Crítica del disco de Counter-World Experience - 'Pulsar' (2016)

El púlsar musical de Counter-World Experience

Counter-World Experience - 'Pulsar'
(18 marzo 2016, Haensel & Gretel, MIG)

Counter-World Experience - 'Pulsar

Hoy prestamos nuestros oídos al trío alemán COUNTER-WORLD EXPERIENCE por motivo de su nuevo trabajo “Pulsar”, el cual sucede por cuatro años a su obra anterior “Music For Kings”: “Pulsar” queda registrado como el sexto ítem de estudio en lo que va de su carrera discográfica, siendo publicado a mediados de marzo pasado por vía del sello Haensel & Gretel, en coordinación con MIG para la distribución a gran escala. Benjamin Schwenen [guitarras y efectos], Sebastian Hoffmann [bajo] y Thorsten Harnitz [batería] prosiguen con su misión de mantenerse firmes como una de las figuras más señoriales del ámbito alemán del jazz-prog-metal. Para esta ocasión, el trío contó con las intervenciones de apoyo ocasionales de Christian Meyers (a la trompeta en un tema), Fountainhead (a la guitarra sin trastes en un tema), Steve Die Giorgio (al bajo sin trastes en un tema) y Hannes Gorssmann (a la batería en un tema). Veamos ahora los detalles del repertorio de “Pulsar”, ¿vale?

El repertorio del disco se pone en marcha con la pieza homónima, la cual despliega una estupenda vitalidad en el departamento melódico por vía de la guitarra y los efectos sintetizados, mientras que la dupla rítmica decide elaborar un groove contenido en el sustento de la pieza. Si alguien quería encontrar un híbrido de LIQUID TENSION EXPERIMENT y TRIBAL TECH, pues aquí lo tiene. Acto seguido, ‘Bellatrix’ se encarga de llevar la herencia de robustez estilizada y sobria de la pieza de entrada hacia una dimensión más “barroca”: el colorido que aporta la trompeta ayuda mucho a reforzar el refinamiento musical en curso. La dupla de ‘Helios’ y ‘Merak’ cumple con la misión de expandir la paleta estilística de la banda a paso firme y con convicción. Estableciendo una musculatura imponente tras un breve preludio de carácter etéreo, ‘Helios’ explora a fondo la dimensión prog-metalera del trío hasta llevarla a establecer parentescos con los modelos del DREAM THEATER de los últimos 6 años y de SPECIAL PROVIDENCE. Por su parte, ‘Merak’ nos brinda un agradable ejercicio de jazz-rock donde la ceremoniosa sutileza con que se dibuja el motif central se beneficia del impulso provisto por el groove elegante de la dupla rítmica. ‘Elektra’, el quinto tema del álbum, regresa con todo a la faceta más vitalista de la banda: haciendo una aseverada ostentación de su poder metálico, el trío se centra en su propia capacidad de generar una explosividad rotunda y luminosa. A pesar del atractivo gancho que tiene esta pieza, el grupo decide no extenderla demasiado. ‘Nebula’ sí se extiende por un espacio de 6 minutos, y lo hace creando un clima de serena introspección. Las suaves orquestaciones sintetizadas saben trascender a su trasfondo para envolver a la instrumentación global. ‘Alpha Serpentis’, por su parte, se centra en una pomposidad sinfónica para crear un nuevo ropaje para ese lado muscular de la banda que siempre se rehúsa a desaparecer por mucho tiempo. El desarrollo temático es simplemente impactante, un encuentro inaudito y bien articulado entre la galaxia de DREAM THEATER y el cosmos de KEITH EMERSON.

Si en la dupla de ‘Helios’ y ‘Merak’ tuvimos un clímax de sano eclecticismo, con esta otra dupla de ‘Nebula’ y ‘Alpha Serpentis’ tenemos la mejor exhibición del contraste de luz y sombra que late en el estilo de COUNTER-WORLD EXPERIENCE en lo que va del disco, pero el disco tiene que seguir adelante con ‘Zaurak’, tema que perpetúa en buena medida la sofisticación rutilante de la pieza anterior, además de reforzar las huellas de cálido vigor que se instauraron desde la secuencia de las piezas segunda y tercera del álbum. Así las cosas, la breve pieza ‘Europa’ debe asumir la misión de devolvernos a la faceta textural del grupo: específicamente, se trata de un reservado solo de guitarra con ribetes blueseros que se explaya sobre unas capas cósmicas de sintetizador: casi como un homenaje al paradigma del PINK FLOYD de la época 73-75. Mientras nos vamos acercando al final del disco, ‘Cygnus’ vuelve a la dimensión extrovertida de la banda, pero esta vez con un uso muy medido del fuego rockero. El repertorio concluye con el fuego estilizado y desaforado de ‘Sirius’, pieza que va a tono con los elementos más agresivos del disco. En nuestro balance general de estas dos últimas piezas, sentimos que los solos de guitarra destrozan todo a su paso, pero no al modo de un torbellino que transforma el paisaje inicial en un caos irreconocible sino al modo de una fuerza inteligente que remodela un orden anterior para crear otro nuevo. Todo esto fue “Pulsar”, un disco ameno y efectivo en el cual la gente de COUNTER-WORLD EXPERIENCE saca de sí sus mejores recursos de vigor expresivo. Recomendamos este disco con toda seriedad y toda honestidad a quienes disfrutan de las vertientes jazz-rockera y prog-metalera dentro de la escena del rock artístico de nuestros días.


- Muestras de 'Pulsar':

Alpha Serpentis:

Nebula:


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com