Jay Tausig - 'Delirium' (2014)

El exquisito delirio prog-psicodélico de Jay Tausig

Jay Tausig - 'Delirium' (2014)
(2 marzo 2014, Autoproducido)

Jay Tausig - DeliriumHoy es un buen día para abordar la obra del estadounidense JAY TAUSIG, más específicamente, en uno de sus últimos discos, “Delirium”. No es de extrañar que un mismo año él acumule más de un disco en su currículum vitae (todos ellos publicados virtualmente en su blog de Bandcamp: ), y de hecho, en este año 2014 se ha hecho notar con varios discos grabados a lo largo de los últimos años, los cuales van desde el space-rock hasta la electrónica progresiva, pasando por algunas incursiones eclécticas donde se conjugan la clásica escuela sinfónica y la psicodelia pesada. Todo ello mientras hace mini-giras con su banda de apoyo y goza de una membrecía en el grupo PARADOX DRIVE como baterista-vocalista, formando parte del colectivo space-rockero SPIRITS BURNING, participando además en varios discos tributo (a GENESIS, PINK FLOYD, VAN DER GRAAF GENERATOR, etc.), y produciendo desde el 2012 una serie de 12 discos sobre cada signo del Zodíaco… ¡Vaya por Dios! Además de increíblemente prolífico, TAUSIG es todo un veterano que desde los 80s hasta el nuevo milenio ha mantenido una consistente y marginal agenda progresiva como integrante de bandas como E MOTIVE, SOLID SPACE, D’ARCANA, etc. Pero bueno, concentrándonos en “Delirium”, tenemos aquí un disco de música progresiva space-rockera con altas dosis de sensibilidad melódica. Además de cantar y tocar las guitarras eléctricas y acústicas de 6 y 12 cuerdas, los teclados y el bajo, TAUSIG se encarga también de la batería, el saxofón y el cello… Vamos, parece que no necesita de colaboradores en el estudio de grabación ni para que le abran la puerta.

El material de este disco fue compuesto y grabado en el 2010 como un concept-album sobre la perspectiva holística la vida terrenal del ser humano y su conexión con el orden del universo. El carácter épico de esta idea temática se plasma muy bien en los ambiciosos y estilizados desarrollos musicales que tienen lugar en cada una de las cuatro piezas: éstas son tituladas como si fueran partes de integradas dentro del susodicho concepto. La primera parte se titula ‘Breathe It In’ y dura 12 ½ minutos. Empieza relajada y mística, regodeándose en una placidez cálida antes de intensificar su groove más adelante, aunque lo que sucede literalmente es que hay un esquema sonoro más rico y versátil donde los momentos serenos y los extrovertidos se alternan con una fluidez muy bien articulada. Las partes rockeras ostentan un aire a lo HAWKWIND pero con un talante domesticado que le permite ajustarse a las exigencias de las ilaciones temáticas que tienen lugar. ‘It’s Only Temporary’ es el título de la segunda parte del disco, y desde el arranque se siente que el punche rockero está llamado a ser más trabajado. De hecho, la pieza adopta una aureola más épica que la primera parte, remitiéndonos a referencias a los estándares de PINK FLOYD (etapa 73-75) y YES (etapa del “Tales”). También se nota una labor más ambiciosa en el desarrollo melódico de varias secciones, lo cual repercute positivamente en el reforzamiento del aire casi orquestal que ostenta la instrumentación global: un buen ejemplo de ello se plasma en una sección donde el saxofón ocupa el lugar protagónico y añade flotantes texturas signadas por una tensión comedida mientras el piano y las capas de sintetizador arman la base armónica. La sección final se centra en atmósferas a lo TANGERINE DREAM (etapa 77-79) siguiendo la pista del aspecto solemne de la psicodelia progresiva electrónica. La tercera parte se titula ‘Everything Is Nothing’, y es aquí donde se muestra más fehacientemente la faceta explosiva de la visión musical de JAY TAUSIG. La fuerza de las guitarras eléctricas y el punche de la batería se revelan de manera bien armonizada. La cuarta y última parte se titula ‘The Living Proof’, la cual se puede muy describir como una vibrante síntesis de las atmósferas centrales de las dos primeras partes; es como si todo el fuego que quedaba desde ‘It’s Only Temporary’ se empleara ahora para llenar las ráfagas de éter psicodélico de ‘Everything Is Nothing’, y ahora le quedara a TAUSIG explorar los matices de los otros tres elementos. En algunos pasajes breves, la instrumentación explora recursos de plácido caos, al modo de deconstructivos interludios entre un motivo y el siguiente: sorpresas así ayudan a aportar alguna sobria dosis de tensión a este tema, mayoritariamente relajado.

Todo esto fue “Delirium”, nuestro punto de partida en la exploración del inagotablemente nutrido mundo musical de JAY TAUSIG. Es de agradecer que este señor sea tan prolífico pues eso quiere decir que todavía hay en diversas partes del mundo músicos y compositores que ven en el ideal del rock progresivo una motivación inspiradora para hacer música rock artísticamente ambiciosa. Ésta ha sido una buena vía de entrada por lo que solo nos queda concluir que vale la pena seguir familiarizándose con la discografía de TAUSIG mientras ésta se va ampliando a la velocidad del sonido.


Nota: -/10


- Muestras de 'Delirium':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com