Crítica del disco de Poseidótica - 'El Dilema del Origen' (2015)

El perpetuo asentamiento del mundo musical de Poseidótica

Poseidótica - 'El Dilema del Origen'
(16 mayo 2015, Mis)

Poseidótica - El Dilema del Origen

POSEIDÓTICA siguen adelante y lo hacen con un disco tan electrizante como señorial: “El Dilema Del Origen”, como siempre, un disco instrumental con inspiración conceptual. Bajo las iniciativas conjuntas del nuevo integrante Walter Broide [batería] y los de siempre Hernán Miceli [guitarra], Martín Rodríguez [bajo] y Santiago Rúa [guitarra], el repertorio de este disco se inspiró en un relato del propio bajista Rodríguez. Dicho relato se sitúa en un tiempo postapocalíptico donde el narrador y sus compañeros se hallan anonadados y perdidos en una confusión mental que les abruma, asustados como están por la violencia que les rodea, pero con una figura femenina cósmica que se identifica como La Hija del Átomo, se les presenta la oportunidad de escapar de eso por vía de un viaje trascendental y definitivo. En este viaje se suceden visiones nuevas y remembranzas de momentos significativos que la memoria había olvidado… y justamente en este despertar de recuerdos renovados, el narrador se pregunta qué significa su existencia, qué paradigmas de significación nuevos estás disponibles, a qué lugares viajar para encontrar la ansiada paz mental. Todo este camino mental se revela como un perpetuo Dilema del Origen, algo tremendamente confuso y, a la vez, motivador. El material se grabó en vivo en los Estudios El Attic (en Buenos Aires) en los días 14 y 15 de diciembre del 2013; los procesos de adición de pistas y la mezcla tuvieron lugar entre los meses de enero y setiembre del año siguiente… procesos un poco extensos, la verdad. En fin, a mediados de abril del 2015 pudo “El Dilema Del Origen” convertirse en una realidad fáctica dentro de la oferta fonográfica argentina a través de la coproducción conjunta de los sellos Exiles Records, Aquatalan Records y Titan Music; también tuvo su edición de vinilo. Vale señalar que el diseño de la caja del CD está muy bien logrado, jugando con varias extrapolaciones de los dibujos al doblarse y desdoblarse: una auténtica obra de arte a cargo de Mariano Valle y Diego Valle.

‘Algoritmo’ abre el repertorio del disco con una ambientación telúrica cautivadora, sostenida sobre un groove tribal debidamente cubierto por una amalgama sonora etérea de tendencia inconfundiblemente space-rockera. Acto seguido se inserta la pieza homónima para instaurar un esquema de trabajo incendiario donde los imponentes riffs y progresiones armónicas emanados de las dos guitarras se ajustan a la sólida arquitectura rítmica en curso, la misma que transita fluidamente del 4/4 al 5/4: stoner progresivo químicamente puro diseñado para excitar el corazón del oyente. ‘Holograma’ comienza recibiendo directamente el impacto de expresionista intensidad de la pieza precedente, para luego derivar hacia una atmósfera sobria y sutil de tendencia post-rockera, algo así como reflejando el vaciamiento del holograma tras mostrar todos sus colores. ‘Dinastía Nocturna’ esboza un prólogo minimalista y cadencioso antes de entrar de lleno en un cuerpo central que nos remite a una interesante cruza de estándares psicodélicos y post-metaleros, añadiendo ciertos matices de no-wave al asunto. El bajo sabe hacer notar su presencia en medio de la patente musculatura de las dos guitarras, y eso se debe sin duda al impulso que recibe de la robusta ingeniería rítmica gestada por la batería. Aunque el motivo central goza de una estructura sencilla, el resultado final se siente muy colorido; el talante envolvente y evocativo de la coda realza esta genuina sensación, siendo así que el violinista invitado Federico Terranova aporta interesantes texturas melódicas sobre las escalas de bajo. El momento de ‘El Alma De Las Máquinas’ es uno de nuevas expresiones extrovertidas y robustas, combinando la vitalidad incendiaria del tema homónimo con el rigor vitalista de ‘Dinastía Nocturna’. Los riffs establecen convincentemente el hilo conductor del desarrollo temático, el mismo que se deja transportar como por un tobogán a través de un patrón musical impolutamente definido: definitivamente, los POSEIDÓTICA son expertos en crear fluidez musical en medio de esquemas pesados.

Centrándose predominantemente en un esquema rítmico armado sobre los compases alternados de 10/8 y 7/8, ‘Viaje De Agua’ elabora una drástica y rotunda mezcla de math-rock y stoner con un procesamiento muy elegante de la fuerza esencial de la banda. Aquí notamos a unos POSEIDÓTICA que exorcizan gallardamente su faceta más refinada, lo cual les permite explorar matices especialmente estilizados de su propuesta. Una vez más aparece el violín de Terranova como ítem partícipe del entramado sónico, y ciertamente es relevante para la estructura global de la pieza. ‘Segundo Mundo’ se inserta de regreso a la faceta introspectiva de la banda, desarrollando un fabuloso ejercicio de mezcla de space-rock y post-rock bajo una cautivadora armazón progresiva que, en ciertas ocasiones muy medidas, explora recursos de intensidad. ‘El Observador’ perpetúa esta tendencia introspectiva llevándola hacia el terreno de flotantes luminosidades signadas por una envolvente serenidad. ‘Aeroruta’, por su parte, elabora un sólido retorno a la habitual musculatura bizarra de la banda, jugando la baza del rock duro clásico: la pesadez reinante se alimenta de su propio gancho inherente mientras los sucesivos solos de las guitarras entran a tallar para sacarle el jugo al dinamismo en curso. La dupla de ‘Videogame’ e ‘Hija Del Átomo’ ocupa los últimos 6 ¼ minutos del álbum: ambos temas se retuercen soberbia y fulgurosamente en patrones de rock pesado con ribetes stoner, apelando al derroche de vitalidad que es de esperar del grupo. En el caso de ‘Videogame’ tenemos un abordaje totalmente frontal de este tipo de estrategia musical, mientras que en ‘Hija Del Átomo’ hay un epílogo estratégicamente diseñado para abrir campos a atmósferas más matizadas – al estilo del post-metal –, con lo cual se gesta un ambiente oportunamente majestuoso para el cierre del álbum. Así concluye “El Dilema Del Origen”, un disco poderoso y vehemente en cuanto a las ambiciones artísticas que dirigen su esquema musical, pero que sobre todo hay que destacar por su manera tan lúcida de mostrar una perfecta combinación de energía y refinamiento. La gente de POSEIDÓTICA sigue reafirmando su posicionamiento campeón y su vigor incombustible en la cima de la vanguardia rockera argentina: su muscular grandeza no supone dilema alguno, es un hecho evidente y palpable. Recomendamos “El Dilema Del Origen” al 100%.

Calificación: -/10


- Muestras de 'El Dilema del Origen':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com