Crítica del disco de Marc Egea & Ángel Ontalva - 'Sorginak' (2015)

El magistral aquelarre de Marc Egea y Ángel Ontalva

Crítica de Marc Egea & Ángel Ontalva - 'Sorginak' (2015)
(2015, Autoproducido)

Sorginak

El dúo de MARC EGEA y ÁNGEL ONTALVA ha hecho algo muy relevante para la vanguardia española del momento con su disco “Sorginak”. Registrado en una actuación en El Arco de la Virgen (Barcelona) que tuvo lugar a mediados de octubre del 2013 y publicado por OctoberXart en formato físico a mediados del 2014, el repertorio de “Sorginak” es un muestrario de magníficos viajes experimentales donde ONTALVA [guitarra] y EGEA [hurdy gurdy, flauta y duduk] desarrollan diálogos que buscan y rebuscan sus propias formulaciones a lo largo del camino. Conocemos a ONTALVA por OCTOBER EQUUS y OFIR principalmente, mientras que EGEA es un músico con amplia experiencia free-lance en varias áreas de la vanguardia musical. Para este dúo específico, la fusión contemporánea de World Music, la musique concrete y la línea free-form son los recursos esenciales a la hora de crear las cuatro piezas que componen este álbum: vamos ahora a los detalles de dichas piezas.

‘La Carta’ abre el repertorio con una inicial disposición de embrujos de inspiración mediterránea en base la confluencia de los robustos efluvios de la guitarra y los gráciles coloridos de la flauta. Luego, la instrumentación se asienta un poco más en aires reflexivos donde la magia particular del hurdy gurdy elabora sonoridades evocativas en medio de las siempre traviesas intervenciones de la guitarra de ONTALVA, la cual sabe encontrar algunos espacios momentáneos para pasar al primer plano; de hecho, mientras se va ampliando esta aventura, la aureola evocativa que construye el dúo se va haciendo más intensa. Después sigue ‘Nudos’, el cual exhibe un carácter un poco más extrovertido en lo que se refiere a la evolución de sus atmósferas predominantes. ‘Aves Migratorias’ recurre a la densidad emocional y el misterio otoñal para que el duduk se sumerja cómodamente en envolventes exorcismos meditabundos mientras la guitarra parece evocar el frenesí de aleteos y las vibraciones de los vientos marinos. La pieza homónima, que dura casi 19 minutos, está cargo de cerrar el repertorio del álbum y justamente se encarga de llevar hasta las últimas consecuencias los recursos de vivacidad y expresividad extrovertida que el dúo tiene dentro de sí. Cual sortilegio denso, esta pieza cuya nombre alude a las participantes en los aquelarres de ritos de fertilidad en la mitología vasca, expone un cuadro de oscuro y desafiante misticismo desde las osadas coordenadas de libres formas musicales a las que se ajusta el dúo con infinito nervio.

Todo esto fue “Sorginak”, una exquisita aventura osada de ÁNGEL ONTALVA y MARC EGEA, quienes nos invitan a disfrutarla con un espíritu de contemplación temeraria con miras a abrirnos a nuevos horizontes del arte del ruido.


Nota: -/10


- Escucha el disco 'Sorginak':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com