Crítica del disco de Beledo - 'Dreamland Mechanism' (2016)

En la tierra de los sueños jazz-progresivos de Beledo

Beledo - 'Dreamland Mechanism'
(19 enero 2016, MoonJune)

Beledo - Dreamland Mechanism

En esta ocasión nos complacemos enormemente en presentar el nuevo trabajo fonográfico del héroe uruguayo de la avanzada jazz-progresiva BELEDO, trabajo que porta el título de “Dreamland Mechanism”. Lo que hace el maestro BELEDO es mostrarnos una imagen más completa de sí, un rol que va más allá del experto y creativo guitar hero que todos pensamos de él. De hecho, su primer instrumento fue el piano, el mismo que estudió formalmente desde la tierna edad de 6 años, y fue solo a partir de sus años adolescentes que empezó a tocar la guitarra, que con el tiempo se convirtió en su instrumento de bandera (una historia muy parecida a las de EDDIE VAN HALEN y TREVOR RABIN). Además de tocar teclados junto a sus habituales guitarras eléctricas y acústicas, BELEDO también incursiona en el violín, instrumento que utiliza con la sensibilidad lírica de siempre. Dentro del personal congregado para ayudar a BELEDO en el producto final de “Dreamland Mechanism” destaca la fabulosa dupla rítmica del baterista Gary Husband y el bajista Lincoln Goines, con alguna ocasional intervención de otra dupla conformada por Tony Steele y Doron Lev, y además, grandes figuras de la fusión progresiva indonesia como son Dewa Budjana y miembros de la banda SIMAKDIALOG. Pero bueno, veamos ahora los detalles del repertorio, ¿vale?

Durando poco más de 5 ¼ minutos, ‘Mechanism’ abre el álbum con un vigor rotundo encapsulado en un medio tiempo que permite que los ornamentos y los matices que entran a tallar se resalten bien a lo largo del desarrollo temático, muy metido en el paradigma de JEAN-LUC PONTY con sazones de RETURN TO FOREVER. El continuo diálogo entre la guitarra y el violín se apoya menos en la pirotecnia y más en la sustentación de la armazón de la instrumentación global; por supuesto, contar con Goines y Husband para completar el cuadro sónico es una garantía infalible para un groove atrapante. Ostentando orgullosamente un aumento de la gracilidad y una ingeniería lírica más rica, ‘Bye Bye Blues’ nos muestra un perfecto ejemplo de luminosidad musical bajo los parámetros jazz-progresivos. Una mención especial debe ir para el bellísimo solo de sintetizador Mini-Moog – ejecutado por el propio BELEDO – que nos remite a los paradigmas de KIT WATKINS y JAN HAMMER. ‘Marilyn’s Escapade’ también hace lucir su lirismo esencial, siendo así que el piano ocupa el rol central dentro del bloque instrumental; además, es un lujo que este tema tan atractivo se extienda hasta más de 8 ½ minutos de duración. Orientándose mayormente por terrenos de PAT METHENY, esta pieza también se beneficia de la inclusión de cadencias fusionescas de motivación tanguera merced a la inclusión de un envolvente solo de acordeón: que no nos extrañe que BELEDO sea también el responsable de realizar este detalle, aunque tampoco puede faltar un vibrante solo de guitarra suyo. Definitivamente, tenemos en esta dupla de ‘Bye Bye Blues’ y ‘Marylin’s Escapade’ un cénit definitivo del álbum… pero todavía faltan varias gozadas para agotar su oferta completa. ‘Lucila’ viaja hasta otros lugares del mundo para proseguir con las inquietudes fusionescas de BELEDO: esta vez nos hacemos acompañar de los percusionistas indonesios Endang Ramdan y Cucu Kurnia para que se nos brinde una sugerente confluencia de ritmos orientales con colores latinos (un poco a lo STRUNZ & FARAH). El aura de sobria vitalidad está perfectamente lograda en esta pieza.

Cuando emerge ‘Sudden Voyage’, BELEDO opta por desarrollar un swing bluesero bizarramente enriquecido con cadencias exóticas provistas por percusiones adicionales: los fraseos de la guitarra tienen suficiente energía, pero ésta se halla debidamente contenida para dejar que la ingeniería rítmica asuma un rol destacado dentro del sonido grupal. La labor de la dupla rítmica del bajista Tony Steele y el baterista Doron Lev es apropiadamente sólida. Con la dupla de ‘Big Brother Calling’ y ‘Mercury In Retrograde’, BELEDO prefiere restringirse al esquema sonoro de power-trío con la leal complicidad de Goines y Husband, y de paso, logra gestar otro cénit para el disco. En ‘Big Brother Calling’ disponemos de un ejercicio de sofisticado jazz-rock firmemente instalado sobre un esquema rítmico razonablemente complejo… y de paso, se nos regala uno de los solos de guitarra más contundentes de todo el disco. En cierto sentido, esta pieza nos recuerda al proyecto THE AVENGERS donde estuvo BELEDO. ‘Mercury In Retrograde’ va por similar camino pero con un swing más ligero y un manejo más comedido de la vitalidad propia de este ensamble que se siente perfectamente armonizado. De hecho, notamos a un Husband fabuloso que se roba el protagonismo en varios pasajes: sus complejos juegos de redobles en las instancias finales son simplemente de otro mundo. ‘Silent Assesment’ explora aspectos más serenos del mundo musical de BELEDO, pero aún en estas circunstancias se abre un amplio campo de expresión para la vitalidad nuclear de la dupla rítmica de Goines y Husband. ‘Budjanaji’ vuelve a los arreglos exuberantes que disfrutamos en las tres primeras piezas del álbum con el fin de emplearlos para un ejercicio de PAT METHENY oriental, muy a tono con la línea de trabajo de unos SIMAKDIALOG. Claro, está, hay tres músicos del mencionado grupo apoyando a BELEDO en esta travesía específica, además del maestro Dewa Budjana, quien se hace cargo de uno de los dos solos de guitarra. Como si ambos guitarristas estuvieran estableciendo su amistad musical por vía de desafíos mutuamente enriquecedores, ambos emplean varios pasajes muy lucidos, aunque siempre al servicio de la atmósfera general: se nota que ALLAN HOLDSWORTH es una figura referencial y venerada por los dos.

Ocupando un espacio de casi 5 ½ minutos, ‘Front Porch Pine’ cierra el álbum reiterando algunas pautas y cadencias que ya se hicieron presentes antes en ‘Mercury In Retrograde’: la robustez del largo solo de guitarra añade una intensidad especial al asunto. Tratándose de una pieza marcada por una atmósfera cálida, supone un cierre muy agradable para el repertorio, además de que sintetiza eficazmente los aspectos más ágilmente coloridos del repertorio del álbum. Lo que ha supuesto “Dreamland Mechanism” para nosotros ha sido una estupenda experiencia melómana, aunque poco hay de sorpresivo en esto cuando se trata de una obra gestada por el genio musical de BELEDO. Sin duda, este disco instaura un cénit especial para la carrera de este veterano de la fusión contemporánea y la escena jazz-progresiva del mundo.


- Muestras de 'Dreamland Mechanism':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com