Cholo Visceral - 'Cholo Visceral' (2013)

Menú infernal de la nueva psicodelia peruana

Cholo Visceral - 'Cholo Visceral' (2013)
(22 enero 2013, Tóxiko Producciones)

Cholo Visceral - Cholo VisceralEn esta ocasión presentamos al joven grupo peruano CHOLO VISCERAL, conformado por Joao Orosco a la batería, Manuel Villavicencio al bajo, la dupla guitarrera de Arturo Quispe y Kevin Lara, Max Vega al saxofón y Nagel Díaz a cargo de los efectos sonoros. El grupo ha subido a la red de Bandcamp su homónimo disco debut en enero pasado, pero en sí esta banda ya tiene una cierta veteranía dentro del underground limeño. Hay una movida psicodélica desde donde se arman estupendos festivales de rock psicodélico y experimental: ensambles vigorosos y desafiantes como LIQUIDARLO CELULOIDE MACONDO, TABLA ESPACIAL y otras encarnan este ideal de deconstruir y remodelar el discurso del rock para reflejar las oscuridades eléctricas de nuestra psique. CHOLO VISCERAL pertenece a este ámbito, sustentando una de sus posiciones más robustas: confirmaremos esto tras repasar detalladamente el repertorio de este disco. A inicios de mayo, se dio la buena noticia para los fetichistas de las ediciones físicas: este disco se concretizó como CD real por vía del sello Tóxiko Records.

Ocupando los primeros 6 minutos y pico del repertorio, ‘La Rataza’ (término de la jerga criolla peruana con fuerte carga fálica) camina por coordenadas de vigor oscurantista que ponen bien en claro las reglas del juego artístico de la banda. Los momentos de exquisita salvajada lisérgica donde ciertos gritos ocasionales rondan entre lo ritual y lo catártico brindan un contrapunto inquietantemente perfecto a los momentos de energía relativamente mesurada que se desarrollan en buena parte de los pasajes centrales del viaje musical. Tras el breve mantra en fade-out que pone punto final a ‘La Rataza’ emerge ‘Menú De 4’, pieza que pone toda la carne en el asador desde el punto de partida con una bien hilada secuencia de riffs electrizantes y despliegues diversos de vigor rockero que mantienen un magnetismo consistente a través de sus variaciones. Los guitarreos crean una amalgama furiosa e inteligente a la vez, en plena combinación de stoner y space-rock, mientras que el saxo se añade a estas interacciones con perfecta fluidez. También es digno de resaltarse el estupendo nivel de soltura con el que el bajo transita de obrero del esquema rítmico en unos pasajes a brújula en el desarrollo temático de otros. Luego sigue ‘Kión’ con la misión de traducir la fuerza esencial de CHOLO VISCERAL en una auténtica tormenta cósmica desde donde los músicos exploran su capacidad de insertar juegos de misteriosas texturas en medio de pasajes enérgicos. Una vez más, el bajo aprovecha un momento específico del interludio para marcar la pauta de las dobles guitarras; dicho interludio se encarga de elaborar las proyecciones del aguerrido motivo inicial, el cual regresa para un bien desarrollado cierre. La gente de GURU GURU hubiera estado orgullosa de concebri esta idea para alguno de sus tres primeros álbumes… ¡pero esto es CHOLO VISCERAL, señoras y señores!

‘Silvia Escarmiento’ sirve como una ventana abierta hacia la dimensión introspectiva del ideario sónico de la banda: en base al esquema de trabajo del dueto de guitarras, la pieza se transporta por una controlada variedad de atmósferas que finalmente aterriza en un juego evocativo emparentado con el estándar del post-rock. Los últimos 10’50” del repertorio están ocupados por ‘Luzbel: El Pasaje Infernal’, tema que asume la misión de establecer un sólido clímax psicodélico para el mismo, alternando momentos en los que el grupo recapitula y capitaliza su rotundo filo rockero con otros en los que juega con flujos sonoros free-form que sirven para aliviar la tensión latente adentrándose en una misteriosa oscuridad donde la razón no puede explicar signos ni huellas. El violín del invitado Armando Córdova resulta el perfecto cómplice para esta empresa.

CHOLO VISCERAL es, a fin de cuentas, una banda a la que vale la pena seguir la pista: su combinación de energía, preocupaciones eclécticas y funcionamiento afiatado como ensamble constituyen virtudes que no merecen ser ignoradas. ¡Psicodelia peruana hoy y para siempre!

Nota: 8,5/10

- Muestras de 'Cholo Visceral':

firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com