October Equus - 'Permafrost' (2013)

La permanente incandescencia del rock-in-opposition español

October Equus - 'Permafrost'
(20 mayo 2013, Autoproducido)

October Equus - PermafrostHoy echamos un vistazo a la escena española porque OCTOBER EQUUS vuelve a la carga en su misión de mantener viva la oscura hoguera de la musicalidad vanguardista del rock-in-opposition: de hecho, ha sido quizá el máximo bastión hispano en esta esfera particular del cosmos progresivo, y es un hecho que lo sigue siendo a juzgar por lo que nos brinda en su nuevo álbum “Permafrost”. Se trata del cuarto disco perpetrado por OCTOBER EQUUS, el mismo que regresa a su formato básico de cuarteto con el guitarrista Ángel Ontalva, el teclista Víctor Rodríguez (ambos, los compositores centrales del grupo), la bajista Amanda Pazos Cosse y el baterista-percusionista Vasco Trilla. De este modo, el grupo se dispone frontalmente a retomar de lleno la aureola de la agresividad rockera que había marcado el esquema sonoro de sus inicios. El nuevo repertorio fue compuesto, grabado y mezclado entre enero y abril del 2013, con una labor inicial de mezclado de la mano de Amanda Pazos. Con una campaña de crowdfunding de por medio, el proceso final de masterización estuvo a cargo, ni más ni menos, que de Udi Koomran en el Ginger’s Studio de Tel Aviv (Israel): Koomran lleva años como ocasional colaborador y habitual difusor de músicas avant-progresivas de diverso origen (5UU’S, PRESENT, AHVAK, YUGEN, BBI. SHUB-NIGGURATH y un indefinidamente largo etcétera).

‘Erosive Forces Of Wind And Water’ da inicio al álbum con un dinamismo grácil que se mantiene con impoluta consistencia a lo largo de sus 5 minutos y pico de duración: la base compositiva muy sencilla se sustenta en muy buena medida sobre el solvente swing que la dupla rítmica brinda para el desarrollo temático. Luego sigue ‘Lead Poisoning’, el cual ostenta una dimensionalidad épica grisácea a la par que realza el factor jazzero en varios pasajes de la ilación temática en curso. El dramatismo contundente y drástico que llena la coda es un prodigio de cómo combinar lo etéreo con lo tanático de una manera pletórica: se trata de uno de los picos decisivos del álbum. ‘Boots, Nails, Watches...’, el tercer tema, prosigue por esta celebración del cerebralismo oscurantista que forma una parte tan esencial del ideario musical de OCTOBER EQUUS, mas esta vez lo hace en base a tensiones atmosféricas (propias del legado de UNIVERS ZERO) desde la que se instalan los pasajes sucesivos. Hay un momento interesante en el que los retazos jazzeros de la guitarra interactúan solemnemente con la filuda rudeza del bajo, un momento en el que la languidez tétrica de la pieza se torna genuinamente fastuosa. ‘Thermokarst’ se remonta hacia el swing más exultante del disco hasta el momento: la banda pone toda su vitalidad en acción mientras articula una ingeniería refinada para el desarrollo temático en curso: es prácticamente como un cruce entre el HENRY COW de “In Praise Of Learning” y la faceta más guerrera de NATIONAL HEALTH durante la época del “Of Queues And Cures”.

Durando poco menos de 4 minutos, ‘Trapped In The Sea Ice’ ofrece una especie de homenaje a las tradiciones de HENRY COW y PRESENT con un vocabulario sónico actualizado que ya reconocemos como propio de OCTOBER EQUUS: la estilizada aridez con la que los cuatro instrumentistas interactúan está tremendamente bien manejada bajo la lógica de tensión contenida. Mención aparte merece Trilla, quien llena espacios a placer dentro del esquema rítmico. Acto seguido, ‘...Books, Saws, Silk Handkerchiefs...’ aprovecha el pánico para instaurar una dinámica etérea y sutilmente inquietante, centrada en atmósferas cinematográficas más que en la musicalidad “usualmente entendida”; de este modo, se prepara el terreno para que ‘Graves Of The Crewmen Buried On Beechey Island’ se explaye en 6 minuto y pico de introvertida majestuosidad, un espléndido momento de ceremoniosa espiritualidad donde la banda exorciza sus fantasmas de Canterbury del jazz-fusion con impecable pulso y cautivadora sensibilidad. Desde las trincheras de la faceta vulnerable de OCTOBER EQUUS, esta pieza conforma un nuevo cénit del álbum. El repertorio del disco se completa con ‘...Two Double-Barreled Guns And 40 lbs Of Chocolate’, tema que está a cargo de recapitular y condensar las atmósferas expresionistas que antes hallamos en ‘Erosive Forces Of Wind And Water’ y ‘Thermokarst’. Aquí hallamos a la banda dándole vueltas al corazón de su fuerza expresiva esencial, así como uno de los solos más excelsos de Ontalva, un solo que resulta crucial a la hora de convertir a este tema en un broche de oro rotundo y efectivo.

Nuestro balance final sobre “Permafrost” no puede ser uno que no resulte positivo, pues OCTOBER EQUUS nos ha mostrado en este nuevo repertorio que ha sabido sembrar una nueva cosecha musical a partir de lo aprendido en su evolución desde “Charybdis” hasta “Saturnal” mientras volvía al esquema sonoro de cuarteto con el cual había iniciado su andadura. OCTOBER EQUUS se confirma como una presencia decisiva parea la vanguardia progresiva actual (tanto a nivel español como mundial), y eso hace de “Permafrost” un disco imprescindible en cualquier colección de art-rock que presuma de ser buena.

Nota: 9/10

- Muestras de 'Permafrost':

Graves Of The Crewmen Buried On Beechey Island:

firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com