Crónica del concierto de Dark Tranquillity en Madrid (19 noviembre 2013)

Con su oscura y tranquila palidez

Dark Tranquillity (Fotos: Javi Moreno Vega)
Dark Tranquillity (Fotos: Javi Moreno Vega)

 

Texto: Pablo M. Beleña / Fotos: Javi Moreno Vega

20 temas, casi 2 horas, todo energía y rabia sobre el escenario: ¿qué más pedir? Quien ama el death, ya sea melódico o no, sabe que esta música es puro sentimiento. Sin coñas. O nos llega adentro se aborrece. Si además se le añade mucha calidad musical, talento instrumental y unas composiciones más que atractivas como las de Dark Tranquillity, la fiesta está asegurada.

Y no sólo fiesta, también emociones. De hecho, puedo asegurar, tras más de 13 años de ver conciertos de lo más trepidantes, que Dark Tranquillity ha sido una de las bandas que más enchufadas he visto salir desde el inicio a un escenario.

La experiencia de verles por segunda vez fue enriquecedora, porque cuando presentaron 'We Are the Void' en 2010, demostrando que han crecido como grupo, enriqueciendo aún más su sonido, sus arreglos, su producción y su calidad para componer.

Este 'Construct' ha sido un salto no al vacío, sino al espacio sideral, ampliando horizontes y sonando más complejos, quizás enfocándose a tendencias más modernas de hoy en día, como atmósferas post y arreglos más góticos con unos teclados más envolventes. Las voces guturales no son ya el hilo conductor de unos complejos temas que encandilan desde el principio. De hecho, y que me perdonen los fans del grupo, este disco, así como su predecesor, son lo mejor de su carrera, como así podría decir de 'Fiction' (2007).

Mikael Stanne merece capítulo aparte. Su voz es tremenda, y para mí, salvo que alguien pueda decir lo contrario, está en el Olimpo no ya sólo de los vocalistas de estilo gutural, sino entre todos los metal en general. Si a eso se le añade su presencia sobre las tablas, su carisma, sus sonrisas continuas, lo que transmite y su rendimiento, poco se le puede achacar salvo que no se pase más por España a menudo. Hay que reconocer que llegó algo cansado al final del show, dejando 3 o 4 temas con un rendimiento bajo, incluso a veces perdiendo la voz y el tono, tras una larga gira europea incansable y el lógico estrés que eso supone para un cantante. Eso sólo se notó, eso sí, en las canciones donde tenía que interpretar partes no guturales, ya que por lo demás lo clavó en los 'growls'.

La escenografía, cambiando de tema, fue enorme. Ya sabemos que un concierto antes que nada es música, pero también es espectáculo, y si me permitís, abriré un capítulo aparte al respecto. DT no sólo han crecido en música, sobre las tablas se llevan un equipo de luces y de vídeo alucinante. Los cañones son de lo más acertado, evitando el típico escenario con apenas luces de colores más que las propias de la sala, terror de los fotógrafos. Además, la pantalla del fondo, de led, permitía proyecciones de lo más impactantes en todo momento, en cada tema. A veces con fondos de videoclips y, en otros casos, animaciones de efectos de luces, sombras y en todo caso, siempre de impacto. El puntazo final fue cuando en algunos de los temas del setlist incluían letras sobre la pantalla, acompañando al pie de las letras cantadas por Stanne.

Ya musicalmente, mal sonido en general. Arena no es una sala formidable, y si los técnicos no están muy acertados en las mezclas de la mesa se suele fastidiar la fiesta. Dark Tranquillity y su equipo hizo lo que pudo, pero por momentos se escuchaba demasiado la batería sin apenas dejar escuchar las cuerdas. Sin embargo, casi siempre estuvo excelente el sonido de los teclados de Martin Brändström y el nivel del micro salvo en contados momentos negativos, siempre se dejó escuchar perfectamente.

Martin Henriksson y Niklas Sundin (Foto: Javi Moreno Vega)

 

La curiosidad vino a cargo de la dupla de cuerdas compuesta por Martin Henriksson y Niklas Sundin, porque si bien ambos tocan guitarra eléctrica, el primero de ellos es quien hace los bajos para el estudio. Sin embargo, al menos en este show apenas tocó líneas de bajo con su guitarra Gibson y de hecho casi todo sonido fue para completar las líneas de guitarra rítmica junto a la melódica. Menudo corte: un concierto de metal sin bajista. Curiosidades que sin embargo se tapaban con la sonoridad de por sí grave de una banda como Dark T.

Por cierto que tanto Henriksson y Sundin actuaron como estatuas, porque era difícil verles moverse tan siquiera unos centímetros, quizás para algún solo o para dejarse acompañar por Mikael, el auténtico y único jefe de ceremonias de la sala. Un espectáculo total lo de este tipo, insisto. Se dejó tocar por todos los seguidores de las primeras filas, chocó manos mientras cantaba y lo daba todo con sus guturales e incluso dejó subir a una joven fan para acompañarle en uno de los temas finales. Eso sin abandonar la sonrisa 'profidén' en ningún instante. Es el vocalista que toda banda de death metal querría para sí. Quien esté en contra, que tire el primer micro.

Dark Tranquillity con Mariangela Demurtas de Tristania (Fotos: Javi Moreno Vega)
Dark Tranquillity con Mariangela Demurtas de Tristania (Fotos: Javi Moreno Vega)

 

El setlist estuvo espléndido, contentando de sobra a las nuevas audiencias que se han incorporado con el sonido de los últimos trabajos, como a los seguidores de siempre. Y lo mejor es que DT lograron la misma aceptación con unos y otros temas, quizás con una parte central del concierto algo más floja y alicaída, sólo levantada en parte gracias a la italiana Mariangela Demurtas, la atractiva vocalista de los teloneros, Tristania, góticos noruegos que sonaron lamentablemente en el aperitivo de la noche. Mariangela no sólo tiene carisma, sino mucha simpatía y paciencia, ya que al final del concierto se dejó fotografiar -nosotros incluidos- con todos los asistentes que así se lo pedían. Contamos como mínimo un centenar de fotos, flashes incluidos en plena oscuridad de la tenebrosa sala Arena, dejándola en estado previo a vender cupones.

Los temas más brillantes fueron sin duda 'The Wonders at Your Feet' y 'The Fatalist', no sólo por cómo sonaron en esta versión en vivo, sino por cómo fueron seguidas por el público, logrando una comunidad única. También triunfaron sobre el resto 'What Only You Know', 'Indifferent Suns' y las más recientes 'The Science of Noise' -apertura sublime-, 'State of Trust' o 'The Silence in Between'. Eso sí, la locura de la noche, como era de esperar, se desató con 'Misery's Crown', un auténtico himno de estos suecos que tanto transmite al oyente por la genialidad del tema de por sí como por su letra. Por cierto que tiene mucho de actualidad en nuestra querida pero maltratada España, donde la corona la lleva cierta familia de dudosa honorabilidad.

Mikael Stanne de Dark Tranquillity (Fotos: Javi Moreno Vega)
Mikael Stanne de Dark Tranquillity (Fotos: Javi Moreno Vega)

 

Como anécdota, mientras tenía lugar el concierto se disputaba en Suecia el partido de vuelta decisivo para su país frente a la selección de fútbol de Portugal, clasificatorio para el Mundial de Brasil 2014. Como verdaderos profesionales -o que no seguidores de este deporte-, DT no hicieron mención alguna al respecto y se dedicaron a darlo todo sobre el escenario. Pero Mikael recibió en un momento determinado del show la información del marcador, cuando éste iba por el 2-1 (al final el partido acabó 2-3), y él hizo una señal con los dedos con el tanteo.

Sólo se echó de menos el genial tema 'Iridium', ese triste corte del 'We Are the Void' de 2010, pero a cambio nos dejaron un total de 20 temas y un encore de los que gustan: sin falsas retiradas que no engañarían ni a un niño de guardería. Apagaron parcialmente las luces, se marcharon por casi 3 o 4 minutos y volvieron por sorpresa para dejarnos un tema más, bajo las aclamaciones generales de un público entregado y agradecido. Ellos respondieron amablemente con una espectacular versión de su tema 'Uniformity', del último álbum, que sonó extraordinaria como tal es ella, un temazo. Lo dicho: una hora y 40 minutos de pura adrenalina y oscura tranquilidad que nos recorrió hasta el infinito y más allá. Nos vemos en la próxima, sin duda.

Dark Tranquillity (Fotos: Javi Moreno Vega)
Dark Tranquillity (Fotos: Javi Moreno Vega)

- Ficha técnica:
Madrid, 19 noviembre 2013; Sala Arena Marco Aldany
Hora de comienzo: 21:10; hora de final: 22:50
Teloneros: Tristania
Asistentes: 500 aprox.

- Músicos:
- Mikael Stanne: Voz
- Martin Henriksson: Guitarra rítmica
- Niklas Sundin: Guitarra eléctrica
- Anders Jivarp: Batería
- Martin Brändström: Teclados

Setlist:
1. The Science of Noise
2. White Noise/Black Silence
3. What Only You Know
4. The Fatalist
5. The Silence in Between
6. Zero Distance
7. A Bolt of Blazing Gold (* con Mariangela Demurtas)
8. UnDo Control (* con Mariangela Demurtas)
9. Monochromatic Stains
10. The Wonders at Your Feet
11. To a Bitter Halt
12. Indifferent Suns
13. Silence, and the Firmament Withdrew
14. Terminus (Where Death Is Most Alive)
15. State of Trust
16. Endtime Hearts
17. ThereIn
18. Final Resistance
19. Misery's Crown
Encore:
20. Uniformity

- Calificaciones técnicas:
Set list: 8
Sonido: 6
Duración: 8
Interpretación: 8
Actitud: 9
Público: 8
Media: 7,8

Galería de fotos en Facebook
por Javi Moreno Vega:

firma pablo