Crítica del disco de Korekyojinn - 'Kaleidoscope' (2017)

Un caleidoscopio en clave de sol naciente acústico

Korekyojinn - 'Kaleidoscope'
(27 marzo 2017, Magaibutsu)

Korekyojinn Acoustic - Kaleidoscope

¿Qué pasa cuando un grupo caracterizado esencialmente por su robusta personalidad y su rotunda potencia dentro del horizonte contemporáneo de la escena avant-progresiva decide hacer una recapitulación de su repertorio en clave acústica? Pues que las mencionadas robustez y potencia se remodelan de una forma sugerente mientras dejan que las cadencias y los coloridos sean ahora las fuerzas motoras del sonido grupal. Esto es lo que hallamos en el disco del fabuloso trío japonés KOREKYOJINN titulado “Kaleidoscope”, siendo firmado como KOREKYOJINN ACOUSTIC. El disco en cuestión fue publicado a fines de marzo último por vía del sello Magaibutsu, dirigido por el Sr. Tatsuya Yoshida. De hecho, este animal alienígena de la batería a quien acabamos de mencionar se encarga ahora de las percusiones (muchas de ellas consisten en tambores étnicos), mientras que Natsuki Kido se restringe a las guitarras acústicas y Mitsuru Nasuno se hace cargo del bajo sin trastes con mínimos efectos. En la mitad de los diez temas escogidos para esta aventura (específicamente, los de numeración par) interviene un invitado especial que es el violinista Rei Miyamoto: su presencia resulta vital a la hora de expandir algunos colores sónicos creados por la guitarra eléctrica en las versiones originales, y no solo eso, también contribuye al realce de ciertos grooves a lo largo del camino. No hay nada nuevo temáticamente en “Kaleidoscope” pero sí estructuralmente; no es solo que hay una instrumentación diferente para las piezas contenidas aquí, sino que cobran una nueva vida de la mano del trío (a veces cuarteto, tal como señalamos antes). Bueno, veamos ahora algunos detalles del repertorio de “Kaleidoscope”.

La dupla de ‘Four Holes In The Sky’ y ‘Kaleidoscope’ pone las cosas en claro desde el punto de arranque: notamos aquí el fragor y la intensidad que siempre impulsaron a la gente de KOREKYOJINN a unir sus talentos individuales dentro de una sólida expresión grupal, pero ese fragor y esa intensidad se muestran renovadas bajo el nuevo perfil que impone la instrumentación escogida. Incluso se puede decir que ‘Four Holes In The Sky’ se siente más travieso en el desarrollo de sus recovecos musicales. Por su parte, ‘Kaleidoscope’ recrea su lirismo esencial con una pulcritud soberbia, haciendo que el flujo temático se revele de manera impecablemente límpida. ‘Arabesque’ – el tema que abre y titula al segundo disco de la banda – es un festín folk-progresivo de gran alcurnia. Acto seguido, ‘Lebanon’ regresa de lleno a las aristas más propiamente extrovertidas del ideario estético del trío… aunque, claro está, en esta ocasión funciona como cuarteto al incorporarse al barco el violinista Rei.

De hecho, su presencia resulta particularmente gravitante cuando entra a tallar el sombrío interludio con el que la pieza descansa momentáneamente de su esplendor predominante para virar hacia parajes de sombrío solipsismo. Con la dupla de ‘Careless Heart’ y ‘Island Man’, el personal sigue ahondando en las nuevas posibilidades abiertas por el formato instrumental en curso. Queda claro que el enfoque folklórico es que el mejor se acomoda en la mayoría de las situaciones planteadas en el disco, y así esta dupla cumple con mostrarnos otros ejemplos de ello. El tenor aflamencado de algunos pasajes de ‘Island Man’ resulta particularmente efectivo. ‘Watershed’, por otro lado, preserva buena parte de las vitalistas inquietudes psicodélicas que conforman la esencia de la versión original aunque, claro está, su desenvolvimiento debe ajustarse a parámetros más estilizados. Definitivamente, sus casi 9 ½ minutos de duración están muy bien aprovechados.

‘Poet And Peasant’ expone recursos de jovialidad y variedad de ambientes al igual que se hizo antes en ‘Kaleidoscope’, ‘Lebanon’ y ‘Island Man’. ‘Quicksilver’ apunta más claramente hacia una focalización en la faceta abiertamente neurótica del grupo: siempre se ha hecho notar como uno de los ítems del catálogo del grupo donde la influencia Crimsoniana era más notoria. ¿Qué mejor cierre puede haber para esta tremenda aventura acústica de los KOREKYOJINN que ‘Swan Dive’? Este pedazo de tema que abría el disco “Tundra” ha sido desde el tiempo de su gestación uno de los pilares de los conciertos del trío, y teniendo en cuenta sus dosis de incandescencia sónica e insolencia musical, su presencia como broche de oro le permite lucirse una vez más como una composición gloriosa y guerrera bajo este nuevo formato. Todo esto fue “Kaleidoscope”, un excelente evento de música progresiva explorado con un formato novedoso: el bloque global del repertorio ha sido cabalmente instaurado en clave de sol naciente acústico por los intelectos, las manos y los músculos de estos señores que conforman KOREKYOJINN. Vamos, que es imposible cansarse de estos monstruos.


- Muestras de 'Kaleidoscope':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Temas relacionados: