Crítica del disco de Five-Storey Ensemble - 'Night en Face' (2017)

Nuevas visiones nocturnas hechas sonido

Five-Storey Ensemble - 'Night en Face'
(27 junio 2017, AltrOck Productions)

Five-Storey Ensemble - Night en Face

El ensamble bielorruso de chamber-rock FIVE-STOREY ENSEMBLE vuelve a las andadas con un nuevo disco titulado “Night En Face”, el mismo que fue publicado a fines de junio pasado por el sello AltrOck. El grupo consta del sexteto de Vitaly Appow [fagot, saxo soprano y bajo], Olga Podgaiskaya [piano], Olga Polakova [flauta], Anastasiya Mosse [violín], Ilona Ies’ [cello] y Vyacheslav Plesko [contrabajo]: los dos primeros proceden de las filas de RATIONAL DIET, banda rusa que en su momento fue una figura prominente dentro del chamber-rock de nueva generación fuera del área francófona. A lo largo del repertorio de “Night En Face”, el personal permanente cuenta con las colaboraciones ocasionales de Nikolay Siamitka a las percusiones, Aliona Sukliyan al oboe, Vladimir Pashkevich al clarinete, Andrey Verishka a la marimba y el vibráfono, y Ekaterina Maretskaya al piano. Como hemos de recordar, este grupo se originó a partir de la disolución de otro, RATIONAL DIET, con la misión de ahondar en la dimensión orquestal del discurso del rock-in-opposition (o chamber-rock, como se prefiera). Cuatro años después de sorprendernos gratamente con su disco debut “Not That City”, el personal de FIVE-STOREY ENSEMBLE nos vuelve a brindar un trabajo de gran envergadura en el que se sigue explorando con convincente fruición en los senderos ya iniciados: veamos ahora los detalles de “Night En Face”, ¿vale?

Abre el disco ‘Night Across The Street’, pieza que se desarrolla como un pandemonio solipsista de emociones oscuras e ideas siniestras, en buena medida bajo la deliciosamente aterradora influencia de los UNIVERS ZERO de los dos primeros álbumes. El piano marca la base armónica así como la amenazante parsimonia del groove básico mientras que los parcos arreglos percusivos señalizan frontalmente la reinante aureola de amenaza. Acto seguido llega el turno de ‘The Respectable Booksellers’, tema encargado de darle una remodelación a la atmósfera central de la pieza inicial en base al posicionamiento más abundante del que gozan las maderas. Casi acudiendo a una espiritualidad celebratoria pero manteniendo con total integridad la afinidad con el credo del Limbo, el desarrollo temático evoluciona hacia un clímax imponente de turbias disonancias. La coda de piano y maderas asume el rol de anunciador de algún tipo de conclusión, el colofón de algo que estaba hundiéndose sin punto de retorno. Con la dupla de ‘Makaò’ y ‘Postmonition’ (ocupando conjuntamente un espacio de 5 ¾ minutos), el personal de FIVE-STOREY ENSEMBLE se dispone a seguir investigando en nuevas líneas de trabajo: el primero de estos temas establece un ejercicio de densa neurosis bajo la guía de un piano que porta una vehemencia agresiva, mientras que el segundo sustenta un dinamismo totalmente centrado en el groove, al modo de una celebración cínica del maquinismo. Posiblemente sea acertado ver aquí una unificación de los ART ZOYD de los tres primeros discos y los PRESENT del primero. ‘Rearrive’ tiene la misión de reavivar la vitalidad retorcida de ‘The Respectable Booksellers’ pero con una refulgencia más notoria, producto del recurso de serenidad del cual se ha valido para apuntalar el desarrollo temático en curso. El encuadre central de las cuerdas es lo que sella la ruta musical a seguir aquí.

Ya pasamos a la segunda mitad del álbum cuando emerge ‘The Road Away From...’ para mantener una posición de continuidad con la línea de trabajo plasmada en ‘Rearrive’. El factor de serenidad se amplifica aún más pero, a la vez, como contraparte, los arreglos de cuerdas y maderas plasman unas vibraciones oscurantistas más rotundas con el ímpetu propio de los clamores minimalistas que signan a la mayor parte de la composición. Nos vamos acercando al final del disco cuando llega el turno de ‘Woods Are Worried From Boredom’, una pieza cuyo peculiar título se refleja en el absorbente aire de misterio que brota de la instrumentación. Aquí lo minimalista se convierte en la regla general de la creación de ideas y los ulteriores arreglos de las mismas. El hastío y la languidez se hermanan en una lúgubre melancolía ornamentada con una nebulosidad sutilmente trágica. En fin, ‘Jupiter’ se explaya a través de los 5 últimos minutos del repertorio virando desde el precedente ambiente de enigmática oscuridad hacia una aureola reflexiva perfilada por un señorío etéreo. Tras un breve puente de piano solitario, el ensamble se arroja hacia una expresividad decisiva en la cual el motivo central adopta un efímero aire fastuoso; tan efímero como es, logra encauzar al sereno reprise con convincente nervio. Todo esto fue “Night En Face”.

Calificación: 8,5/10


- Muestras de 'Night en Face':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Temas relacionados: