Crítica del disco de Aisles - '4:45 AM' (2013)

Un nuevo amanecer progresivo con Aisles

Aisles - '4:45 AM' (2013)
(29 octubre 2013, Presagio Records)

Aisles - 4 45Hoy nos topamos con el más reciente trabajo fonográfico de la banda chilena AISLES, titulada “4:45 AM”, el mismo que supone un importante indicio de madurez estilística dentro de la línea prog-sinfónica moderna que ha venido desarrollando desde sus discos anteriores “The Yearning” (2005) e “In Sudden Walks” (2009). La alineación que grabó este disco consistía de los siguientes integrantes: Germán Vergara [guitarras, teclados y voz], Sebastián Vergara [primera voz y teclados], Rodrigo Sepúlveda [guitarras y voz], Alejandro Meléndez [teclados], Felipe Candia [batería y percusión] y el ingresante Daniel Baird-Kerr [bajo].

Durando poco más de 4 minutos, la pieza homónima abre el álbum con un candor lírico bien definido donde el bloque instrumental hace uso de una expansión mesurada de su vigor esencial, llenando espacios sin saturarlos, dejándose llevar por un groove vital que sabe enriquecerse cuando llega la plenitud rockera de la sección intermedia. Los aportes vocales adicionales de Constanza Maulén ayudan a explotar el lirismo reinante: de hecho, ella volverá a aportar apoyo vocal en ‘Shallow And Daft’. Tras esta entrada tan llamativa sigue ‘Gallarda Yayura’, un instrumental que desarrolla una calidez melódica inspirada en el paradigma de CAMEL, incluyendo algunos ribetes jazzeros en la armazón rítmica: tras la manifestación de exquisita extroversión en el primer tema viene bien un momento de relax espiritual como el que ofrece ‘Gallarda Yayura’. El tercer tema, ‘Shallow And Daft’, está claramente trazado bajo las pautas del neo-prog de un MARILLION del nuevo milenio: su sencillez estructural está pertinentemente ornamentada con un gancho melódico amable. ‘Back My Strength’, por su parte, se articula con la aureola ceremoniosa propia de una power-ballad, iniciando así un ambiente de intensidad emocional que continúa con otra balada, ‘The Sacrifice’, esta vez elaborada con un tenor predominantemente acústico que calza bien con el carácter evocativo del motivo básico. Cabe precisar que en ‘Back My Strength’ el rol de cantante estuvo a cargo de Germán vergara. Esta dupla de canciones claramente apunta hacia una dimensión introspectiva desde donde la gente de AISLES puede explayarse en variantes interesantes dentro del repertorio del álbum. ‘The Ship’ es un breve puente dramático que lleva a ‘Intermission’, pieza instrumental que se articula en torno a atmósferas psicodélicas cabalmente explayadas sobre un esquema rítmico que tiene mucho de tribal: imaginemos una cruza entre el OZRIC TENTACLES de los primeros años y el aspecto sofisticado que aún existía en GENESIS durante su etapa del ‘Duke’ para hacernos de una buena idea de lo que nos espera con este tema.

‘Sorrow’ vuelve a lo jazzero con un carácter fusionesco que suena cercano al estándar de la bossa nova en clave de 7/8. La dupla de guitarras acústicas y el bien ornamentado esqueleto rítmico permite que el motivo central fluya adecuadamente para que se luzca el canto de Sebastián (en algunos momentos, acompañado de Constanza Maulén nuevamente). Durando 8 minutos y pico, el instrumental ‘Hero’ abre unos senderos de sonoridades impresionistas que van desde la languidez etérea Floydiana hasta el dinamismo melódico propio del paradigma Yessiano, pasando por algunos ambientes psicodélicos suficiente aguerridos, además de algunos ribetes jazzeros que nos remiten a ciertas personalidades destacadas de la escuela Canterbury. Estos aires de frescura y versatilidad expresiva que propone AISLES en este momento del disco resultan relevantes para abrir las puertas a la intensidad emocional exhibida en el tema de cierre ‘Melancholia’, el cual dura casi 10 ¾ minutos. En efecto, tras el pasaje final de guitarra acústica de ‘Hero’, la emergencia de ‘Melancholia’ brinda un nuevo ejercicio de ambientaciones reflexivas con un brío nuevo, una cierta luminosidad que nos hace imaginar que la energía rockera contenida que se manifiesta en esta canción sea un reflejo de las primeras luces del amanecer de un nuevo día.

Lo que ofrece AISLES con “4:45 AM” es la manifestación de una voz genuinamente autónoma frente a las influencias evidentes que envolvían a los esquemas sonoros de sus dos primeros discos. El eclecticismo hábilmente exhibido en el repertorio de este disco confirma, sin lugar a confusiones, el posicionamiento de AISLES como una fuerza mayor en la actual escena progresiva chilena.

- Lea también la crítica del disco '4:45am' elaborada por José Luis Martínez>>

Nota: 8/10

- Muestras de '4:45 AM':

Videoclip de '4:45 AM':

firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com