Kenso - 'Uchinaru Koe Ni Kaiki Seyo' (2014)

Kenso vuelven a la carga como lo que son: un magnífico destacamento progresivo japonés

Kenso - 'Uchinaru Koe Ni Kaiki Seyo' (2014)
(23 julio 2014, Imports)

Kenso - Uchinaru Koe Ni Kaiki SeyoKENSO vuelve a la carga, sí, damas y caballeros, el grupo japonés formado a mediados de los 70s y que desde el año 1980 ha venido gestando una voluminosa e impresionante discografía vuelve a la carga en el presente año 2014 con un álbum titulado “Uchinaru Koe Ni Kaiki Seyo”. Esto supone una irrefutable bendición para todos los apreciadores de la vertiente jazz-progresiva que existen en el mundo. KENSO, que ha sido un pilar para la gestación de una sólida escena progresiva en el underground nipón de los 80s y para el revival prog mundial de los 90s parece incombustible; en realidad, es lo que parece. Con la alineación conformada por el guitarrista Yoshihisa Shimizu, la dupla de los hermanos teclistas Kenichi Oguchi y Kenichi Mitsuda, el bajista Shunji Saegusa y el baterista-percusionista Keisuke Komori, el grupo demuestra con este disco su perpetua capacidad de demostrar que se mantienen frescos y con robustos signos vitales a despecho del tiempo de descanso que se pueda haber tomado entre este disco y el precedente. Pero esta sensación no s precisamente nueva: si “Utsuroi Yuku Mono” nos causó una impresión tremendamente positiva en el 2006 cuando apareció en el mercado 4 años después del disco anterior (“Fabulis Mirabilibus De Bombycosi Scriptis”), pues “Uchinaru Koe Ni Kaiki Seyo” pone a nuestras mentes y oídos en un idéntico estado de gracia. Como detalle especial, cabe mencionar la participación de la cantante Miwako Handa haciendo algunos aportes vocales en un puñado de temas del repertorio.

‘Wakaki Hi No Watashi E’ abre el álbum con 5 ½ de pura exquisitez sonora sobre una ingeniería rítmica de medio tiempo con talante ágil: los fraseos de guitarra y los múltiples ornamentos de teclado (bases armónicas, capas, solos complementarios) se hermanan en una exhibición de infinito lirismo, evocando viejos legados de NATIONAL HEALTH y WEATHER REPORT dentro de un marco pulcramente coherente. Luego sigue la sucesión de ‘Shinjuku Kōsei Nenkin Ni Sora’ y ‘Kō Tenbosetsu’, diseñada para perpetuar la muy buena impresión que causó la pieza de entrada. ‘Shinjuku Kōsei Nenkin Ni Sora’ persiste en jugar con un medio tiempo, pero esta vez el grupo pone sobre el tapete una dosis un poco más elevada de punche rockero al asunto, así como un empleo un poco más sofisticado de adornos en el desarrollo temático; por su parte, ‘Kō Tenbosetsu’ se interna en paisajes sónicos introspectivos, flotando sobre las alas de un motivo central relajado y sereno, sabiamente llevado por la guitarra acústica y el piano en el núcleo instrumental. El cuarto tema es el primero en portar un título en inglés: ‘Voice Of Sankhara’. La vitalidad de esta pieza es llamativa, incluso contagiosa: su orientación está marcada hacia un predominio del elemento sinfónico, con enclaves seriamente asentados en los estándares de YES, CAMEL y GREENSLADE, pero con ciertos aires modernizados que nos hacen recordar a bandas como A TRIGGERING MYTH… o al KENSO de siempre, par expresarlo de una forma más directa.

‘Shu Ni Majiwareba Redo’ parece el resultado de una interesante cruza entre HAPPY THE MAN y TRIBAL TECH, con un manejo enormemente pulido de las difíciles ilaciones entre pasajes etéreos y robustos. Hay un pasaje intermedio que se siente particularmente sofisticado, dueño de una complejidad ágil y bizarra, bien sostenidos por la tremendamente hábil dupla rítmica. Acto seguido surge ‘Nōkō Minzoku Ni Tsugu!’, impulsándose soberbiamente sobre el punche del tema precedente y asentando nuevos senderos de expresividad extrovertida para el álbum. Algunos resabios de los estándares de NATIONAL HEALTH y de HAPPY DE MAN siguen haciéndose notar en los interludios sobrios, pero sin duda se trata esencialmente de una pieza en la que los músicos focalizan sus energías en sacar a relucir los coloridos más rotundos de sus respectivos instrumentos. El séptimo tema se titula ‘Kokoro Wa Kako E Mukau’, y consiste básicamente en un collage de 2 minutos donde un dramático solo de guitarra – casi Frippiano – se explaya en sus misteriosas escalas sobre capas de efectos sonoros armadas con distorsiones varias de instrumentos de teclado y percusión. Cuando llega el turno de ‘Song Of Hope’, la sorprendente tensión previa se desvanece en pos de un ejercicio de limpio lirismo: el destacado rol de la vocalista Miwako Handa redunda eficazmente en el talante abiertamente evocativo de esta canción, cuya inicial dimensionalidad sinfónico-pastoral permite a KENSO hermanarse momentáneamente con otras personalidades venerables del prog japonés como PAEGANT y NOVELLA. Luego, cuando ya el ensamble entra a tallar en pleno, el asunto se pone en plan de jazz-rock melódico envuelto dentro de una dinámica progresiva: el asunto se pone ahora en consonancia con bandas como INTERPOSE y MR. SIRIUS. Como bonus track (pues la información impresa en la contraportada del disco solamente contiene listados 8 temas) tenemos un noveno tema que no es sino la versión instrumental de Song Of Hope’, la misma que se caracteriza no solamente por carecer de canto sino que también se desprende de ciertos ornamentos instrumentales que hemos detectado en la octava pista del disco.

Bueno, todo esto fue “Uchinaru Koe Ni Kaiki Seyo”, un disco realmente maravilloso, un agradable muestrario de música jazz-progresiva de gran nivel y rebosante de creatividad que vuelve a poner a los veteranos KENSO en la cresta de la ola de la música progresiva japonesa del momento.

[Gracias a Jackie Suárez por haberme mostrado este gran disco – a ella va dedicada la presente reseña]


Nota: 9/10



firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com