Crítica del disco de La Coscienza di Zeno - 'Una Vita Migliore' (2018)

Una vida progresivamente mejor

La Coscienza di Zeno - 'Una Vita Migliore'
(11 noviembre 2018, AMS Records)

La Coscienza di Zeno - Una Vita Migliore

Hoy se da la ocasión de presentar el más reciente trabajo fonográfico de la banda italiana LA COSCIENZA DI ZENO, su cuarto registro de estudio, el cual se titula “Una Vita Migliore”. Este ítem fue publicado en el 10 de noviembre del pasado año 2018 por el sello AMS Records, tanto en CD como en disco de vinilo. Para estos tiempos de ahora, el personal de este grupo genovés que ya puede presumir de ser una voz veterana del prog italiano actual está conformado por Alessio Calandriello [voz], Gabriele Guidi Colombi [bajo], Andrea Orlando [batería y percusión], Stefano Agnini [teclados], Gianluca Origone [guitarras] y Luca Scherani [teclados]. En varios momentos del disco, el sexteto cuenta con el apoyo de un ensamble orquestal compuesto por el trompetista Marco Callegari, las violinistas Sylvia Trabucco y Alice Nappi, las flautistas Joanne Roan y Daniela Piras, los saxofonistas Edmondo Romano y Davide Corso, la cellista Melissa Del Lucchese y el oboísta Gateano Galli. También aparecen en ciertos momentos la cantante Martina Saladino y el percusionista-corista Fausto Sidri. Tras el gran impacto que causó “La Notte Anche Giorno” (2015) llegó este nuevo disco “Una Vita Migliore”, el mismo que imprimía una lozanía solvente y rotunda en la esencia sinfónica de LA COSCIENZA DI ZENO, enriqueciendo con una nueva plenitud su ya muy bien delineada línea de trabajo.

Durando casi 6 ¾ minutos, el instrumental ‘Lobe Istu Calabu’ da inicio al disco comenzando con un hermoso prólogo de guitarra clásica y piano más ornamentos orquestales que pronto abren paso al cuerpo central con bellos y envolventes motivos que se van sucediendo en un despliegue de magia prog-sinfónica absoluta. Tenemos, entre otras cosas, un pasaje impresionista guiado por el piano donde la flauta asume un rol protagónico, así como otro pasaje contundente que nos remite a un híbrido entre los paradigmas de EMERSON, LAKE & PALMER y de BANCO DEL MUTUO SOCCORSO. Las últimas tramas melódicas están más orientadas hacia lo Genesiano con un enfoque típico del modelo retro-progresivo italiano: la actitud tajante expuesta en las últimas instancias es muy efectiva. Luego sigue ‘Il Posto Delle Fragole’, una canción casi dos minutos más larga cuya función consiste en remodelar los acentos épicos y las motivaciones caleidoscópicas que ya se habían impuesto con grácil autoridad en la pieza de apertura para darle un aire más ceremonioso. Eso sí, el vigor expresivo sigue vigente y patente. El canto de Calandriello y los solos de guitarra y de sintetizador que surgen a lo largo del camino inoculan un elegante dramatismo al asunto, el cual va de lo exultante a lo sobrio con total naturalidad. ¡Qué grandiosos nos suenan estos dos primeros ítems del repertorio! Los siguientes 11 ¼ minutos del disco están ocupados por la dupla de ‘Danza Ferma’ y ‘Mordo La Lingua’. ‘Danza Ferma’ aprovecha muy bien los aires palaciegos de inspiración renacentista que marcan a su motif central para elaborar en base a ellos una balada sinfónica bastante cálida para su primera parte; en la segunda parte, las cosas se agilizan notoriamente en una explosión de desenfadada y exquisita jovialidad. Los violines ocupan un rol protagonista en el bloque instrumental. Por su lado, ‘Mordo La Lingua’ comienza como una balada al modo de un híbrido entre IL CASTELLO DI ATLANTE y LE ORME, incluyéndose un interludio intenso donde se impone un vigor colorido al estilo Yessiano. El rol primordial de los sintetizadores a la hora de realzar el desarrollo melódico aporta un poderoso aire sublime al espíritu general de la canción.

‘L’Aspettativa Del Bimbo Scuro’, al igual que las dos canciones que le precedieron, alterna estándares manieristas propios de la tradición prog-sinfónica italiana con aires palaciegos y pastorales en el diseño de su multivalente núcleo melódico. En esta canción, el grupo aprovecha su espacio de casi 9 minutos para volver a explayarse con convincente grandilocuencia en su visión musical. Si bien esta canción comienza con un talante serio y una espiritualidad ceremoniosa, a mitad de camino surge un interludio grácil y majestuoso cuya brevedad no le impide dejar una huella de fulgor para lo que ha de seguir, pues hasta el final lo serio habrá de ser definitivamente reemplazado por lo extrovertido. La conjunción entre las polifonías gestionadas por los dos teclistas y las florituras gestadas por los vientos es simplemente maravillosa. Todo un cénit del álbum, no nos cabe duda... y de inmediato tenemos ante nosotros a la canción homónima del disco, que es también la más extensa del mismo con su espacio de 12 ½ minutos, y cómo no, está diseñada para instalar el último punto culminante del repertorio. La pieza es vigorosa desde sus instantes iniciales y siempre se muestra capaz de recorrer, atravesar e inspeccionar varios recovecos melódicos a través de sus múltiples ilaciones temáticas; en medio de todo ello, el empleo de inusuales patrones rítmicos está a la orden del día, lo cual amplifica eficazmente la esencia majestuosa de esta pieza con precisas ambiciones épicas. Poco antes de atravesar la frontera del séptimo minuto, el piano elabora un hermoso interludio que tal vez se siente demasiado breve en medio de la multicolor ingeniería melódica en curso, pero sirve muy bien como un relajante momento de respiro antes de que el grupo vuelva en bloque para ofrecernos algunos de los pasajes más electrizantes del disco. Definitivamente, aquí muestra el grupo sus aires de familia compartidos con otros grupos compatriotas como NOT A GOOD SIGN, SYNDONE y LE PORTE NON APERTE. La grandeza palaciega del pasaje final resulta bastante coherente respecto al generoso despliegue de empuje prog-sinfónico que se ha venido desarrollando a través del epítome musical de ‘Una Vita Migliore’.

El epílogo del repertorio llega con su pieza más breve, un instrumental titulado ‘Vico Del Giglio’ que dura poco menos de 3 minutos. La sección inicial de piano y ensamble de vientos establece los fundamentos para el fastuoso armazón melódico donde lo sinfónico y lo palaciego se conjugan de una manera pomposa. Los aires vivarachos del solo de sintetizador aportan un interesante contraste a la esencia solemne del cuerpo melódico. Todo esto es lo que se nos ha brindado en “Una Vita Migliore”, un disco que resulta muy significativo para el cosmos estético de LA COSCIENZA DI ZENO en tanto que plantea una ampliación muy bien perfilada del esquema de trabajo que la banda ha desarrollado desde su origen. Parece mentira cuán rápido ha pasado el transcurso de 8 años desde el homónimo disco de debut que puso a este grupo en el mapa progresivo mundial... y bueno, “Una Vita Migliore” surgió para ponernos al tanto de cómo la gente de LA CONSCIENZA DI ZENO apuesta por algo mejor con cada nuevo paso.

- Muestras de 'Una Vita Migliore':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

autopoietican.blogspot.com