Crónica de los conciertos de Marillion en Barcelona (26 y 27 enero 2013)

El arte de emocionar

portada

Crónica de Fernando Medina / Fotos: Isabel Ortiz

Al principio, resultó extraño que los dos únicos conciertos de Marillion anunciados para presentar su álbum 'Sounds That Can't Be Made' en nuestro país fueran en una única ciudad: Barcelona. Para algunos, fue incluso decepcionante que la banda británica no se dejara caer por otros rincones de nuestra tierra. Pero para los que habíamos decidido desde el principio acudir a esta doble cita ineludible, todas esas conjeturas, los por qués y demás se convirtieron en expectativas, ilusión y muchas ganas de disfrutar del buen hacer en el escenario de Steve Hogarth (voz, teclados, guitarra), Steve Rothery (guitarras), Pete Trewavas (bajo y coros), Mark Kelly (teclados y coros) e Ian Mosley (batería).

El escenario que los albergó fue en esta ocasión el de la Sala Bikini, un espacio subterráneo al que se accede desde la superficie a través de un extraño túnel un tanto claustrofóbico, como si de una película de ciencia-ficción se tratase. Si bien la acústica del lugar fue impecable durante las dos noches, muchos de los que asistimos pensamos que no es el lugar ideal para Marillion, por el aforo tan limitado, la incomodidad de ciertas zonas de la sala y por el propio caché de la banda, que creo se merece un lugar con una mayor capacidad de aforo, acorde con su popularidad dentro del género progresivo. De hecho, al venderse todas las entradas para ambas noches, muchos seguidores se quedaron sin disfrutar de los conciertos.

Sábado 26

Foto: Isabel Ortiz
Foto: Isabel Ortiz

Centrándonos en los conciertos, el de la jornada del sábado empezó, como era de esperar, puntual. Los primeros sonidos de 'Gaza' acompañaron la subida de la banda al escenario con un Hogarth vistiendo una camiseta blanca con el símbolo de la paz y entonando este canto a la justicia y la esperanza de diecisiete minutos de duración que abre el último álbum. Los primeros solos de Rothery iban apareciendo emocionando al público, que coreaba esta letra tan sentida y especial.

El grupo no estaba dispuesto a dejarnos respirar ni un segundo y, tras un saludo a los seguidores, Hogarth presentó 'Ocean Cloud', otros diecisiete minutos de tema épico espectacular, esta vez de la magna obra 'Marbles' (2004). Lágrimas de emoción a mi alrededor, recuerdos de tiempos pasados, diferentes sentimientos que van y vienen a la vez que la canción sortea solos, estrofas, sonidos de mar y voces, ambientes tensos. Y es que este tema, al contener todo lo que puede ofrecer Marillion, llega a lo más profundo del oyente, y eso fue lo que nos ocurrió durante la interpretación de este tema.

Después de la tempestad, llegó la calma con la también nueva 'Pour My Love', son ese toque de soul romántico y un solo de guitarra hermosísimo, preludio de otro de los grandes momentos de la noche: la intensa y esperada 'Neverland'. Fue extraño escucharla en cuarto lugar cuando siempre suele aparecer hacia el final del repertorio. Ese aspecto no importó mucho cuando empezamos a sentir las emociones de esta pieza, ya todo un clásico de Marillion, en la que los cinco miembros del grupo se implican de lleno y dan lo mejor de sí mismos.

Tres temas nuevos seguidos nos brindaron a continuación. Los británicos demostraron que si 'Power' es de por sí uno de los platos fuertes del último disco, en vivo es todo un derroche de energía, fuerza, tensión e intensidad. Pero fue con el tema que da título al álbum con el que quedó en evidencia que Marillion tiene un nuevo clásico que perdurará, sin ninguna duda, en el repertorio de la banda durante mucho tiempo. La expectación que provoca el in crescendo de los teclados hasta explotar en ese solo apoteósico de guitarra es espeluznante. 'The Sky Above The Rain' supuso la otra cara de Marillion, el lado sutil de la banda que, en este caso, provoca sentimientos de melancolía y tristeza. Un tema que, bajo mi punto de vista, si bien es muy bueno, mejoraría si tuviera menos letra y un solo de guitarra más definido.

A pesar de que 'The Great Escape' estaba incluida en el repertorio, Hogarth no se sintió con las suficientes ganas de interpretar semejante clásico, probablemente debido al cúmulo de emociones que debe suponer cantar todo lo anterior. Por ello, la siguiente canción fue la alegre y entrañable 'Man Of A Thousand Faces', tema acústico que si bien no es de los más destacables, sí es muy querido por muchos seguidores, que lo corean hasta el final.

318304_10151429132783748_575358390_nA continuación, el grupo abandonó el escenario para volver a aparecer unos minutos más tarde e interpretar un bis que descolocó a algunos y sorprendió a otros: la tribal 'A Few Words For The Dead', del discutido álbum 'Radiation' (1998). Pocos se esperaban este tema y es cierto que puede resultar poco apropiado musicalmente como final de concierto, pero si prestamos atención a la letra y a la actuación de Hogarth en el escenario, se convierte en un mensaje bonito, que incita a las buenas intenciones, al amor y a un claro rechazo a la violencia. En el fondo, no está nada mal para acabar la noche del sábado.

En una hora y tres cuartos, Marillion nos ofreció una primera velada con un repertorio curioso, en el que abundaron temas épicos, reflexivos, de corte emocional y serio. Steve Hogarth y Steve Rothery fueron prácticamente los dueños del escenario, el primero, muy metido en el papel correspondiente de cada canción y el segundo, brindándonos esos solos de guitarra tan salidos de su alma, además de derrochar una humanidad y humildad que ya quisieran muchos de sus contemporáneos. Pete Trewavas y Mark Kelly estuvieron geniales en sus instrumentos, en su línea habitual. Ian Mosley se mostró, sin embargo, más comedido y discreto de lo que nos tiene acostumbrados. Probablemente, reservaría fuerzas para la noche siguiente, que volvió a ser muy especial a la vez que diferente.

- Calificaciones técnicas:
Setlist: 7,5
Sonido: 9
Duración: 6,5
Público: 9
Interpretación: 8
Actitud: 9
Media: 8,1 Nota: 8,5

- Lista de canciones:
1. Gaza
2. Ocean Cloud
3. Pour My Love
4. Neverland
5. Power
6. Sounds That Can't Be Made
7. The Sky Above The Rain
8. Man Of A Thousand Faces
Bonus:
9. A Few Words For The Dead

Domingo 27

Foto: Isabel Ortiz
Foto: Isabel Ortiz
Llegó la última actuación de Marillion en esta gira mundial y todos los presentes esperábamos algo especial para cerrar un fin de semana que estaba siendo para recordar. La noche fue totalmente diferente a excepción de los cinco temas del 'Sounds That Can't Be Made' que el grupo volvió a ejecutar tan magistralmente como la noche anterior.

La primera novedad fue 'Beautiful', aquella balada que haciendo honor a su nombre, fue single de presentación del gran 'Afraid Of Sunlight' (1995). Continuando esa faceta accesible de Marillion, sonó 'You're Gone', en la que el público acompañó coreando y dando palmas. Sin duda, es el uso que hace Rothery del E-Bow lo que hace que este tema sea tan especial y personal, además de una letra dramática y melancólica. Para acabar la selección del 'Marbles', eligieron 'Fantastic Place', otro tema también convertido en clásico de la discografía más reciente de Marillion. Se agradeció el guiño tan acertado al 'Somewhere Else' (2007) con el tema que da título a dicho álbum, un corte por lo general muy espacial pero que estalla inesperadamente al final en un clímax soberbio.

'King' sonó, como siempre, musical y líricamente dura, con un Ian Mosley espectacular y, por lo general, más presente que la noche anterior. Y se acercaba el final poco a poco, pero todavía quedaban unas cuantas perlas de gran valor, como 'This Strange Engine', otra pieza de las largas y de las más queridas por los seguidores durante la cual, Hogarth aprovechó para agradecer al equipo que les acompañaba durante la gira haciendo posible el espectáculo: técnicos de luces, sonido, instrumentos y mánager incluida, con el sentido del humor que le caracteriza. Mención especial a Rothery por ese par de solos que se marca en este tema y que nunca fallan en arrancar la más sincera de las ovaciones.

Para empezar la tanda de bises, un vistazo al pasado en forma de dos indiscutibles clásicos: 'Warm Wet Circles' y 'That Time Of The Night', las dos enlazadas tal y como aparecen en el sensacional 'Clutching At Straws' (1987), último álbum en el que pudo escucharse la voz de Fish. Si bien suenan diferentes con una voz distinta, no hay que negar la implicación y sensibilidad de Hogarth al cantar estos clásicos. Todo un sueño hecho realidad el haber podido vivir en directo esta pequeña selección de una época fundamental para Marillion.

Se habían escuchado rumores sobre una posible sorpresa para la noche del domingo y ésta no se hizo de rogar más: Pep Sala, ex componente de la extinta banda de rock catalán Sau, salió al escenario a interpretar con Marillion su éxito más aclamado, 'Boig Per Tu'. Si bien la versión sonó bastante bien, muchos de nosotros esperábamos otros temas que no llegaron a incluirse, como el imprescindible 'The Invisible Man'. Por otro lado, es normal y lógico que este tipo de sorpresas se den en la última fecha de una gira.

El reloj rozaba las dos horas y media de concierto, pero aún había tiempo para dos canciones más. La primera, 'Sugar Mice', balada querida y sentida por todos los fans de Marillion y que fue cantada casi en su totalidad por los presentes, mientras Hogarth saboreaba un sándwich y sonreía satisfecho, gesto que algunos consideraron una falta de respeto ante una canción originalmente no cantada por él. Si bien es cierto que semejante imagen puede dar lugar a polémica, también lo es el hecho de que desde siempre Hogarth ha dejado el protagonismo al público durante la ejecución de 'Sugar Mice', como si pensara que la canción pertenece más a ellos que a él.

Como punto y final, la banda volvió a mirar al 'Radiation', del que extrajeron 'Three Minute Boy', un corte con fuerte influencia beatle. La versión de estudio quizás no dé la talla para ser un gran final de concierto, pero sobre el escenario, el grupo la alarga y la acelera incitando la intervención del público hasta convertirla en una gran traca final.

250745_10151436246153748_850135782_nEn dos horas y treinta y cinco minutos, Marillion dio un espectáculo dinámico y de ambiente variado, alternando temas nuevos con clásicos de casi todas las épocas. En ambas noches, los repertorios fueron tan buenos que algunos tardamos en darnos cuenta de que no habían sonado canciones de tres álbumes claves como son 'Season's End' (1989), 'Holidays In Eden' (1991) y 'Brave' (1994). En esta segunda noche, los cinco miembros se mostraron por lo general más enérgicos, sobre todo Ian Mosley, al que le faltó cierta fuerza la noche del sábado, como se ha mencionado antes.

Unos prefirieron la primera noche por ser más emotiva, otros la segunda por su variedad y energía. En todo caso, el público que se congregó en la Sala Bikini durante ese fin de semana volvió a caer rendido a los pies de la banda, emocionado y feliz. Marillion consiguió crear esa comunión tan única y especial que se forma en sus conciertos en la que la comunicación entre banda y audiencia es fluida. Y esto es lo que hace de Marillion una banda privilegiada, que a pesar de las diferencias entre épocas, cantantes y estilos, siempre va a tener a un público fiel y mayormente respetuoso que es capaz de apoyarles y ser críticos al mismo tiempo. Y si esto es así es porque las melodías, los solos, los estribillos y las estrofas de estos músicos conmueven y emocionan como pocos. El don y la habilidad de producir tal sentimiento se llama arte, y a buen seguro que estos artistas seguirán provocándonos esas sensaciones por muchos años más.

- Calificaciones técnicas:
Setlist: 8
Sonido: 9
Duración: 10
Público: 9
Interpretación: 9
Actitud: 9
Media: 9 Nota: 9

- Lista de canciones:
1. Gaza
2. Beautiful
3. The Sky Above The Rain
4. You're Gone
5. Fantastic Place
6. Pour My Love
7. Sounds That Can't Be Made
8. Somewhere Else
9. Power
10. King
11. This Strange Engine
Bonus:
12. Warm Wet Circles
13. That Time Of The Night
14. Boig Per Tu (con Pep Sala)
15. Sugar Mice
16. Three Minute Boy


Foto: Isabel Ortiz
Foto: Isabel Ortiz

- Ficha técnica:
Barcelona, sábado 26 y domingo 27 de enero 2013; Sala Bikini
Telonero: -

- Músicos:
- Steve Hogarth: Voz
- Steve Rothery: Guitarra
- Mark Kelly: Teclados
- Pete Trewavas: Bajo
- Ian Mosley: Batería


- Galería de fotos en Facebook (por Isabel Ortiz):
galeria


Fernando MedinaFernando Medina
Febrero 2013