Crítica del disco de Richard Pinhas / Tatsuya Yoshida / Masami Akita - 'Process and Reality' (2016)

El sólido proceso de la tríada vanguardista de Pinhas, Yoshida y Akita

Richard Pinhas / Tatsuya Yoshida / Masami Akita - 'Process and Reality'
(16 septiembre 2016, Cuneiform Records)

Hoy tenemos en nuestras manos una estupenda joya vanguardista hecha a seis manos. El trío de RICHARD PINHAS, TATSUYA YOSHIDA y MASAMI AKITA engalana nuestros corazones vanguardistas con este proyecto de música experimental electrónica de fuerte raigambre avant-progresiva que se titula “Process And Reality”. Publicado por Cuneiform Records a mediados de setiembre pasado (al igual que el trabajo a dúo de PINHAS con BARRY CLEVELAND “Mu”, del cual ya hablaremos en otra ocasión), este disco recoge una sesión grabada en vivo desde el GokSound Studio de Tokio, añadiéndose algunas sobremezclas de guitarra en el Heldon Studio de París. YOSHIDA se hace cargo de la batería, AKITA elabora estrategias de ruidismo electrónico y PINHAS se luce a las guitarras eléctricas y la guitarra-sintetizador a través de este repertorio de cuatro piezas que conjuntamente ocupan un espacio de más de 61 ½ minutos. Bueno, estamos hablando de un maestro japonés del prog brutal, el zeuhl y la psicodelia (RUINS, RUINS ALONE, KOREKYOJINN, KOENJIHYAKKEI, THE WORLD HERITAGE, etc.), otro maestro japonés del ruidismo y el posmodernismo (y dicho sea de paso, también un erudito en kinbaku), y al maestro corso-francés inventor de un arquetipo definitivo de la vanguardia electrónica. ¿Qué otra cosa puede salir de este infame aquelarre musical que un disco repleto de sonoridades que oscilan simultáneamente entre las delirantes formas libres en nombre de un dadaísmo reformado y el reflejo de la imperiosa dictadura de la cibernética?

Los primeros 3 ¼ minutos del disco están ocupados por ‘TVJ 00 (Intro)’, un sencillo ejercicio de experimentación electrónica en la que los rotundos efluvios de guitarra y de sintetizador flotan y ondean robustamente sobre la fornida ingeniería rítmica creada para la ocasión por YOSHIDA. La pieza central del repertorio – y el mismo subtítulo lo enfatiza debidamente – es ‘TVJ 33 (Cora Track)’, proyectándose a una expansión de contundentes maniobras sonoras durante 36 ½ minutos. Desde el punto de partida se nota que hay una armazón guerrera en los tres frentes conjuntos que se arman desde la guitarra-sintetizador, el teclado computarizado y la batería, pero es poco antes de llegar a la frontera del quinto minuto que la ambientación llega a acoger contundentemente una ambientación belicosa. Se siente intensamente inspirada la manera en que el trío arma una expresión abstracta para el rabioso brío posmodernista que se va explayando sólidamente con una vehemencia entusiasta. Ya cuando esta aventura ha pasado por la frontera del décimo minuto, con la idea nuclear bien asentada, el dinamismo rítmico se vuelve más suelto y menos obsesivo, aunque sin duda cada golpe de tambor sigue motivando vibraciones de lúcida neurosis. Un poco más adelante, las capas cibernéticas – tanto de guitarra como de computador – ya están calibrando instancias de arrolladora densidad, las mismas que ponen sobre el tapete los diversos legados de HELDON (los primeros dos discos) y CLUSTER (los dos primeros discos, también). Una vez pasado el frenético momentum de este enfoque, la batería empieza a centrarse en un swing jazz-rockero de forma libre, lo cual repercute en un gradual tránsito hacia un breve interludio cósmico relativamente sereno cuando nos vamos acercando al minuto 20. Tras un efímero pasaje en el que parece que las cosas van a regresar a una nueva instancia de abstracta ferocidad, el bloque sonoro se retrotrae decididamente hacia una dimensión introspectiva, signada por un cálido lirismo. Tal como lo sospechamos, se trata de un puente relajante antes de que llegue de verdad un nuevo efluvio de vitalidades hercúleas donde confluyen la psicodelia de forma libre y el space-rock... y también notamos algún parentesco con CLUSTER y con la faceta electrónica de MANUEL GÖTTSCHING. Desde poco antes de la frontera del trigésimo primer minuto se avecina el caos hermético diseñado para definir el clímax conclusivo: batería militarista y guerrilleros mantos de sintetizador y guitarra para el ocaso de esta monumental bestia sónica.

‘TVJ 66 (Non-Sens)’ cumple con la misión de suceder al Behemoth precedente y lo hace con una actitud de no tomar prisioneros: el swing de la batería se retuerce infinitamente a cada nuevo instante en torno a sus propios espasmos torturados, casi como dirigiendo una danza tribal en un ritual de enajenado homenaje a las divinidades que gobiernan las regiones más oscuras del cosmos; por su parte, la guitarra y la computadora se hermanan en una visceralidad cortante y aplastante. El trío explora el modelo y los límites del ruidismo con una convicción solvente, revistiendo a lo chocante bajo un ropaje de infernal misticismo. Si lo que atestiguamos en ‘TVJ 33’ fue un despliegue de corpulenta majestuosidad a través de una heterogénea serie de viñetas sonoras, lo que ahora nos brinda ‘TVJ 66’ es furia pura y dura, furia emanada de las más virulentas neurosis del hombre contemporáneo y las aristas más deconstructivas del mundo actual. Con la parada final de la batería, las remanentes capas de sintetizadas fungen como ecos de esa fornida furia que nunca llega a desaparecer realmente. En fin, el alucinado repertorio de “Process And Reality” concluye con los 10 ½ minutos que ocupa ‘TVJ 77 (Quiet Final)’, pieza diseñada para virar de registro hacia los etéreos campos del space-rock, siempre con ese elemento de perturbador fragor electrónico que queda firmemente garantizado por las presencias de AKITA y PINHAS. Por su parte, la batería matiza su habitual garra con la elaboración de maleables grooves free-jazzeros, amén de alguna incursión ocasional en la estrategia del Motorik. Esta vez, la coda sintetizada se centra en lo etéreo, en contraste con el tenor furioso del final del penúltimo tema. Pues todo esto fue “Process And Reality”, una aventura única donde lo visionario y lo cerebral se aúnan para impulsar nuevos procesos de pensamiento e intensidad emocional para el oyente simpatizante con la vanguardia progresiva. RICHARD PINHAS, TATSUYA YOSHIDA y MASAMI AKITA conforman una tríada creativa soberbia.


- Muestras de 'Process and Reality':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com