Corima - 'Quetzalcoatl' (2012)

El nuevo sol del Zeuhl

Corima - 'Quetzalcoatl'
(13 septiembre 2012, Soleil Zeuhl)

Hoy se da la ocasión de hablar sobre CORIMA, banda avant-progresiva de Los Ángeles que se formó en 2005 por iniciativa del baterista Sergio Sanchez, el bajista Juan Tarin y los guitarristas Jaime Silva y Erik Martinez, uniéndoseles poco después el teclista Francisco Casanova. CORIMA tenía en sus inicios influencias focalizadas en los legados de KING CRIMSON y EMERSON, LAKE & PALMER. En 2007 pudo el grupo editar su disco homónimo de debut, y para entonces ya era solamente un trío sin ninguno de los dos guitarristas. CORIMA logró hacerse de un sitio dentro del underground de la Costa Este, y varias veces compartió cartel con bandas como ZS, AHLEUCHATISTAS, THE RED MASQUE, etc. Con el arribo del año 2008, el grupo sufrió nuevas modificaciones importantes en su alineación con los ingresos sucesivos del nuevo bajista Ryan Kamiyamazaki, el saxofonista Patrick Shiroishi y la violinista Andrea Calderón. Así las cosas, el grupo se remodeló en una nueva orientación hacia las áreas del Zeuhl y el RIO, lo cual significó no solo la exploración de nuevas formas de sofisticación instrumental sino también la elaboración de una importante parte coral en la mayoría de sus composiciones. Es así como el grupo entra nuevamente a los estudios en agosto de 2011 para grabar su segundo disco “Quetzalcoatl”. Este disco fue masterizado por el mismísimo Udi Koomran (cuyo CV incluye memebresías en 5’UUS y PRESENT) en su estudio de Tel-Aviv, para luego ser publicado pro el sello Soleil Zeuhl en setiembre pasado. El sonido de CORIMA ostenta una línea de trabajo fuertemente francófona (lo cual le distingue de otras bandas avant-progresivas estadounidenses como THINKING PLAGUE, HAMSTER THEATER o GA’AN): las improntas de MAGMA, ESKATON, ZAO (los dos primeros discos) y EIDER STELLAIRE inundan los esquemas sónicos de este reformado quinteto a través de la frescura y vitalidad particulares que él aporta solventemente. Vayamos al repertorio mismo para prestar debida atención a los detalles.

Las ocho primeras secciones del álbum conforman la suite ‘Corima Iss De Hundin!’, una gloria de Zeuhl químicamente puro que se prodiga en sonoridades y cadencias pletóricas por más de 25 minutos. La dupla de la sección homónima y ‘Gurdhait Nefertatt’ es ceremoniosa sin ocultar su humor latente, creando un crescendo que sirve como base para que la secuencia de ‘Vhlakoshpetzz’, ‘Sunna Domitiwuando’ y ‘Wlakezz Fhunder’ desarrolle el colorido musical que CORIMA convierte en marca propia. ‘Vhlakoshpetzz’ juerga a la densidad traviesa y frenética, al igual que ‘Wlakezz Fhunder’, mientras que ‘Sunna Domitiwuando’ explora esquemas sonoros y ambientes con una llama más medida. ‘Krishkalidortz’ aprovecha el aura cálida de las líneas de piano con las que termina la sección anterior para permitir que la banda explore su faceta jazzística más a fondo, claro está, sin romper con la ilación surrealistamente neurótica que se impone en el ideario musical. Un momento de cándido sosiego llega con ‘Divindondiwua’, sección marcada por una bien articulada amalgama de piano y arreglos corales, pero se trata en realidad de un pasaje de aliento para que el impulso de la última sección, ‘Khozmikh Kavhiledrios’, reinstaure y sintetice la espiritualidad extrovertida que la extravagante arquitectura de los momentos más frenéticos de la suite ya habían dejado bien cimentada.

Tras este extenso viaje musical llega ‘Zhuntra’, pieza que nos regala 7 minutos y pico de exploraciones por las áreas más líricas y fusionescas del Zeuhl: ZAO y ESKATON emergen más claramente como los cruciales puntos de referencia en la articulación de las bases compositivas de esta pieza. Por su parte, ‘Tezcatlipoca’ supone un regreso contundente y capitalizador de las aristas más entusiastas del dinamismo esencial de Corima, incluso alimentando su vigor nuclear con elementos tensos propios de la vieja escuela del R.I.O. (UNIVERS ZERO, PRESENT). Aquí operan las ideas musicales más oscuras del álbum, siendo así que las nieblas sónicas fluyen y se retuercen en continuas vibraciones asentadas en una arquitectura exigente y genialmente aventurera: por si acaso había quedado alguna duda al respecto, CORIMA se revela como una maquinaria donde todos los implementos de su engranaje se sienten sumamente cómodos al operar conjuntamente.

La suite que da título al álbum ocupa los últimos 19 ½ minutos del mismo a lo largo de 7 secciones. Los motivos e ilaciones están dispuestos bajo una lógica del frenesí que ya reconocemos de los diversos puntos álgidos de la primera suite: así, la misión de ‘Quetzalcoatl’ es la de completar el círculo estilístico del álbum con compacta consistencia. Dignas de mención especial son la electrizante dosis de electrizante sinergia de ‘Iknoakayotl’ y los casi imposibles juegos de síncopas de ‘Necnomatlicayotl’, pero eso no es todo, pues el clímax final que se impone en el mantra de ‘Teomatilistli’ emerge de la sucesión hilada entre el momentáneo reposo introspectivo de ‘Teiknottalistli’ y el travieso crescendo de ‘Neltococayotl’. Solo un final así de soberbio podía ser el cierre idóneo para “Quetzalcoatl”, un disco que pone a CORIMA en primera línea dentro de la escena avant-progresiva de nuestros días. La música Zeuhl no solo sigue viva y coleando, sino que se proyecta hacia reformados caminos de desafiante magnificencia merced a toda esta gloria sónica creada por Sergio Sanchez-Ravelo, Francisco Casanova, Andrea Itzpapalotl, Patrick Shiorishi y Ryan Kamiyamazaki… ¡una comunión de jóvenes maestros!

Nota: 9/10

- Muestras de 'Quetzalcoatl':

Escucha gratis todo su disco en Bandcamp:
http://corima.bandcamp.com/album/quetzalcoatl

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Noviembre 2012