Crítica del disco de Acid Mothers Temple - 'Wandering the Outer Space' (2017)

Acid Mothers Temple y su nuevo viaje al espacio exterior

Acid Mothers Temple - 'Wandering the Outer Space'
(17 octubre 2017, Buh Records)

Acid Mothers Temple - Wandering the Outer Space

Hoy se da la ocasión de degustar y comentar el más reciente trabajo fonográfico de la veterana banda space-progresiva japonesa ACID MOTHERS TEMPLE, asociada como en muchas ocasiones anteriores con THE MELTING PARAISO U.F.O., disco que se titula “Wandering The Outer Space”. Un detalle curioso es que el sello encargado de publicar este disco es Buh Records, sello peruano dirigido por el erudito Luis Alvarado, uno de los historiadores y difusores de música de vanguardia más notables del entorno hispanoamericano. Sin duda que la presencia de ACID MOTHERS TEMPLE en el catálogo de Buh Records desde el 17 de noviembre es un gran punto a favor para ambas instancias. El ensamble completo que se encargó de gestar y grabar el repertorio de “Wandering The Outer Space” consta de Makoto Kawabata [guitarra, bouzouki, bajo sin trastes, órgano, sintetizador y efectos de cintas], Hiroshi Higashi [sintetizadores y Theremín], Mitsuru Tabata [guitarra, guitarra-sintetizador, voz], Satoshima Nani [batería] y Wolf [bajo, efectos de cintas], junto a los aportes vocales de Jyonson Tsu y Cotton Casino. Los ACID MOTHERS TEMPLE son una institución viviente dentro de la vanguardia rockera del País del Sol Naciente, y en particular, el guitarrista Kawabata Makoto es una figura notable dentro de las diversas modalidades de rock psicodélico y experimental que se ha labrado suficientes méritos para tener el renombre individual que tiene, tanto dentro como fuera del habitáculo de AMT. La carrera de este grupo se inició en 1995 a partir de las iniciativas conjuntas de unos músicos (entre ellos Kawabata) que ya se conocían desde varios años atrás. Muchos años y miríadas de grabaciones han pasado desde que en los años 1996 y 1997 se publicaran las primeras casetes bajo el título colectivo de “Acid Mother's Temple & The Melting Paraiso U.F.O.”, y en este exhaustivo catálogo – propio de dementes trabajólicos siderales – se han dado discos como “Absolutely Freak Out (Zap Your Mind)”, “Minstrel In The Galaxy”, “Electric Heavyland”, “Are We Experimental?”, “Acid Motherly Love”, “Crystal Rainbow Pyramid Under The Stars” y un largo etcétera. Solo en el pasado año 2016, los ACID MOTHERS TEMPLE publicaron dos discos en vivo (“Last Concert Of The First Chapter” y “Live At Cabaret Victoria 2016”) y dos de estudio (“Wake To A New Dawn Of Another Astro Era” y “La Nòvia”), y encima, poco antes de la publicación de “Wandering The Outer Space”, se hizo lo propio con “Those Who Never Came Before” por vía del sello Nod and Smile Records. Pero bueno, sería engorroso seguir ahondando en tantos detalles históricos por lo que ahora vamos a lo más productivo de este momento: comentar los detalles del repertorio de “Wandering The Outer Space”.

Durando poco más de quince minutos y medio, ‘Anthem Of The Outer Space’ abre el repertorio con un generosamente expansivo sentido del expresionismo cósmico en el arte del sonido. Durante sus primeros 4 minutos y pico, la banda se centra en un jam razonablemente intenso sustentado sobre un llamativo motif de guitarra de inspiración arábiga, el mismo que se repite como un mantra sutilmente punzante en medio del magnífico encuadre entre el esquema rítmico, las capas de sintetizador y los retazos obcecadamente psicodélicos de la primera guitarra. En una segunda instancia, el bloque instrumental transita hacia un jam nuevo donde el groove opera de una forma más suelta mientras que el vigor rockero en curso gana tanto en densidad como en incandescencia. Hemos pasado del terreno de los AMON DÜÜL II al de los GURU GURU con una facilidad enorme, pero cuando todavía no llegamos a la frontera del octavo minuto y medio, comienza una dupla de secciones aleatorias donde se impone la lógica de la expectativa indefinida: primero hay un pasaje solista de guitarra cuyos cortinajes van flotando en el aire sin decidirse a tocar tierra, y luego hay una interferencia de parte de otra guitarra que parece estar armando una idea para un riff al modo de tanteo. Así las cosas, el pasaje que ocupa los últimos minutos del disco emerge y se desarrolla como una solución bajo la guisa de un entramado donde confluyen los paradigmas de HAWKWIND y de CAN: de esta forma, se regresa al clima de exaltación con el que había comenzado la pieza mientras recoge algo de la misteriosa densidad ganada en los dos interludios sucesivos. ‘The Targeted Planet’ sigue a continuación, consistiendo su plan de trabajo en una elaboración anárquica de ambientes espaciales y diálogos vaporosos que exhiben una especie de misteriosa tirantez. Recién a mitad de camino se instaura un recurso de musicalidad, y el que sale a colación en este momento particular desarrolla una ambientación alevosamente lánguida donde se recupera, en simultáneo, los espíritus de los PINK FLOYD de la etapa 68-69 y de los TANGERINE DREAM de la época 71-73, todo ello mientras las elegantemente alucinadas líneas de la primera guitarra destilan un inconfundible tenor Frippiano.

El repertorio del disco que aparece publicado en la página de Bandcamp de Buh Records concluye con los poco más de 11 ¼ minutos que ocupa ‘Forsaken Moonman’. Este tema que recoge en buena medida el aura lánguida y contemplativa del inmediatamente anterior pero dándole un punche más redondo, eso sí, preservando la gracilidad espacial y la aureola propia de la luminosidad interiorizada. Poco antes de atravesar la frontera del noveno minuto, el grupo se halla sumergido en un despliegue de vigor que se siente extravagantemente cálido. Logrando crear el perfecto híbrido entre los AGITATION FREE del segundo álbum y los PINK FLOYD del “Ummagumma”, los músicos imponen un brío señorial y una musculatura exquisita a este viaje psicodélico que, poco a poco, se retroalimenta del fuego inherente a su densidad esencial para crear un crescendo meticuloso e inteligente. A pesar de que pueden parecer escondidas bajo los inagotables redobles de la batería y las centelleantes florituras de la primera guitarra, las minimalistas capas del sintetizador y el órgano preservan el núcleo central del carácter etéreo propio de esta pieza. Pero aún queda un bonus track que solo aparece en el disco físico, y se titula ‘Golgotha 13 Choise Électrique’, siendo una composición conjunta de los dos guitarristas del grupo. Con una atmósfera tan muscular como benevolente dentro de un esquema de trabajo luminoso y denso, el grupo exorciza inteligentemente las influencias de los ASH RA TEMPLE GONG y de los HAWKWIND de la etapa 71-73, con algún toque de los GONG de la fase pre-1973. La batería impone su fuerza de carácter con esos golpes de los tambores rotundamente contundentes, pero también sabe elaborar un swing un poco más grácil en algunos pasajes estratégicos del intermedio, eso antes de la explosión sonora que habrá de desplegar su lisérgico encanto envolvente durante los dos últimos minutos.

Todo esto fue “Wandering The Outer Space”, un disco intenso y tremendamente vitalista que resulta muy ameno de escuchar, y de hecho, nos atrevemos a aseverar que se trata de uno de los trabajos de estudio más inspirados y más elevados que han realizado los ACID MOTHERS TEMPLE en los últimos años. En este viaje vagabundo hacia la música del espacio exterior hemos disfrutado mucho de lo que se nos ha brindado en este repertorio nuevo: mientras se publica la presente reseña, el alucinado ensamble japonés está inmerso en su primera gira sudamericana que le lleva a escenarios de Perú, Chile, Argentina y Brasil. ¡Que siga adelante la maquinaria de los ATM sobre los escenarios y en los estudios de grabación!... ¡Queremos más!

Calificación: 8,5/10


- Muestras de 'Wandering the Outer Space':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

autopoietican.blogspot.com