Crítica del disco de Apogee - 'The Art Of Mind' (2015)

Una nueva idea de la mente progresiva de Apogee

Apogee - 'The Art Of Mind'
(29 mayo 2015, Progressive Promotion Records)

Apogee - The Art Of Mind

Centramos en esta ocasión nuestra atención en lo que se cocina actualmente en la escena progresiva alemana y nos topamos con “The Art Of Mind”, el nuevo trabajo de APOGEE, que es ya el octavo que nos brinda este proyecto forjado por el multi-instrumentista y compositor Arne Schäfer (integrante de VERSUS X). Con la concisa alineación de Schäfer [guitarras eléctricas y acústicas, teclados, bajos con y sin trastes, voz y coros] y Eberhard Graef [batería y percusión], el repertorio del disco fue gestado bajo la ilación conceptual del estatus del espíritu como cultivador de la personalidad individual y lleno de paradojas irresueltas en sus tentativas de conexión con el mundo y con otros espíritus encarnados. Schäfer exhibe sus reflexiones y preocupaciones existencialistas sobre estos temas con convicción, apoyado además por un momentum de inspiración musical que ha rendido estupendos frutos en este disco que tenemos en las manos. “The Art Of Mind” fue publicado por el sello Progressive Promotion Records a fines de mayo pasado: pasamos ahora a revisar los detalles de su repertorio.

Durando casi 20 minutos, la suite homónima abre a lo grande el repertorio del disco: incluye 5 secciones que portan sucesivamente los subtítulos de ‘Psychocosmic Order’, ‘Across The Border’, ‘The Dividing Point’, ‘The Ultimate Perception’ y ‘Footprints’. Con un esquema rítmico ceremoniosamente lento pero un vigor expresivo innegable, la suite pone en claro sus intenciones de desplegar una musicalidad majestuosa desde el punto de partida. Poniendo en funcionamiento la fusión de las influencias de YES, ELOY, CAMEL y TRIUMVIRAT, el grupo maneja con buen nervio el tránsito de una sección a otra, lo cual significa que el oyente empático prácticamente no nota el desarrollo del puente hacia los primeros momentos de filo rockero, pero claro está, dado que están desplegándose liberalmente ante nuestros oídos, es obvio que ha habido uno. Schäfer, principalmente un guitarrista, sabe cómo lucirse con las cuerdas de acero mientras deja ver que las claves de su destreza personal se inspiran en JEFF BECK, HOWE y LATIMER. Un pasaje más sereno permite a Schäfer retomar su canto simultáneamente melancólico y airado, pero las cosas vuelven pronto a ponerse frenéticas con una nueva sección en la que el dúo pone toda la carne sinfónica en el asador. Bien instalada sobre la contundente armazón provista por Graef, las capas, orquestaciones y solos de teclado arman el escenario idóneo para una genuina celebración de la estilización melódica y armónica propia del género progresivo desde su primera escuela. ‘Inside The Wheel’ tiene la “peligrosa” misión de suceder a la suite, pero supera todos los entuertos estéticos posibles luciendo sus propios méritos en cuanto a desarrollo melódico y fuerza expresiva. De hecho, esta pieza que grita a voz en cuello la influencia del PINK FLOYD del “Wish You Were Here” y del ELOY de fines de los 70’s es lo bastante llamativa como para convencernos de haber logrado sintetizar eficazmente los recursos de emotividad apasionada que ya habían hecho acto de presencia en la suite homónima.

‘The Games You Play’ es la más extensa de las “piezas cortas” del disco, durando 9 ½ minutos. Su espíritu general es de vitalidad y extroversión, poniendo énfasis en el factor Yessiano mientras establece empatías con el retro-prog contemporáneo de entidades tales como KARMACANIC, BRIGHTEYE BRISON y VERSUS X (la banda madre, como es natural). ‘The Price To Pay’, por su parte, empieza orientándose hacia una espiritualidad más reposada, Genesiana si se quiere (al modo de la época 76-77), pero no tardan mucho en arribar esos pasajes en los que la guitarra despliega su refinada electricidad sobre la base de un esquema rítmico sofisticadamente intenso. Eso sí, los desarrollos armónicos y orquestaciones de los teclados se mantienen fieles al factor Genesiano prácticamente a lo largo de toda la pieza, salvo en un momento en que las cosas viran hacia el paradigma de GENTLE GIANT (o algo así). ‘Sea Of Dreams’ cierra el repertorio como un imponente broche de oro. Insertando algunos acentos hard-rockeros en la labor guitarrera mientras que los teclados nos remiten a lo mejor del legado de la primera generación neo-prog, APOGEE organizan una ágil recapitulación de los predominantes recursos musicales de los cuales han venido haciendo gala hasta ahora, llevándolos hacia un nivel refrescante de incandescencia sonora y, cómo no, gestando ingeniosas ilaciones entre los diversos motivos que ocupan sus respectivos turnos de exposición. En algunos pasajes – especialmente, el de cierre – el carácter general de ‘Sea Of Dreams’ nos hace recordar a ese efímero grupo compatriota que fue SCYTHE, y cómo no… también a VERSUS X, una vez más.

Todo esto fue “The Art Of Mind”, un disco muy bonito y de refinada factura en la que el encuentro entre la vieja tradición del rock sinfónico y la cosecha de dos décadas del paradigma retro-progresivo europeo continental gesta un repertorio muy eficiente en sus musicalidades. APOGEE realmente se han lucido a lo grande aquí.


Nota: -/10


- Escucha el disco 'The Art Of Mind':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com