Black Country Communion - 'Black Country' (2010)

Black Country Communion - Black Country

Crítica de 'Black Country'

20-sept-2010
Autor: Javi Moreno
Calificación: Calificacion: 8,5

Vea su vídeo oficial 'One Last Soul'>>

Más cosas sobre rock>>

La esperanza del género

Black Country Communion - 'Black Country' (20 septiembre 2010)
Mascot Records/J&R Adventures
Calificación:
Calificacion: 8,5

Black Country Communion - Black Country 1. Black Country (Hughes, Bonamassa)    3:15
2. One Last Soul (Hughes,
Bonamassa)   3:52
3. The Great Divide
(Hughes, Bonamassa)   4:45
4. Down Again
(Hughes, Bonamassa, Sherinian)   5:46
5. Beggarman
(Hughes)   4:52
6. Song of Yesterday
(Hughes, Bonamassa, Shirley)   8:33
7. No Time
(Hughes)   4:19
8. Medusa 
(Hughes)   6:57
9. The Revolution in Me (Bonamassa, Sherinian)  4:59
10. Stand (At the Burning Tree)  (Hughes,
Bonamassa) 7:02
11. Sista Jane  (Hughes,
Bonamassa)   6:55
12. Too Late for the Sun  (Hughes, Bonamassa, Bonham, Sherinian, Shirley) 11:21

Duración total: 1:12'35''

Músicos:
- Glenn Hughes: Bajo y Voz
- Joe Bonamassa: Guitarra y Voz
- Jason Bonham: Batería
- Derek Sherinian: Teclado
s

Grabado entre enero y abril de 2010 en los Shangri-La Studios de Malibú. Los Angeles, California (EEUU)
Género: Hard rock
, blues-rock.
Producido por Kevin Shirley.

______________________________________________________________________

He querido dejar pasar un tiempo antes de enfrentarme a esta crítica, pues en un primer esbozo me di cuenta de que estaba primando en exceso mi gusto personal, y no la objetividad. Así, meses después, y varias decenas de escuchas a la espalda, he de rendirme al genio de estos cuatro músicos. Estamos ante una de las joyas que el hard rock llevaba demandando demasiado tiempo.

Black Country CommunionImaginemos a todos esos dioses de los añorados setentas, que con solo pronunciar las palabras 'hard rock' se nos vienen a la cabeza: Led Zeppelin, Deep Purple, Rainbow, Thin Lizzy, Whitesnake, Bad Company, Gary Moore... Bien, pues ahora metámoslos a todos en una especie de 'rocktelera-jukebox' y, tras agitar un poquito, el resultado es esta magnífica joya de Black Country Communion. Riffs agresivos y blueseros, Hammond envolvente, base rítmica melódica a la par que contundente, con un groove de bajo especialmente destacable, y una dignísima mención especial para un Glenn Hughes que recupera su faceta más rockera, aquella que sus seguidores ya creíamos extinta de por vida (al menos en estudio) en pos de ese otro registro tan soul y funky reinante en sus últimos trabajos en solitario. Desde los ya lejanos Hughes-Turner Projects no recuerdo una interpretación semejante por parte del de Sataffordshire.

Como no podía ser de otra manera, Joe Bonamassa consigue estremecernos con sus seis cuerdas en cada nota, tanto a la Les Paul como a la acústica, en cada riff, en cada fraseo. Unas veces echando mano de los estándares del blues, otras del catálogo más hard, y puntualmente tirando de manual heavy-rock, pero siempre al servicio de la canción y no del lucimiento personal. Esto es una banda, no un disco en solitario de sus miembros respectivos, y Joe ha conseguido lo más difícil: lograr un nivel de compenetración total con sus compañeros. Lo difícil no es ser un virtuoso de tu instrumento, sino saber contener la verborrea musical de la que se es capaz.

Por su parte, Sherinian aporta, sobre todo, mesura y buen hacer. Acostumbrados a sus trabajos en solitario en terrenos más progresivos, aquí aborda con solvencia sus partes en un género totalmente diferente, con el que ya mostró cualidades junto a Yngwie o Alice Cooper. Casi en exclusividad se mantiene fiel al sonido Hammond setentero, y sus solos -cuando los hay- son cortos y expresivos, como si del mismísimo John Paul Jones se tratarse (y es que la influencia de Led Zeppelin se palpa a lo largo y ancho del disco). Por último, Jason Bonham no necesita adaptarse a una banda nueva y excesivamente distinta a su andadura personal. Quizá sea el que menos destaque, precisamente por eso, porque ya se conocen sus cualidades como batería que aquí aplica como acostumbra. No es un maestro, desde luego, pero la mejor noticia es que no desentona con el conjunto.

Desde el primer minuto, con 'Black Country', ponen toda la carne en el asador. Pura fuerza, con una base rítmica poderosísima, con un groove de esos que no puedes evitar dejar la cabeza quieta. Glenn Hughes se sale literalmente, tanto con la velocidad que imprime a sus manos, como en el plano vocal, que nos trae de vuelta a aquel insigne rockero de voz poderosa. Todo un reencuentro. 'One Last Soul' es otro corte directo, sencillo, apoyado en cortos riffs repetitivos, tanto de guitarra como de bajo, aunque menos aguerrido y más melódico, cercanos a las tesituras comerciales de los hombres de Coverdale allá por los ochenta, pero sin olvidar aquellos ramalazos setenteros ya mencionados.

'The Great Divide' es el primer medio tiempo del disco, endurecido con una guitarra muy Zeppelin, y el Hughes más fiel a si mismo de todo el disco: soul asalvajado, y funky electrizado. El solo que Bonammassa interpreta hacia el final es de los imprescindibles, aunando feeling y sencillez a partes iguales, para a continuación dar rienda al chorro de voz que solo Hughes es aun capaz a día de hoy. De nuevo tornamos a los setenta con 'Down Again', donde el colchón que aporta Sherinian es para mi la clave del tema, muy arraigado en las tesituras del planeta Paul Rodgers, y un final que bien pudiera haber sido una intro de The Who. 'Beggarman' sirve de nuevo como vehículo de lucimiento para Hughes, que pasa de tesituras melódicas a rasgadas con pasmosa facilidad, y el ecuador que marca 'Song Of Yesterday' hace ver, quizá donde más, el gran abanico de influencias que tienen estos intérpretes: Bonamassa canta cercano de nuevo a Rodgers, y musicalmente se hilvanarán retales tanto de Zeppelin como de la serpiente blanca a partes iguales, con un final a lo Rolling Stones de quitarse el sombrero. El solo central que nos regala nuestro bluesmen es formidable, de los que por si solos justifican la compra del disco. Repito: ¡¡¡cuantísimo se ha echado de menos un disco con tanto sentimiento y calidad en la última década!!!

Black Country Communion - Black Country 'No Time' recuerda el pasado de Hughes en solitario, blues comercial y unos buenos coros en el estribillo, apoyado todo esta vez de nuevo en el groove de batería y bajo. Pero claro, demasiado sencillo para ellos, así que en la segunda mitad de la canción había que introducir ese ritmo ampuloso que las hordas de Page y Plant pusieron tan de moda en la década dorada del rock, y que tan efectivo resulta para sacar a un tema como este de la monotonía. Aquí, una vez más, dejan claro que ni uno solo de los temas de este debut son de relleno. Podríamos clasificar 'Medusa' como de balada, hasta que a Bonamassa de da por sacarse otro riff zeppeliniano de la manga para imprimir la dureza que el corte exigía, regalándonos un nuevo solo magistral. Es también Bonamassa quien agarra el micrófono en 'Revolution in Me', para recordarnos que su mundo es el blues, en un corte que (extrañamente) me recuerda a los grandísimos Thunder, hasta que nuestro neoyorquino decide hacer prácticas de digitación dignas del mismísimo Blackmore.

Otra vez Hughes a la voz, y el sonido bombástico de guitarra, para 'Stand (At The Burning Tree)', con un Hammond de fondo que pasa casi desapercibido, pero que hace de este medio tiempo otro estándar setentero. 'Sista Jane' es puro rock and roll, con Bonamassa y Hughes a dúo aportando constantes cambios de ritmo, y un despliegue instrumental final con todos los miembros rayando al máximo nivel que hacen de este uno de los momentos álgidos del disco. Y como colofón, 'Too Late For The Sun', otro blues con Bonamassa y Hughes en un corto dueto, que se encuadra entre lo más calmado y melódico del álbum, rayando por momentos el AOR americano, pero que en su abanico instrumental es donde esconde la gracia, sobre todo en esa sección purpleliana de mitad de canción hasta el final, que a buen seguro hará las delicias del oyente.

Resumiendo, un debut redondo, donde ningún tema aburre, primando la variedad, que no la diversidad. Es decir, hard rock puro y duro. Directo y efectivo, unas veces más eléctrico, la mayoría más bluesero, con el justo juego de medios tiempos… pero hard rock al fin y al cabo. Su mejor definición es que se trata de un disco a la altura de las expectativas. Es ese disco que llevábamos años esperando.

Puntuación: 8,5/10

Black Country Communion -  'One Last Soul'

{youtube}KVfMa61Zjmg{/youtube}

Javier Moreno Vega
Diciembre 2010

Más cosas sobre Blacck Country Communion

Más cosas sobre rock>>

Comentarios  
Redes sociales
Facebook Comparte la noticia