Crítica del disco de Pasajero Luminoso - 'Afuerino' (2015)

Encantamientos nuevos y elementos renovados

Pasajero Luminoso - 'Afuerino'
(4 junio 2015, Autoproducido)

pasajero luminoso - afuerino

Los geniales músicos de PASAJERO LUMINOSO vuelven al ruedo fonográfico un año después de sorprendernos muy gratamente con su disco homónimo de debut y nos vuelven a brindar una gema jazz-progresiva de muchos quilates: “Afuerino”. Con un proceso de grabación que comenzó en noviembre del año pasado y terminó en abril, del presente, “Afuerino” empezó a ser una realidad virtual en el blog de Bandcamp del grupo [http://pasajeroluminoso.bandcamp.com/] a mediados de año y su edición física hubo de seguir poco después. Lo que nos traen el guitarrista Juan Carlos Moyano, el teclista Leopoldo “Pepo” Limeres, el bajista Pablo Valotta y el baterista-percusionista Fabián Miodownik es un catálogo diseñado para que exploren con mayor meticulosidad el ya de por sí esencial componente jazzero de su propuesta musical, pero sin perder realmente el enfoque progresivo desde el cual se encuadra y focaliza el enjambre de eclécticas ideas musicales que se ponen sobre el tapete para las bases melódicas y arreglos globales de las piezas: son 9 en total.

Durando poco más de 5 ½ minutos, ‘Eolionimio’ da el punto de arranque al repertorio con un exquisito ejercicio de musicalidades y vibraciones fusionescas, alternando sobrios pasajes de talante reflexivo con otros un poco más extrovertidos, a veces dando prioridad a los aires del folklore porteño y otras enfilándose por el legado del WEATHER REPORT clásico. Siendo el piano el instrumento protagónico, sus oscilaciones espirituales marcan la pauta global de la instrumentación. Luego sigue la pieza homónima, la misma que dura 6 ½ minutos. Su misión consiste básicamente en perpetuar en arrancar desde el ambiente instaurado por la pieza de inicio para impulsarse hacia un aumento del punche, además de elaborar un mayor equilibrio sónico entre los instrumentos. Cabe destacar especialmente un pasaje interesante donde el grupo explora matices psicodélicos con el propósito de poner énfasis en el factor rockero. Ya tenemos aquí un cénit innegable del álbum. Con la dupla de ‘Doble Sombra’ y ‘Los Elementos’, la gente de PASAJERO LUMINOSO sigue explorando varios recursos sonoros de exquisita factura. ‘Doble Sombra’ tiene un aire más a lo GILGAMESH (un poco Canterbury en verdad) en su primera sección, para luego pasar a una sección más frenética donde se imponen los aires a lo RETURN TO FOREVER (época del “Hymn Of The Seventh Galaxy”). El primer motif regresa para la coda, redondeando bien la faena, aunque nos hubiera gustado más que la sección intermedia durara un poco más. Una mención especial va para la labor del baterista, que se siente especialmente vigorosa a lo largo de las variantes de ambiente. Por su parte, ‘Los Elementos’ establece un ágil diálogo entre los discursos del jazz-rock y la música progresiva, notándose en su desarrollo temático – en base a un predominante compás de 6/8 – una confluencia de PAT METHENY GROUP, HAPPY THE MAN y CAMEL (época del “Rain Dances”).

La segunda mitad del repertorio comienza con ‘Encantamiento’, tema en el que el cuarteto explora grooves de inspiración Latin-jazz, un poco en cercanía con el paradigma de METHENY pero también estableciendo nexos con la tradición del jazz-rock sudamericano, una tradición de larga data. Como si una atmósfera de sobria sensualidad se encapsulara bajo un boato palaciego, se siente aquí una vitalidad razonablemente serena. Por su parte, ‘Los Vivos’, tras la explícita luminosidad planteada por el tema precedente, adopta un aura crepuscular aunque para nada lánguida o gris; por el contrario, el colorido exhibido por la guitarra a lo largo de sus fraseos, situados muy al frente, garantiza que el posicionamiento extrovertido se mantenga intacto. Retornan los aires a lo GILGAMESH e ISOTOPE, dos de las figuras más serenas del amplio espectro del Canterbury. Además de la guitarra, cabe notar el tremendamente ensoñador solo de sintetizador que dirige el desarrollo de la sección intermedia. Como no hay crepúsculo ni noche que duren para siempre, ‘Hijo De Druida’ se hace cargo de traernos la luz del nuevo día con una placidez envolvente y atractiva: los efluvios del piano portan un gancho efectivo. Haciendo una suerte de híbrido entre Latin-jazz y bossa nova, ‘Las Viuditas’ rearma la sensualidad lírica que antes habíamos apreciado en ‘Encantamiento’ y le añade un aire señorial al asunto. Cerrando el disco, ‘Los Muertos’ exhibe una gracilidad conmovedora –a despecho de las alusiones tanáticas de su título – que parece beber de las tradiciones de HAPPY THE MAN y CAMEL, así como de los solistas de HERBIE HANCOCK con predominio de piano.

Los PASAJERO LUMINOSO vuelven a obsequiar una gema musical a nuestros siempre hambrientos oídos, lo repetimos… y es que solo podemos concluir la presente reseña reiterando el elogio general con el que la abrimos. “Afuerino” es un ítem fabuloso que engalana cualquier colección de música progresiva y jazzera. ¡Qué grossa es esta banda bonaerense!


Nota: -/10


- Muestras del disco 'Afuerino':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com