Mangala Vallis - 'Microsolco' (2012)

Los nuevos surcos progresivos de Mangala Vallis

Mangala Vallis - 'Microsolco'
(20 septiembre 2012, Maracash Records)

Hoy toca hablar sobre la banda italiana MANGALA VALLIS, la misma que vuelve al ruedo fonográfico varios años después de su lanzamiento anterior “Lycanthrope” (siete años, para ser más exactos). Esta vez nos trae “Microsolco”, contando con dos nuevos miembros en su alineación que se suman al trío nuclear del teclista Cristiano Roversi, el guitarrista Mirco Consolini y el baterista-percusionista Gigi Cavalli Cocchi: nos referimos al bajista-vocalista Roberto Tiranti y al guitarrista Nicola Milazzo, quien está a cargo de intensificar los aportes hechos por Consolini. El balance general previo de “Microsolco” es que la nueva alineación de la banda cumple con darle un giro distinto a su mezcla de sinfonismo moderno y clásico, un aura más robusta sin por ello perder la transparencia melódica que el grupo siempre ha ostentado de forma convincente y consistente.

‘Easy Empire’ da inicio al disco con una actitud vibrante y animada, con una sonoridad que nos remite tanto a los estándares del sinfónico contemporáneo (a lo KARMACANIC) como al estándar neo-progresivo del nuevo milenio. Los solos de sintetizador que emergen en lugares estratégicos sirven para realzar la energía en curso, además de proveerle de una cierta cadencia cósmica. A través de la secuencia que va del lirismo más relajado de ‘Gods Of The XXI Century’ a la candorosa solemnidad de ‘Plastic Paradise’, la gente de MANGALA VALLIS desarrolla fuertes nexos con las líneas de trabajo de SPOCK’S BEARD y SYLVAN. Acto seguido, ‘Welcome To The New World’ le da un giro más sofisticado y fastuoso a esta tendencia, logrando así aportar convenientes dosis extra de vigor y colorido al asunto: las semejanzas con sus compatriotas de THE FORMER LIFE y el último ERIS PLUVIA pueden ser fáciles de apreciar. Una mención especial merece la sección final, la cual estructura un fluido matrimonio entre el modelo Floydiano de la etapa “Dark Side” con el prototipo del ARENA post-“The Visitor”. La pieza homónima, que dura 5 minutos, establece un rotundo colorido melódico bajo una robusta ingeniería sónica que nos remite a PRESTO BALLET y, una vez más, a SPOCK’S BEARD. Su dinamismo es bastante magnético, y tiene suficiente gancho como para beneficiarse potencialmente de un arreglo más expansivo, pero su engarce con ’21-12-12’ deja las cosas como están para virar hacia una modalidad de sinfonismo moderno con moderados matices célticos: imaginando un encuentro entre los esquemas sonoros de KARMACANIC y MOSTLY AUTUMN nos podremos hacer una buena idea intuitiva sobre lo que nos espera con este bonito tema. ‘Terranova’ cierra el disco en clave de balada sinfónica: se nota en esta canción la presencia de aires Camelianos, así como algún matiz Genesiano a través del filtro de THE WATCH, durante el interludio que precede al pasaje final.

Un disco bastante breve es “Microsolco”, no llega a los 40 minutos de duración, pero es bastante agradable y destila cristalina musicalidad por doquier a través de su repertorio: cabe señalar claramente que esta obra no iguala la magia vertida en los dos discos precedentes, pero es algo bueno advertir cómo MANGALA VALLIS logra afianzar las nuevas vías progresivo-sinfónicas modernas que se ha trazado para esta nueva fase de su trayectoria. Ante todo, cabe valorar a “Microsolco” como testimonio de una revitalización que promete generar más cosas interesantes en el futuro próximo.

Nota: 7,5/10

- Muestras de 'Microsolco':

Easy Empire:

21-12-12:

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Noviembre 2012