Ihsahn - 'Das Seelenbrechen' (2013)

Ihsahn traspasa todas las fronteras y se convierte en genio vivo de la música

Ihsahn - 'Das Seelenbrechen' (2 septiembre 2013)
Sello: Candlelight; País: Noruega; Calificación: Calificación: 8,5

Ihsahn - Das Seelenbrechen

1. Hiber 5:12
2. Regen 5:03
3. NaCl 4:24
4. Pulse 4:53
5. Tacit II 4:58
6. Tacit I 4:36
7. Rec 2:26
8. M 4:39
9. Sub Alter 5:15
10. See 7:29
11. Entropie 4:45 (Bonus)
12. Hel 2:49 (Bonus)

Duración total: 56'33''

Músicos:
- Ihsahn: Voces, guitarras, bajo, teclados, producción
- Tobias Ørnes Andersen: Batería

· Género: Black metal sinfónico, Metal experimental, Metal progresivo.
· Grabado en 2013 en los Mnemosyne Studio de Noruega; la batería, en los Juke Joint Studio de Notodden (Noruega)
· Mezclas y masterización por Jens Bogren; Producido por Ihsahn (Mnemosyne Productions).

IhsahnPara algunos ya lo era. Pero si hay que confirmar las cosas, este noruego lo ha hecho con 'Das Seelenbrechen', el disco que le coloca finalmente en el olimpo de la música, más allá de los géneros. Lo mejor de todo es que Ihsahn pasa de ventas, de conciertos, de todo lo comercial. Hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere. Sólo así se puede comprender este nuevo disco que le da una vuelta de tuerca su 'black metal extremo y sinfónico' para pasarse a la experimentación total y la búsqueda de nuevas vías sonoras y musicales.

Y es que 'Das Seelenbrechen' es eso: un mensaje del artista diciendo: voy a cambiaros el guión, ahora que ya me habíais cogido el puntillo con 'Eremita'. Y eso que nunca fue fácil. Imaginaos pasando este álbum o uno de sus anteriores a los colegas, aconsejándoselo. Seguramente son fans del metal, del death o del black, o simplemente tienen oídos para el progresivo. Pero lo ponen en su equipo de música y explotan. La cabeza no les da para entender por qué les ha pasado "Esto". Así es la música de Ihsahn.

Si en 'After' y 'Eremita' (2010 y 2012, respectivamente) nos deslumbró con su metal extremo, de alma black y aspecto sinfónico, ahora nos quita los saxos, nos esconde lo anteriormente publicado y se dispone a deconstruir la música. Sí, ese concepto que antes de que lo conociéramos casi todos por el cocinero Ferrá Adriá nos sonaba más a King Crimson por su 'ConstruKtion of Light', que en realidad ahondaba en los ProjeKcts de finales de los 1990 y que realmente hacía eso: deconstruir los paradigmas y los pilares sobre los que se erigían las estructuras y los sonidos de la música rock hasta el momento.

Pero Ihsahn da un paso más que Fripp y sus Crimson experimentales y funde lo audible y lo comercial con lo experimental a la más pura perfección. Porque está clara una cosa: o amas 'Das Seelenbrechen' o lo aborreces. Sin punto intermedio posible. O lo consideras una genialidad de un artista y una mente superior o lo consideras un delirio de un enfermo mental. Y no, no hablamos de los conceptos musicales de Zappa o el caos del Zeuhl. No. esto es otra cosa. Oídlo, sin más.

Para quienes ya lo escucharan, les digo que mucho tiene este nuevo disco de Ihsahn de sus queridos Leprous, la banda de su cuñado, Einar Solberg. Como sabéis, ambos proyectos están vinculados porque Ihsah, Vegard Sverre Tveitan, hace de productor del grupo y comparten músicos para los escenarios, ya que Ihsahn no tiene como tal una banda, sino artistas invitados para grabar aquello que no graba por sí mismo en estudio. En esta ocasión, sólo ha echado mano del batería Tobias Andersen, precisamente de los Leprous. Y para las mezclas de sonido, Ihsahn ha echado mano del genial Jens Bogren, presente ahora mismo en el 75% de las grandes producciones de metal de todo el mundo. Todo lo que os haya gustado en los dos últimos años ha pasado por sus geniales manos y aún mejores oídos. Sólo en 2013 ha estado detrás de los trabajos de estudio de grupos como Orphaned Land, Soilwork, Dark Tranquillity, Haken, Leprous, James LaBrie...

Musicalmente hablando, 'Das Seelenbrechen' no es calificable sólo de oscuro y siniestro como otros predecesores, sino también como alternativo, moderno y coqueto con las nuevas tendencias musicales, en una hábil maniobra de Ihsahn por difundir un poco más su obra, pero claramente sin intenciones comerciales o de hacer caja vendiendo su música al mejor postor. Está, además, dividido en dos claras partes: una primera donde se continúa en parte el recorrido andado en 'After' y 'Eremita' y, después, otra segunda donde no hay posible continuación lógica... pero a nada que hayamos escuchado antes.

Ihsahn
Ihsahn
Arranca el disco con 'Hiber', una canción que presentó como adelanto, donde sí parece que nos deja encontrarnos con cosas anteriores, como en el predecesor, 'Eremita'. Es un lento y machacante tema oscuro y doom que va evolucionando con unas guitarras crimsonianas a más no poder y que repite estructuras vocales de anteriores discos, como decía. Su segunda parte es un guiño absoluto, realizada casi totalmente por sintetizador, hasta que reaparecen las partes metal y vocal. Hasta aquí, nada nuevo.

Pero es sólo una apariencia. Irrumpe una preciosista 'Regen' con un piano excelente de Ihsahn que nos mete en una película de terror siniestro, al estilo 'Expediente Warren', para pronto introducir una parte vocal muy audible, sin voces distorsionadas o los guturales tipo black metal. Por contra, una orgía sinfónica y de bases sintetizadas nos trasladan a otro planeta mientras que ya da paso a su vena más black en las voces. Es cierto que parece un tema de banda sonora de videojuego, quizás algo forzado y artificioso. Pero majestuoso igualmente, hasta llegar a la épica con unos coros estilo Conan que te ponen la piel de gallina.

Pero con 'NaCi' empieza lo más novedoso. Ambiental y melódico tema que nos apunta directamente a una influencia clara de Leprous, con una estética sonora muy parecida a su banda hermanada. Su punto fuerte son los cambios de ritmo y de ambientes, donde la batería es el hilo conductor absoluto y diríamos que Andersen aquí es el puto amo con una percusión que se sale del planeta Tierra. Incide Ihsahn en esta vena más comercial con 'Pulse', una maravilla sin nada que apelar. Nos recuerda mucho a 'Teardrop' de Massive Attack en su inicio, así como por su base sintetizada que casi ilumina la totalidad del tema. Sin duda que será su tema más audible de su discografía, y no disgustará a nadie por mucho que al noruego le entre la vena techno y maquinera con esos efectos de sintetizador que sólo los oídos más abiertos aceptarán en su equipo de sonido. Realmente es una joya y está más allá de las etiquetas, por mucho que queramos sacarle parecidos.

Con 'Tacit 2' nos rompe de nuevo los esquemas, y tras la tranquila y atmosférica 'Pulse', nos mete literalmente en el Infierno, con una tenebrosa, oscura y satánica composición llena de desarmonías y ausencia completa de una melodía que conduzca sus partes. De nuevo encontramos elementos de black metal pero al tiempo que se busca una vena experimental y deconstructiva de los pilares de la música que conocemos. Un caos sonoro que parece sin sentido acapara un significado global como tema y necesita de ausencias de prejuicios y de paciencia para comprender la obra. Una joya distinta a todo lo que hayas escuchado hasta el momento. Su parte final nos lleva hasta los ProjeKcts de Crimson con Pat Mastelotto dándole a sus pads sin más línea argumental que algún desvarío del sintetizador.

Le sigue 'Tacit', a secas, que no es una continuidad argumental, para nada. Lo que es, es otra estupenda joya donde conocemos nuevas exploraciones sonoras, como una batería que más bien parece una locomotora que apisona nuestros corazones mientras Ihsahn relata unas letras dolorosas e hirientes que apuntalan esas sensaciones tan extremas. Leí en una ocasión que alguien, perdonad que olvidara el autor de esas palabras, definió así la voz de Ihsahn: con sus gritos y alaridos es capaz de transmitir tantas sensaciones como existen, mucho más que otros artistas con voces quizás más elaboradas o complejas.

Ihsahn con Tobias Ørnes Andersen
Ihsahn con Tobias Ørnes Andersen
Volviendo a este sensacional tema que es 'Tacit', encontramos al fin algo de esos saxos característicos de sus últimos trabajos, al tiempo que una explosión épica nos invade a partir de los 2 minutos de metraje, alcanzando cotas extraordinarias para un compositor, para un ser humano en definitiva. Si Steven Wilson es ahora mismo el compositor más sensacional del progresivo internacional, el artista de moda, Ihsahn es su sombra oscura. El genio oscuro frente al correcto británico, pero su genialidad es, para mí, la misma en cuanto a su nivel, aunque sean de naturaleza tan distintas. Eso por no hablar de Neal Morse, que quizás sea el tercer genio vivo pero del extremo contrario: el artista de la luz. Así, Wilson sería el genio del mundo terrenal, entre ambos extremos, y el aquí presente Ihsahn sería el artista de lo oscuro. La santa trinidad del progresivo.

Tras una maravilla como 'Tacit', seguimos en racha con una cortísima composición titulada 'Rec', que es en realidad un pasaje ambiental donde Ihsahn vuelve a experimentar con sonidos preciosistas, delicados y que suenan increíblemente bien. Ojo al cierre demoníaco, que de verdad te llega a poner los pelos de punta. Desde luego que si sus servicios están abiertos como productor, yo siempre le contrataría para mi banda o mi proyecto. Que se lo digan, si no, a Leprous.

'M' es otro oscuro pasaje donde nos podríamos imaginar en la cabeza un nocturno viaje por una tenebrosa fábrica abandonada, con voces que nos susurran y un toque crimsoniano a más no poder, como en las voces filtradas de 'The Power to Believe'. Tras medio tema relantándonos una intro tan fantasmagórica, se arranca una batería formidable de Andersen y una guitarra solista de Ihsahn muy bluesy, nada extrema ni metálica, desencadenando al final una canción incluso floydiana, ya que esas notas de guitarra suenan muy al David Gilmour sinfónico.

Y tras este oscuro pasaje de 'M', 'Sub Alter' vuelve a experimentar con sonidos ambientes, donde incluso adivinamos un violín que juega con desarmonías para labrar una banda sonora propia de una película de Drácula. Si la anterior canción nos metía en una fábrica en nuestra imaginación, aquí adivinamos un tenebroso castillo abandonado en un paraje rocoso y terrorífico. Pero en lugar de repetir esquemas, Ihsahn juega de nuevo al despiste y nos sorprende con un final incalificable, donde de repente desaparecen las voces y el fade out es largo e instrumental. Misma experimentación de nuevo con 'See', el corte más largo del álbum, con casi 8 minutos de duración. En 'See', tras una larga intro de unos 2 minutos sin apenas melodías o adivinando vida humana, la voz de Ihsahn irrumpe entre efectos sonoros donde parece que se intenta modular un instrumento musical, elevando al máximo esa nota que decía anteriormente sobre la 'deconstrucción' de la música tal y como la conocemos en nuestros esquemas mentales por la tradición impuesta. Aquí Ihsahn no piensa en un hilo argumental, sino simplemente en transmitir distintas sensaciones que al final consiguen una sensación global, para la cual hay que terminar el tema, sin encontrar una estrofa, un puente, un estribillo. Las sensaciones son las conductoras, y no un argumento que ligue sus partes.

Ihsahn - Das SeelenbrechenSi aún habéis sobrevivido y no tiráis la toalla es que más bien sois los que amáis esta apuesta tan arriesgada de Ihsahn. Encontraréis entonces dos bonus en la edición especial. La primera es'Entropie', una pieza donde de nuevo se experimenta con unos sonidos y una afinación donde la electrónica toma cualquier mando posible para arrebatar a la tradición analógica de un instrumento musical cualquier presencia humana. 'Entropie' se podría definir como un paso por los infiernos, donde el silencio inquieta, de nuevo no adivinamos presencia humana sino un terrorífico pasaje que inquieta el alma que visita este paraje tan solitario y oscuro. Ni una sola voz del creador de este disco en el tema. Es la muerte de la música, de la vida y el arte como tal lo conocemos plasmado en una canción de otro planeta.

Casi como dándonos la razón sobre ese viaje hacia los infiernos, terminamos el disco con el otro bonus, 'Hel', que aunque no se escriba literalmente como Infierno en inglés, representa perfectamente ese lugar que está en nuestras mentes y que las religiones lo emplean para asustarnos sobre el bien y el mal y mostrarnos el camino correcto para su beneficio. Eso es 'Hel', otro inquietante terreno inhumano de casi 3 minutos donde no hay presencia humana ni se adivina, sólo efectos sonoros electrónicos propios también de una tierra asolada por las máquinas, al más puro estilo Terminator.

Insisto, como decía al principio: éste es un disco para no tener prejuicios, sino consumirlo con ganas de conocer otros panoramas de la música. Es también un disco para buscarle su momento y rellenar unos minutos inquietantes de una jornada. 'Das Seelenbrechen' es todo y es nada: es lo que querramos cada uno de nosotros que sea. Una experiencia sonora más o una reflexión profunda. Es tan sólo el cuadro que Ihsahn nos pinta en su lienzo oscuro no para agradarnos o para que compremos sus copias, sino para mostrarnos un pedazo de su alma. Para mí, un lujo y un regalo de este creador. Seguro también estoy de que para muchos será una basura con la que rellenar nuestra papelera. Al fin y al cabo, ¿quién acaso está en posesión de la verdad?

Calificación: 8,5/10

- Muestras de 'Das Seelenbrechen':

'NaCi':

Escucha el disco en Bandcamp:

También te puede interesar de Ihsahn...
- Ihsahn ofrece un concierto completo en audio para disfrutarlo gratuitamente
- Ihsahn ya está grabando su nuevo disco
- Crítica de su disco 'Eremita' (2012)
- Todo sobre Ihsahn>>

  • Página web oficial de Ihsahn:

www.ihsahn.com

firma pablo