Crítica del disco de feat. Esserelà - 'Tuorl' (2015)

feat. Esserelà o la música jazz-progresiva hecha incendiaria vitalidad

feat. Esserelà - 'Tuorl'
(19 febrero 2015, Joe Frassino Records, Lizard Records)

feat Esserela - Tuorl

Hoy se da la ocasión de presentar al trío instrumental italiano FEAT. ESSERELÀ, fundado en la localidad de Boloña hace unos cuantos años y que en febrero del 2015 publicó su álbum debut, titulado “TUORL”, por vía del sello Joe Frassino Records. El trío está conformado por el teclista Francesco Clampolini, el guitarrista Renato Minguzzi y el baterista Lorenzo Muggia, y se dedica a cultivar una propuesta híbrida de rock progresivo, jazz-rock, fusión y funk de vieja escuela, con algunos tintes de hard rock clásico que provienen de la guitarra, y además, algunas incursiones ocasionales en atmósferas psicodélicas. El catálogo de “TUORL” es vibrante, electrizantemente expresivo, sabiendo crear y encauzar variantes de ambientes y ritmos dentro de unas pautas coherentemente definidas de principio a fin. La sensación de jolgorio es la más recurrente en la secuencia de las 11 piezas contenidas en el álbum, pero como repetimos, el ingenio para generar trucos y recursos de diversidad a lo largo del camino es innegable e inapelable. Vayamos ahora a los detalles del repertorio en cuestión, ¿vale?

‘Don’t Leave Your Dinosauri At Home’ abre el álbum con una atmósfera fabulosamente extrovertida que parece diseñada para mostrar al oyente que los músicos no se andan con remilgos ni juegan a las escondidas: los grooves complejos de base jazz-funky y las estilizaciones propias del estándar del rock progresivo son los dos esquemas sonoros con los que el grupo construye su amalgama musical particular. Luego sigue ‘Anche Cottoleta’, pieza que cumple con la doble misión de perpetuar el momentum explosivo del primer tema y explorar recursos de sofisticación que permitan que el júbilo reinante se alimente de apropiadas dosis de densidad musical. Bajo el simpático título de ‘Il Nostro Batterista Ha Un Buco Nella Gamba’ se revela lo que parece ser un tributo simultáneo al JEFF BECK de mediados de los 70’s y al modelo del jazz-rock-progresivo británico (IF, CATAPILLA); teniendo en cuenta su gancho, es una pena que tan solo dure 2 ¾ minutos, pero igualmente agradecemos al grupo que nos haya brindado algo tan ameno y electrizante. ‘Canguros De La Ventana’ es la cuarta pieza del álbum y… sí, porta un título en nuestro idioma: su estrategia consiste principalmente en regresar al groove dominante de ‘Don’t Leave Your Dinosauri At Home’ mientras conserva algo del buen humor de ‘Il Nostro Batterista Ha Un Buco Nella Gamba’. ‘S.r.l.à.’ cambia totalmente de registro, llevándonos primero por una ingeniería cósmicamente surrealista a través de un largo preludio en clave de free-form, para terminar aterrizando en un motivo sinfónico bastante poderoso donde los guitarreos proporcionan una vitalidad rotunda. La coda de piano, tan breve como es, ostenta una cálida belleza inolvidable. ‘No ()’ es el tema más extenso del álbum con sus poco menos 8 ½ minutos de duración, y de hecho, conforma un cénit definitivo del mismo. Es como si ‘S.r.l.à.’ hubiese sido un esbozo preparatorio para ‘No ()’, pues lo que hace esta pieza es ahondar más sistemáticamente en el aspecto del prog enérgico y robusto, además de elaborar complejidades temáticas que rebosan de imparable ingenio. Claro está, el grupo también da rienda suelta a las vibraciones jazz-rockeras que forman una parte tan esencial de sus horizontes estéticos. Los aires de familia con HAPPY THE MAN y NATIONAL HEALTH pueden notarse sin que ello signifique clonación ni nada por el estilo.

Dado que el grupo es dado a crear títulos raros para su repertorio, pues ya no nos sorprende que el séptimo tema del disco se titule ‘/* */ /* */ /* */’. Algún parentesco hay con otras entidades jazz-progresivas compatriotas (por ejemplo, LITAI), pero siempre está esa fiereza refinada a lo NIACIN presente en situaciones como la que plantea la atmósfera general de esta pieza en particular. ‘What A (Tetra) Pack’ aumenta las dosis de vigor y extravagancia sorpresiva en el desarrollo temático y los arreglos rítmicos creados para la ocasión. ‘Un Duettrè Qqua’ instala otro cénit del disco. En un primer momento, marca un protagonismo especial del piano dentro de un cuerpo en el que el swing crepuscularmente sereno sobre el cual se apoya inicialmente el trío parece evocar al ambiente de un pub. Pero no pasa mucho tiempo antes de que el grupo vuelva a explayarse en su vitalismo sofisticado de siempre para la segunda sección, ubicada sobre un compás de 6/8: en esta instancia, el bloque temático se sostiene en bases sintetizadas mientras la guitarra exhibe su voracidad incendiaria de siempre. La parte final sirve para que el grupo redondee con un vigor renovado algunos matices que ya se hicieron presentes en el pasaje desde donde se había construido la segunda sección. Ocupando un generoso espacio de 5 ½ minutos, ‘Stichituffelpa Rampa Esserela Turn Peruglia’ vuelve al modelo de NIACIN en un ejercicio de extroversión pura y liberalidad amena. ‘Loop O’ Pool’ es un jubiloso jam en 5/4 donde el espíritu de alegría celebra su propia existencia sin mayores redundancias, simplemente la dicha de existir. La pieza en sí dura poco menos de 4 minutos, pero hay un silencio de largos minutos que transcurre hasta que suena un humorístico simulacro de anuncio comercial radial con arreglos corales que el mismo ZAPPA hubiese estado feliz de componer.

Todo esto fue “TUORL”, una estupenda revelación que se nos muestra desde algún recóndito rincón de la vanguardia jazz-progresiva italiana de parte de FEAT, ESSERELÀ, un trío que ya puede dar mucho que hablar en las redes progresivas alrededor del mundo y que podrá seguir dando que hablar mientras siga gestando nuevos discos en el futuro cercano. Por lo pronto, nos sentimos muy optimistas con “TUORL”: ¡¡recomendado!!


Nota: -/10


- Escucha el disco 'Tuorl':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com