Crítica del disco de Stop Motion Orchestra - 'Instant Everything!' (2014)

Una nueva “teoría del todo” dentro de la avanzada progresiva estadounidense

Stop Motion Orchestra - 'Instant Everything!'
(8 julio 2014, -)

Hoy se da el turno de STOP MOTION ORCHESTRA, ensamble estadounidense formado y afincado en Austin (Texas), cultor de una variante vivaz y colorida de rock progresivo vanguardista, muy cercanamente emparentado con ciertos estándares del rock-in-opposition aunque no insertado del todo en el mismo: describamos su estilo como avant-prog ecléctico con altas dosis de claridad melódica y ya está. “Instant Everything!” es el título de su primera placa de estudio, concebida y grabada entre 2013 y 2014, o sea, desde el mismo instante de la fundación del grupo. En este grupo, la voz cantante la lleva el multi-instrumentista Mohadev [guitarras, bajo, banjo, sintetizadores, percusiones concretas y recursos computarizados], siendo el ensamble de sus compañeros de aventuras conformado por Alden Doyle [violín y violín sampleado], Loik Cox [saxofones tenor y soprano], Joshua Carruth [baterñia y percusiones] y Henna Chou [sintetizadores]. La rica gama sónica que se explaya a lo largo del repertorio de “Instant Everything!” se concreta con los aportes ocasionales de colaboradores de lujo como son los percusionistas David Beck Benjamin DeGain, el bajista Julien Peterson, la dupla del baterista Dave Irish y el bajista Eric McFarlin (para el antepenúltimo tema) y el maestro Kimara Sajn, quien se luce al piano en un pasaje especial que mencionaremos más adelante. A través de la productoria independiente Mohadev Egg Helmet (dirigido por el mismo Mohadev), se publicó el disco en formato digi-pack: vayamos ahora a los detalles del disco en sí mismo.

Con la primera dupla de piezas – ‘Mystery Grandma’ y la que justamente se titula ‘Instant Everything!’ – el grupo presenta su gusto recurrente por desarrollos temáticos ostentosamente coloridos y arreglos ágiles de los mismos que dan una inequívoca apariencia de juguetona extroversión. La esencia eminentemente festiva del motif central de ‘Mystery Grandma’ ese esquematiza con una agilidad tremendamente llamativa a través de los arreglos plasmados en todos los instrumentos partícipes, mientras que la pieza homónima asume un talante un poco más ceremonioso para darle un aura de majestuosa distinción a ese espíritu festivo y jocoso que no para. Si podemos imaginar una modernización del FRANK ZAPPA 72-75 a través de los ojos de una versión alegre de HÖYRY-KONE más la leve adición de ciertos artilugios krautrockeros, pues imaginamos con buena aproximación de qué se trata esta segunda pieza del disco. Llevando esta extroversión multivalente hacia un área de cálida gracilidad, ‘Car Chase’ se sustenta sobre un groove propio del funk, enriqueciéndolo con masivas orquestaciones de violín y saxofón además de algunos breves momentos de quiebre rítmico en los que el ensamble juega con elementos un tanto etéreos. La traviesa coda saltarina era algo que no veíamos llegar, pero cuando lo hizo advertimos que se trataba de un cierre perfecto para esta idea específica. Cuando llega el turno de la cuarta pieza, titulada ‘Little Smiles’, el grupo cambia de registro para llevarnos hacia una dimensión más reflexiva. Los elegantes retazos de percusión tonal que se añaden al bloque sonoro de la banda permiten reforzar la aureola de ensueño que envuelve al desarrollo melódico: es casi como un híbrido de 3 MICE y HAPPY THE MAN. ‘T.V.T.V.’ vuelve al terreno de la extroversión frontal y vitalista con que había comenzado el disco, siendo así que la nítida energía de la amalgama rítmica sustenta a cabalidad la prestancia imponente de los permanentes tríos de saxofón, guitarra y violín. De hecho, hay momentos donde los guitarreos se hacen notar con una prestancia tal que aporta una refrescante revitalización del elemento rockero dentro del ensamble. ¿Qué hace falta establecer nuevamente un paralelo con el FRANK ZAPPA de “The Grand Wazoo” y “One Size Fits All” como recurso retórico de descripción de lo que se escucha ahora? Pues repetimos la idea y no nos hacemos problemas con ello, ni tampoco si añadimos la noción de que hay mucho del rock-in-opposition al estilo de HENRY COW y encumbramientos dadaístas al estilo de THE CARDIACS en estas sonoridades que nos brinda ‘T.V.T.V.’, un cénit decisivo del álbum.

Con ‘Regal Monster’ tenemos una suerte de acercamiento al modelo de SLIVOVITZ con la elaboración de un motivo musical con un espíritu jovial de inspiración campestre: es como si el espíritu naíf se hubiese trasladado al arte del ruido con el propósito de demostrar una ingeniosa liberalidad en la expresión musical. ‘Fishery Men’ establece un juego de cadencias y atmósferas fusionescas dentro de un esquema sonoro con amplia base cibernética: es casi como una composición perdida de los italianos de PICCHO DAL POZZO que ha sido recuperada y contaminada por un ensamble de músicos de JAGA-JAZZIST y TORTOISE. La miniatura ‘Mono Interval’ sirve para por un espacio de menos de un minuto: esta breve pieza de piano ejecutada por un magistral Kimara Sajn abre la puerta a la siguiente pieza, titulada ‘News And Ice Cream’. Ésta nos remite nuevamente al aspecto más abiertamente lírico de la banda, siendo así que el cándido colorido inherente a la idea musical en curso se beneficia de una refinada expresión de punche de parte del ensamble… y de paso, se incluye también algún pasaje marcado por cadencias propias del ska. Así las cosas, ‘Bloody Paws’ nos lleva de nuevo al territorio del rock-in-opposition haciéndose en parte eco del colorido de la pieza precedente mientras explora sutilmente algunos recursos atonales diseñados para motivar perturbación e inquietante misterio en el espíritu del oyente empático. En esta secuencia de ‘News And Ice Cream’ y ‘Bloody Paws’ se arma otro cénit fundamental del álbum, el cual ya tiene que llegar a su final con el arribo de ‘Mono No Aware’. Esta fantástica pieza muestra una síntesis bien definida de varios de los aspectos más recurrentes y significativos del repertorio anterior, por lo que a pesar de no igualar el punche de ‘Bloody Paws’ ni la bizarra hidalguía de ‘T.V.T.V.’ o la pieza homónima, se revela como el broche de oro idóneo mientras el fade-out le lleva a su conclusión. Eso sí… hay que esperar unos segundos para que unos efectos de caja musical instauren la breve coda y todo finalice con las formalidades del caso.

En fin, STOP MOTION ORCHESTRA resulta toda una sorpresa sumamente agradable en medio de nuestras incansables indagaciones en la vanguardia progresiva estadounidense de la actualidad. “Instant Everything!” es un ítem imprescindible para cualquier colección progresiva del nuevo milenio, algo así como una nueva “teoría del todo” dentro del círculo del eclecticismo progresivo de nuestros días, así que… ¡a anotar su título en las agendas de próximas compras!


Nota: -/10


- Escucha el disco 'Instant Everything!':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com