Crítica del disco de Ad Maiora - 'Repetita Iuvant' (2016)

En la repetición está el gusto

Ad Maiora - 'Repetita Iuvant'
(30 junio 2016, Oltre La Musica)

Ad Maiora - Repetita Iuvant

El rock progresivo italiano siempre se mantiene en impresionantes niveles de prolijidad con discos que nunca dejan de gestarse y publicarse: en esta reseña nos centraremos en el nuevo disco de AD MAIORA, “Repetita Iuvant”, el segundo de su discografía. Este quinteto milanés está conformado por el vocalista Paolo Callioni, el guitarrista Flavio Carovali, el teclista Sergio Caleca (aportando también algo de guitarra eléctrica ocasionalmente), el bajista y corista Moreno Piva, y el baterista Ezio Giardina. “Repetita Iuvant” fue publicado a fines de junio último, dos años después de su homónimo disco debut. La propuesta musical que plantean AD MAIORA se engarza tanto con la tradición neo-progresiva como con las del sinfonismo italiano al modo de IL CASTELLO DI ATLANTE, H20 y CONSORZIO ACQUA POTABILE; hasta cierto punto, también establece aires de familia con otras bandas compatriotas como NOT A GOOD SIGN y LA COSCIENZA DI ZENO. Apoyado en un sinfonismo sistemático centrado en ideas y enfoques melódicos rectamente definidos, y con algunos espacios abiertos potencialmente para elaborar momentos de especial vigor, el grupo culmina una propuesta agradable y llevadera con una razonable dosis de sofisticación. Sí, agradable es una palabra idónea para describir el mérito esencial de este disco, uno de los más refinados que nos brindó la escena progresiva italiana en el pasado año 2017.

Durando casi 5 ¼ minutos, ‘Molokheya’ abre el álbum con una gracilidad llamativa. Con una mezcla de moderada pujanza y estilización melódica, la banda nos transporta a un cautivador híbrido de los GENESIS de fines de los 70s con la onda neo-progresiva que con tanto ímpetu encarnó la generación británica del rock sinfónico (IQ, MARILLION, TWELFTH NIGHT). ‘Life’ sigue a continuación para seguir por esta misma vertiente mientras aumenta el nivel de punche rockero tanto en lo que se refiere al rol decisivo de los riffs de guitarra como a la armazón tan sólidamente dinámica que establece la dupla rítmica: el grupo está instaurando una declaración de principios bien definida con esta dupla inicial de canciones. Cuando emerge ‘Fermati’, el grupo se centra en preservar la solidez rockera de la pieza precedente y llevarla hasta otro nivel de emergencia en sus secciones más filudas; ya para los momentos más reposados, el grupo trabaja un aura romántica que también resulta bien lograda. Aunque dura menos de 5 minutos, exhibe una vitalidad épica bastante ostentosa bajo la guía de la guitarra. La cuarta pieza del álbum es también la más extensa del mismo: dura casi 8 minutos y se titula ‘Torba’. Íntegramente instrumental, esta pieza está diseñada para instaurar una contraparte al clímax rockero elaborado por ‘Fermati’ con otro clímax más programáticamente centrado en el ideal del sinfonismo. ‘Invisibile’ tiene la misión de suceder a ‘Torba’ con una retoma decidida de las auras de extroversión y vigor que ya habíamos apreciado en los temas #2 y #3. Pero además, como si el vitalismo estilizado y exquisito de ‘Torba’ hubiese marcado una especie de pauta, ‘Invisibile’ sigue por el mismo camino mientras se toma más tiempo para los desarrollos instrumentales; las partes cantadas también portan una emotividad atrapante. Sin duda, la ilación que va desde ‘Fermati’ hasta ‘Invisibile’ encarna la cima determinante de “Repetita Iuvant”.

El sexto tema es el que titula al disco y se trata del segundo instrumental del mismo. Nos vamos acercando al final del repertorio oficial de “Repetita Iuvant” cuando llega el turno de ‘Etereo’: esta canción explora la faceta reflexiva de la banda, siendo así que el prólogo está marcado simultáneamente por el modo en que el punche de la guitarra se pone al servicio del entramado melódico en curso y la labor de los teclados centrada en capas y texturas. La sección cantada es el motif central, una semi-balada sinfónica que nos remite tanto a CAMEL como a IL CASTELLO DI ATLANTE. El instrumental ‘Never Mind’ clausura el repertorio con la elegante exaltación de un groove jazzero con elementos blueseros en las intervenciones de la guitarra. Si podemos imaginar una remodelación del estándar de CARAVAN bajo patrones sinfónicos con enclaves neo-progresivos, entonces aquí está la concreción de dicha idea; con todo esto tenemos, además, que las orquestaciones de teclado le dan al conjunto sonoro un aire al estilo más épico del paradigma de THE ALAN PARSONS PROJECT. Nada mal pinta esto, ¿verdad? Tras la conclusión del repertorio oficial del disco todavía hay más, una versión de una de las canciones más bellas que hayan hecho los PROCOL HARUM jamás: ‘Whaling Stories’. Original del álbum de “Home”, esta composición de Gary Brooker y Keith Reid en manos de la gente de AD MAIORA se moderniza de una manera ágil, sin perder la lealtad a la estructura y la espiritualidad esencial de la versión original. Hay algunos ribetes Wakemanianos en el renovado solo de órgano que gesta Caleca para la ocasión. Y así llegamos al final de “Repetita Iuvant”, un disco que principalmente merece ser calificado como mágico y agradable. AD MAIORA no están en el escenario progresivo actual para inventar o motivar algo nuevo sino para poner su creatividad melódica al servicio de la supervivencia sostenida del ideal del rock sinfónico, y ellos lo hacen muy bien. Entonces, si la música de este grupo es equivalente a un delicado buffet de una tarde de primavera, pues en la repetición que nos brinda este segundo álbum suyo está el gusto.


- Muestras de 'Repetita Iuvant':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com