El genial Tony Levin, por muy mal camino

 Hoy voy a imitar un poco en cuanto a intencionalidad a mi compañero y amigo Rubén Bascuñana, que en Esquizofrenia tiene un blog de nuestra comunidad, junto al resto de miembros de la revista. Pero no le imito en cuanto a fijarme en el mismo objetivo: criticar a los más pesaditos en esto del rock progresivo que, por otra parte, es para mí una delicia. Le imito en el tono...

Porque... ¿cuándo va a dejar Tony Levin, un genio del bajo y el stick, de hacer el ridículo con su carrera en solitario? Vamos a ser sinceros y directos. Tiene dos discos muy buenos: 'Waters of Eden' (2000) y 'Pieces of the Sun' (2002). Luego vino el directo 'Double Espresso' el mismo año. Está bien. De acuerdo. Pero a partir de ahí no ha sino verdaderas mediocridades. 'Resonator', con su banda Tony Levin Band, publicado en 2006, es realmente infumable. Y el que sacó en 2007, 'Stick Man', aunque mejora, es un verdadero galimatías sonoro. ¿Qué quiere transmitir? Porque por una parte sigue la estela de la música improvisada de los maravillosos ProjeKcts de King Crimson. Pero es que es eso, sólo la sigue... y es que se pierde por el camino.

Este genio instrumentista, que lo es sin duda, maravilloso y digno de entrar en la Historia de la Música, debe reflexionar y mucho sobre su futuro musical. ¡Ojalá convenza a Fripp para retomar los ProjeKcts o al menos saque un disco con Crimson!



Bookmark and Share