacia mecanismos progresivos que van entre lo Crimsoniano y el estándar de AGITATION FREE. ‘Saturn Fill’ regresa al aura intimista de ‘Rex’, ahondando en sus exploraciones hasta llevarnos hacia una dimensión donde lo introvertido se hace textura, al modo de un jardín de potenciales sonidos que se deja regar por las aguas de un manantial de matices bajo una suave bruma de silencio. Con ‘Mr. Gallagher’s Exotic Farm’ llega un interesante contraste de extroversión y dinamismo: jazz-rock ágil, alimentado con matices de sofisticación típicamente progresiva. ‘Unexpected Appearances’ prosigue por este sendero de extroversión, pero esta vez, más en consonancia con los grooves que había sido predominantes en el tema de entrada. ‘Rotten Melon Blues’ es precisamente un blues, elaborado con solidez en base a una cadencia jazzera bien lograda, ejecutada con notable pulcritud.

ATTILION ha entrado por la puerta grande en la escena progresiva contemporánea con este disco “It Must Be”, y de hecho, no está dormido en sus laureles hoy en día, sino que sigue componiendo material y registrándolo en su blog de Bandcamp: en el enlace http://attilion.bandcamp.com/album/it-must-be podemos ver dos temas nuevos subidos en enero de este año. ‘Last Promenade’, uno de ellos, exhibe una densa garra contenida equilibradamente articulada pajo las coordenadas del post-rock estandarizado y la psicodelia estilizadamente evocativa de raigambre Floydiana. La simpleza del motivo central es manejada con un sutil toque de sofisticación. Otro titulado ‘Mission 1079’, el cual dura casi 8 ¾ minutos, sigue por la senda del jazz-rock introspectivo revestido de etéreos ropajes progresivos que el grupo ya desarrolló solventemente en algunos ítems de “It Must Be”. Como balance final de nuestro repaso del disco de 2011 y los dos nuevos temas de 2012, hacemos la recomendación de seguir la pista a ATTILION, pues puede seguir dando que hablar en los circuitos internautas progresivos en tiempos venideros.

Nota: 8/10

- Muestras de 'It Must Be':

- Allowances (sesión de ensayo):

- Rex (en vivo):

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Mayo 2012