Crítica del disco de Kopf Hoch - 'Good Afternoon, Gentlemen' (2015)

El caleidoscopio post-rockero de Kopf Hoch

Kopf Hoch - 'Good Afternoon, Gentlemen'
(5 enero 2015, Autoproducido)

Kopf Hoch - Good Afternoon, Gentlemen

Hoy se da la ocasión de presentar al ensamble instrumental alemán KOPF HOCH y su disco “Good Afternoon, Gentlemen”. El grupo, fundado en el 2011, está conformado por el baterista Andreas Knape, los guitarristas Robert Svhwarz y André Neumann, y el bajista Markus Bauer. Las tres composiciones que forman parte de “Good Afternoon, Gentlemen” fueron grabadas y producidas entre agosto del 2014 y enero del 2015, siendo en este último mes que se dio la publicación del disco en sí. La banda cultiva un post-rock lo suficientemente ágil como para coquetear liberalmente con el post-metal que se inspira básicamente en los paradigmas de MOGWAI, RUSSIAN CIRCLES e ISIS, sin pasar por alto algunos factores inspirados en el PINK FLOYD añejo (pre-“Meddle”) y el krautrock guitarra-céntrico. Este disco dura alrededor de 40 minutos, siendo más extenso que sus dos trabajos anteriores – “Dein Ändem Leben” y “Camaieu” –, los cuales pueden ser considerados como EPs propiamente dichos.

‘140628’ da inicio al catálogo de “Good Afternoon, Gentlemen” inaugurando su travesía sonora con un extracto de un monólogo de una película, para luego mostrarnos al cuarteto elaborando un compás marcial con actitud relativamente sigilosa. De esta manera, el ambiente se asienta convincentemente para que se instaure el cuerpo central, el cual está marcado sobre un medio tiempo y se deja llevar por los guitarreos en el armado cadencioso de los motivos centrales: a veces sobrios, a veces densos, esos guitarreos siempre portan una magia especial que se apoya en la intensidad psicológica de esa oscuridad nebulosa que late en el interior del ego. ‘Mississippi’ comienza con capas etéreas de las dobles guitarras que parecen retratar un tránsito fluvial; ya cuando se encuentra el grupo íntegro en acción, nos topamos con un motivo central cálido que es manejado con un vigor controlado, un recurso útil para mantener la atmósfera general de la instrumentación bajo un aura ensoñadora. A poco de pasada la barrera de los 5 ½ minutos, el grupo elabora un breve interludio donde saca de sí su filo rockero más árido y se pone a traducir lo ensoñador en un ímpetu espiritual rebosante de luminosidad. Cuando el grupo vuelve a la serenidad anterior, algo ha cambiado: la dupla rítmica porta un vigor especial que le permite aportar recursos de sofisticación a los nuevos motivos, los cuales alternan la introspección absoluta con la expresividad flotante. ‘Kaleidoskop’ cierra el álbum con una actitud de mostrar las vibraciones más extrovertidas del ideario musical del cuarteto: en líneas generales, se trabaja más fehacientemente con agudos en varios desarrollos melódicos, mientras que la labor del baterista se siente más suelta y agresiva. En los momentos cuando se realza las capas de guitarras rasgueadas predominan un espíritu de exaltación emocional y una robustez absorbente; finalmente, hay abiertos coqueteos con el estándar del stoner durante el clímax más pesado. Cuando la languidez cósmica envuelve el pasaje final de ‘Kaleidoskop’ es como si volviéramos al clima general del primer tema del álbum – se cierra así el círculo de ideas musicales por el cual ha transcurrido el disco.

“Good Afternoon, Gentlemen” es un disco ameno de escuchar, generoso en vibraciones rockeras dentro de los estándares de expresividad potente propios de cualquier modalidad extrovertida del discurso rockero. En este caso específico de KOPF HOCH, ha resultado para nosotros una muy agradable sorpresa en nuestras indagaciones sobre las novedades de los escenarios del post-rock y del post-metal; vale la pena seguir la pista a este trío.


Nota: 7,5/10


- Escucha el disco 'Good Afternoon, Gentlemen':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com