Leprous - 'Coal' (2013)

Leprous - 'Coal' (20 mayo 2013)
Sello: InsideOut/Century Media; País: Noruega; Calificación:

Leprous - Coal

01. Foe (05:17)
02. Chronic (07:19)
03. Coal (06:50)
04. The Cloak (04:09)
05. The Valley (08:59)
06. Salt (04:30)
07. Echo (09:41)
08. Contaminate Me (09:04)

 
Duración total: 55'50''

Músicos:
- Einar Solberg: Voz, teclados y sintetizador
- Tor Oddmund Suhrke: Guitarra, voz
- Øystein Landsverk: Guitarra
- Rein Blomquist: Bajo
- Tobias Ørnes Andersen: Batería

· Género: Rock/Metal progresivo, avantgarde.
· Grabado en 2013 en los Fascination Street Studios, Örebro, Suecia
· Producido por Heidi Solberg, Ihsahn & Leprous
· Mezclado por Jens Bogren y masterizado por Tony Lindgren.


LeprousPongámonos en antecedentes, aunque seguramente no haga mucha falta. Los noruegos debutaban en el año 2009, tras un par de demos bastante trabajadas, con un interesantísimo y rompedor 'Tall Poppy Syndrome' (Sensory Records). Desde ese momento la comunidad metalera progresiva puso sus ojos en ellos, y fruto de sus intensos directos así como la originalidad mostrada en su debut, acaban firmando por una major de la talla de Inside Out y con el respaldo de Century Media. Con ese aval lanzan en 2011 'Bilateral', confirmación total de lo que esta banda prometía y poniéndolos en lo más alto del panorama internacional, llegando a encabezar su propia gira y coleccionando halagos en cada tierra que pisaban.

Con ello, las expectativas puestas en 'Coal' eran altísimas. Y en cierto modo, no defraudan. Y digo en cierto modo porque, aunque el disco es de una calidad innegable y probablemente se sitúe entre lo mejorcito del año, por el camino han perdido (o aparcado) un poquito de lo que hasta ahora era su mayor seña de identidad: la originalidad. El estilo de Leprous es inclasificable dentro de lo clasificable, con esa mezcla de metal progresivo, death metal, avantgarde y free rock. Un cóctel perfecto que los hacía casi únicos (junto a bandas como Shining o el polifacético Devin Townsend) e impredecibles. Ahora, le han añadido un ingrediente más que choca de manera frontal con su originalidad: el mainstream. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que Leprous ya no suenan a Leprous al 100%, sino que en buena medida y cantidad surgen influencias (eso quiero creer) que han llevado a la fama a otros artistas.

Einar Solberg se ha encargado de proclamar a los cuatro vientos que 'Coal' es fruto casi de la improvisación en el estudio, libres de ataduras y obligaciones, dejando que el sentir del grupo fluyera en pos de conseguir su música más honesta. No lo dudo, ni lo critico. De hecho me encanta esa perspectiva. Pero por primera vez, esa espontaneidad parece que les ha hecho aferrarse más que nunca hasta ahora a esas influencias ocultas, no solo sacándolas a la luz (lo cual sería perfecto), sino más bien estructurando todo su sonido en ellas. Así, reconocer la presencia de Bellamy y compañía en este trabajo no es algo que pase desapercibido. Cierto que la esencia Leprous sigue intacta, con sus ritmos sincopados y guitarras arpegiadas, una base rítmica dinámica a la par que pesada y una instrumentación colorista y viva, ambiental, con los juegos melódicos de Einar sabiamente conjugados con los guturales Death y Black (a cargo de su omnipresente amigo Ihsahn). Pero la sombra de Muse se antoja demasiado alargada en este 'Coal'. Einar lleva sus teclados e incluso su tonalidad vocal más allá de la simple influencia. Esto es un homenaje en toda regla (insisto, eso quiero creer). También es digno de resaltar, quizá lo más sorpresivo del disco, la mayor presencia de melodías cercanas al pop en el tratamiento vocal de Einar, que en sus partes limpias (la mayoría) abusa en exceso del falsete, cual alter ego de Chris Martin.

leprousDicho esto, abordemos el disco como se merece, tema a tema, porque repito que para nada es un mal trabajo. En realidad, cuantas más escuchas le dedicas, más puntos a favor se le sacan, pues no es un trabajo fácil de digerir (¿qué obra de Leprous lo es?). 'Foe' se arranca con un ritmo entrecortado de guitarra y batería junto a la voz lánguida de Einar, como queriendo despegar bruscamente, sin terminar nunca de hacerlo. Por momentos se torna un tema angustioso y opresivo, hasta su recta final en la que desaparece toda la instrumentación a excepción de teclado y sintetizadores, lo que transforma la canción en una suave balsa etérea. Un inicio desconcertante, en verdad, que enlaza directamente con 'Chronic', apoyándose en una línea vocal excesivamente melódica, rota de forma brusca con pinceladas death, para conjurar un corte más predecible e identificable con Leprous. Con todo, la sensación es fantástica, fruto de una parte central brillante donde death metal y vanguardia se dan la mano hasta alcanzar un clímax onírico 100% marca de la casa. Primer gran momento de 'Coal'.

Precisamente 'Coal', tema que da título al álbum, hace gala de falsetes imposibles y agónicos, toda vez que guitarras, bajo y batería te vuelan la cabeza con un ritmo frenético. Instrumentalmente es un tema sin desperdicio alguno, metálico y vanguardista, con crecientes cambios de tiempo y estructura, y las guitarras dibujando fraseos y riffs incesantemente, hasta llegar a un final a capela de Einar muy de coro eclesiástico. 'The Cloak' se llena los pulmones de espíritu Muse para exhalarlo sin pudor, en un tema coral, repleto de teclados y ambientaciones, guitarras pesadas y una tesitura vocal tan alta que me intriga ver como es capaz de afrontarla Einar en directo. 'The Valley' supone otro de los momentos álgidos del disco, o eso parecen pretender los noruegos, con un inicio bastante melódico roto bruscamente por una guitarra fiera, sobre un gran trabajo de platos, y un clon de Bellamy apoderándose del micrófono. Es un tema diferente, si. Pero sobre todo es un tema extraño, donde cuesta reconocer a unos Leprous que acaban ligeramente perdidos entre el vaivén de subidas y bajadas de ritmo, mezclas de pasajes épicos y melancólicos a la par que oscuros y bucólicos. Lo que si destaca, y para bien, es la labor de un grandioso Tobias en los parches, motor auténtico de un corte en el que al menos se agradece la experimentación y el propósito de evolución.

LeprousCon 'Salt' no es que mejore mucho la cosa, pues se trata de un tema que acaba en terreno de nadie, que me recuerda un poco a la ambientación de los últimos Anathema, aunque convenientemente tamizados por el filtro de los noruegos, y nuevamente con Einar demostrando que su rango vocal no conoce límites, haciendo gala de un lirismo hasta ahora inédito. A partir de aquí, la esencia Leprous se adueña por fin de lo que resta de disco, en lo que supone un cierre fantástico con los temas 'Echo' y 'Contaminate Me'. La primera de ellas, cuenta con la épica característica de Leprous, sus crescendos metalizados y atmosféricos, repleta de capas de teclado y sintetizador, y esos coros que tanto les caracterizan. Quizá se pasa un poco de metraje, cercana a los 10 minutos, pero en definitiva es un gran tema que se ve eclipsado por un cierre como 'Contaminate Me', sin duda la más grande de las joyas que aparecen en la portada del disco. Pesada, oscura, frenética, original... todo adjetivo se queda corto. Contando con la voz de su hermano profesional, Ihsahn (quien también les ayuda en la producción de 'Coal'), el death progresivo y desenfadado estructura toda la pieza, donde los polirritmos se entrecruzan unos con otros y cada sección es una aventura sensorial. Con mucho, lo más desgarrador que les hemos escuchado nunca, sobre todo en ese final histriónico y agónico, de pesada base rítmica, que no puede dejar indiferente a nadie. Unos lo amarán, otros lo odiarán. Para mi gusto, no se me hubiera ocurrido un final mejor.

Con todo esto, Leprous demuestran que han madurado aun más compositiva e instrumentalmente hablando. Se han despojado de los pocos complejos que pudieran tener y han parido un trabajo original, a la par que lo suficientemente comercial. Puede que 'Bilateral' sonase más compacto y homogéneo, pero 'Coal' es una más que decente continuación, quizá con un ingrediente comercial que les reste un poco de credibilidad, de hecho así lo considero, pero veremos en el futuro por qué opción se decantan. Por el momento, disfrutad de una de las bandas más atrevidas, versátiles e innovadoras que se puedan encontrar en el progresivo actual.


Calificación: 8/10

- Videoclip de 'The Cloak':

- Audio del tema 'Chronic':