Introducción al Rock Progresivo Colombiano (2ª parte)

Indisciplina, una Introducción al Rock Progresivo Colombiano (segunda parte: 1990, 2000 y 2010)

rock progresivo colombiano parte 2

(Primera parte II: los 1990)

Autor: Luis López Huertas - El Audiomante

Los noventa, El Heavy Metal Progresivo

Durante el resto de la década de los ochenta las apuestas de rock nacional estuvieron enmarcadas por la aparición de bandas enfocadas en las influencias hispanas, los sonidos del hard rock o el metal extremo, pero para los años noventa en medio del cambio del panorama internacional donde los cambios en los intereses del rock fueron enormes, es sin duda destacable el fuerte impulso y atracción que generó la aparición de bandas como Dream Theater y Tool, bandas cuya presencia ayudaron a la exposición y redescubrimiento otras como Queensryche, The Watchtower o Fates Warning con las cuales se da una revitalización del progresivo, ahora en su vertiente más pesada, pero que ayudó también al resurgimiento de clásicos como King Crimson o la comprensión de los virajes sonoros que daban por entonces grupos como Opeth.

Para los noventas en Colombia por segunda vez se puede hablar de una escena de rock nacional, momento donde surgieron muchas propuestas enfocadas en los sonidos alternativos y con un enfoque comercial propio del movimiento latino de rock en tu idioma, pero también se expandió un movimiento underground afianzado en el metal y en estas bases se evidencia el notable liderazgo de Kraken, que si bien inicia en la década anterior con una clara y definitiva tendencia del Hard y el Heavy Metal clásico en sus dos primeros álbumes, fue complejizando de forma notable sus intenciones creativa.

Personalmente considero que si bien la banda estuvo en constante evolución sonora y claramente -El símbolo de la Huella- de 1995 representa una incursión en las tendencias mainstream de la época, es específicamente en álbumes como con el Kraken III del 90, el IV Piel de Cobre del 93, -Humana Deshumanización- de 2009 y el -Sobre Esta Tierra, VI- de 2016 que la banda presenta, en definitiva, marcadas intenciones progresivas, necesarias además por las cada vez más profusas letras del maestro Elkin Ramírez.

También en los ochenta surgió una nueva generación internacional de guitarristas virtuosos que se agruparon en la denominación Shred. En esta se habla dé cualidades como la extraordinaria capacidad para la velocidad, el dominio de diversas técnicas, importante capacidad interpretativa y complejidad compositiva. Dicha tendencia presentó además un gran número de discos instrumentales, con sonidos neoclásicos en unos casos e improvisaciones tipo jazz en otros, resaltando nombres como Joe Satriani, Steve Vai, Tony MacAlpine o Jason Becker.

Con estos referentes encontramos a Tom Abella, guitarrista recordado desde su aparición en el Rock al Parque del 95, haciéndose notar por su técnica solista y con tres importantes álbumes de metal progresivo instrumental, casi seguro fue el primero del estilo en el país. Nacidos Para La Batalla- del 99 donde pudo imprimir los temas que venía tocando durante toda la década y que sobre todo representa una de las apuestas más arriesgadas de la época. Así mismo -Tinittus- del 2005 y -Archited of The Universe- del 2017.

Por otra parte, alrededor de 1997 irrumpe en la escena la banda Legend Maker de la ciudad de Cali, que tomando los referentes del Power Metal, muy en auge por entonces con bandas como Angra y Gamma Ray, presenta el trabajo The Path To Glory (1999) uno de los discos más celebrados en el metal nacional. Esta producción les permitió firmar con el sello norteamericano Sentinel Steel Records (Manilla Road, Valdemar, etc). Posteriormente su segundo trabajo, Líes Bleeding the Blind del 2006 los acerca a sonidos épicos de mayor complejidad que podrían asociarse incluso a bandas power prog como Symphony X.

El Nuevo Milenio. Power Prog Y La Era De La Guitarra

No parece justo reducir los últimos 20 años de rock y metal nacional en unas cuantas líneas pero para no extender aún más este artículo, baste con recordar que para inicios de milenio Colombia no solo perdió el interés de los medios masivos por el rock, se sufrió también un parón importante por una profunda crisis económica y tras el paso de la moda del rock en tu idioma, los proyectos nacionales, salvo contadas ocasiones, han pasado sobre todo al underground, los medios alternativos y la independencia, o mejor dicho al trabajo únicamente autogestionado. Sin embargo, esto no ha hecho que la producción de material disminuya y al contrario cada día surgen más y más bandas de rock de todos los subgéneros, esto dando cuenta entonces de una mayor producción de progresivo que no podría recopilar aquí, pero de las cuales me gustaría resaltar las siguientes.

El camino abierto por Kraken, Tom Abella y Legend Maker se evidencia en los proyectos de la nueva década, donde encontramos inicialmente a Introspección, banda con origen en Villavicencio y recordada por abrir el primer y grandioso concierto de Iron Maiden en Colombia. Presentaron su primer álbum llamado -Revealed- en 2006 pero es con el segundo titulado -Transcending- del 2006 donde pasan del power épico a un mayor énfasis prog con la inclusión de ritmos y pasajes sinfónicos y algo de folk.

Hidden Path y Within The Hour son dos bandas con la notable participación del guitarrista Daniel Realpe (Ex Ethereal) que presentan sonido enmarcado también en el Heavy Prog. La primera cuenta con dos placas -Before Our Eyes- del 2005 y -Time Will Tell- del 2008, mientras que la segunda libera en 2013 un disco homónimo al lado de músicos como el vocalista y youtuber Pablo Cuevas (Ex Supremacy). Posteriormente el guitarrista ha presentado su trabajo solista con -Compulsive- del 2009, -Garments Of Insanity- del 2019 y finalmente participando el pasado 2020 de la propuesta colombo argentina Alan Freed Proyect en su primer álbum -No Awareness- también en el camino instrumental progresivo.

Patricio Stiglich es otro de los grandes guitarristas del país, trabajando de la mano de muchos músicos sobresalientes ha producido con su PSP (Patricio Stiglich Project) cuatro álbumes geniales donde enfatiza en sonidos cercanos al thrash más técnico de Metallica o Megadeth de la etapa Friedman y Menza, pero manteniendo arquetipos del género que nos atañe con grandes temas instrumentales donde la técnica es notable. Entre el -PSP- de 2010, -Bloodline- de 2013 y -No Reaction- de 2018 encontramos -True Colors- del 2016, el cual destacó ante todo por su equilibrio y variedad de temas.

De la mano del propio Patricio, pero esta vez al lado de quien ha sido el bajista de Kraken por más de 15 años, Luis Alberto Ramírez (uno de los músicos responsables del Kraken Filarmónico), se gestó el proyecto denominado Parallax con -Quasar- de 2012 y el Ep -Phasing Out- en 2016. Estos dan cuenta de mayor influencia jazzística en cuanto a la progresión de los acordes y la resolución estilística de ciertos temas (creo notar referencias a Greg Howe por ejemplo) pero sin perder nunca el vértigo del metal.

No podría faltar en este artículo el señor Nicolas Waldo, músico prolífico si los hay en el país, quien ha incursionando en el Power Metal más técnico al lado de bandas como Vorpal Nomad y Energema, sin embargo, cuenta con un número bastante considerable de lanzamientos a titulo psonal, aproximadamente cuatro Ep’s más siete larga duración donde resalta -Equilibrium- del 2017.

En El Presente Y A La Vanguardia

La explosión de bandas de los últimos 10 años en Colombia parece no tener precedente, sin embargo, con el mismo ímpetu de la formación de nuevos grupos y el lanzamiento de material se da la velocidad con la que muchos de estas propuestas se quedan en anécdota infortunadamente. Por ello es claro que recopilar todos es una tarea casi imposible más aún cuando los muchos de sus temas son lanzados apenas como sencillos o EP’s en plataformas digitales donde son difíciles de encontrar. Aun así, algunos nombres han logrado ir dejando una huella importante para el progresivo nacional que además como he tratado de resaltar, produce música de excelente factura.

En esta época destacó principalmente dos bandas como son The Brainwash Machine y M.I.J.O, encaminadas en la composición de canciones memorables y buscando sobre todo personalidad propia. En el caso de The Brainwash Machine se encuentra una banda de vertiente más floydiana que si bien, deja en claro su capacidad técnica interpretativa, decantaron más por los trabajos conceptuales con una construcción de temas enfocados en los ambientes oníricos, surrealistas y hasta psicopáticos, evidentes además en unas artes gráficas magníficas impresas en sus dos álbumes -Modern Day Sisyphus- del 2011 y -A Moment of Clarity- del 2014.

En el caso de M.I.J.O la banda representa parte de lo mejor del rock colombiano de los últimos años en general. Liderado por el virtuoso baterista Adolfo Torres, entregando por ahora un álbum homónimo lanzado en 2018. En él, se puede viajar por sonidos oscuros y a la vez con mucho feeling interpretativo que logran una suerte de psicodelia ácida y pesada que se podría definir como un prog stoner.

Adolfo además se ha sumado a otro proyecto interesante llamado 0RM1G4 junto a dos músicos excepcionales de su ciudad natal Cali. Carlos Peralta (guitarrista con una trayectoria enorme en el jazz) y José Francisco Rodríguez en el bajo (Kaiju, Zola) quienes en plena pandemia han lanzado tres sencillos con un sonido de fusión jazz, rock y metal casi sin precedentes, pensemos en Liquit Tension Experiment solo por poner un ejemplo de referencia.

Claramente el prog ha ganado adeptos por una suerte de explosión mundial en los últimos años donde el género ha evolucionado y relacionado con casi todos los subgéneros del rock. Cada banda le imprime sus propias características y en tanto la música evoluciona cada vez se busca menos las etiquetas, incluso el post rock, el avant garde, el art rock son clasificaciones que han venido a tratar de explicar ciertas motivaciones y maneras de realizar música Rock elaborada más allá de las convenciones, pero siguen siendo generalizaciones, simplificaciones o determinismos, por tanto yo en particular me baso y creo en lo que los propios miembros de la banda en su momento cuentan.

Por lo anterior es importante nombrar los trabajos de bandas como como El Último Boabdil y sus -Lenguas Vernáculas- del 2014, de lo más experimental y art en esta lista. Argovia banda colombo venezolana y su -Distant Present- del 2017. Maalesh con sonidos que combinan el Groove Metal con los aires árabes y la apreciable participación del guitarrista de Soufly (si la banda de Max Cavalera) Mark Rizo. Entropía y sus dos álbumes -Simetría- del 2010 y -Transform- del 2014 o Los barranquilleros Septon sobresaliendo por una magnifica voz femenina y entregando el full -Cradle Of Deception- del 2018 enmarcado en el Power Sinfónico.

Muy activos en los últimos años son los inconfundibles en power duo Cosmology X y su -Perihelion- del 2019 donde mezclan ritmos de diversos territorios nacionales, quienes además me dan pie para hablar del trabajo del productor y baterista Matthias Krieger en los estudios Poket Audio. Mattias ha sido responsable de muchos de los discos aquí nombrados y de lo que puede ser un nuevo movimiento prog o del sonido bogotano de bandas muy actuales como Xinnix, además, figura actualmente en la batería de INDIO, agrupación con un fuerte discurso social y de bases históricas. Indio nace bajo el comando de Pablo Russsi en la voz y las participaciones en guitarra y bajo de los ya reseñados Patricio Stiglich (PSP) y Luis Ramirez (Kraken) cuentan el álbum Requiem de 2017 y un sonido complejo casi crimsoniano pero manteniendo el formato de la canción tradicional.

Finalmente recuerdo uno de los proyecto más recientes denominado Boreal y su EP debut -Las Alas de las Mariposas- del 2020, bajo las influencias del prog metal alternativo como Mastodon, Baroness y Coheed & Cambria, pero con su propio sonido y fuertes bases filosóficas en las letras, vienen a terminar este algo extensorecorrido inicial por el rock y metal progresivo que me hace reflexionar cómo aun en los derroteros más difíciles de la industria musical de Colombia, lo que más le ha importado a los músicos no es la sobre exposición comercial si no la música en sí como un medio para expresar sus preocupaciones artísticas internas, por confusas, complejas, incompresibles o plenamente disfrutables que nos parezcan, y el prog así vive y sigue.

Referencias

:

Macan, Edward Rocking The Classics. English Progressive and the Counterculture. Oxford University Press. 1997.
Hozzman, Edgard. Genesis del Rock Colombiano. Bogotá. Ediciones Pantalla & Dial. 2019
Celnik. Jacobo. La Causa Nacional. Historias del Rock Colombiano. Bogotá. Aguilar. 2018
Reina. Carlos. Bogotá Más Que Pesado. Metal Con Historia. Letra Oculta Ediciones. Bogotá. 2009
González Toro. Rafael. Kraken 30 Años 1984 – 2014. Especial Impresores. 2014

- Introducción al Rock Progresivo Colombiano (1ª parte)