Ovrfwrd - 'Beyond the Visible Light' (2014)

La luz de la música progresiva actual

Ovrfwrd - 'Beyond the Visible Light' (2014)
(1 enero 2014, Rock Slacks Music)

Ovrfwrd - Beyond the Visible LightOVRFWRD es el peculiar nombre de un cuarteto progresivo estadounidense de reciente formación y que deleita nuestros oídos melómanos con su trabajo debut “Beyond The Visible Light”. Si alguien se hace problemas con este nombre exento de vocales, pues pronúnciese ‘over forward’. Formado a fines de 2012, OVRFWRD surgió de la congregación de cuatro músicos- el guitarrista Mark Ilaug, el teclista Chris Malmgren, el baterista-percusionista Rikki Davenport y el bajista Kyle Lund – preocupados por hacer música instrumentalmente inteligente y compleja a partir de su amor compartido por el ideal del rock progresivo: el hecho de que se trate de un cuarteto netamente instrumental se deriva de la ausencia de un vocalista con el cual habían pactado grabar unas maquetas, pero según parece, este circunstancia signada por el destino se tradujo en una ingeniería musical precisa y sistemática: a fin de cuentas, “Beyond The Visible Light” es un trabajo que se hizo relativamente fácil de pulir y completar hasta llegar a la expresión acabada que tiene desde enero de 2014, que es cuando el sello Rock Slacks Music lo publicó. Los OVRFWRD citan a un millar de grupos a la hora de reconocer sus influencias: RUSH, YES, PINK FLOYD, OPETH, IRON MAIDEN, MAHAVISHNU ORCHESTRA, KING CRIMSON, etc. – vamos a ver cómo se traduce este manifiesto tan ecléctico en la música contenida en este disco en cuestión.

Durando 8 minutos, ‘Can We Keep The Elephant?’ abre el disco con inconfundibles gestos de fastuosidad y fuerza de carácter a través de los desarrollos temáticos que tienen lugar. Pagando cuotas por las deudas estilísticas que exhiben respecto a las escuelas clásica (YES, KANSAS, PINK FLOYD) y revivalista noventera (SPOCK’S BEARD, GLASS HAMMER) del ideal progresivo, el cuarteto se siente seguro al enfrascarse en sus modelos melódicos y solos que salen a colación. La inserción de un lento motivo cósmico en el intermedio está muy bien hecha, preservando la fluidez del acontecimiento musical mientras añade una sorpresiva variante frente al cuerpo central de la composición. ‘Stones Of Temperance’ sigue a continuación para imponer, en su primera sección, un aura de solemnidad sobre la base que articula el piano, siendo así que los fraseos de la guitarra logran en algún momento ponerse también al frente para ayudar a la idea general de la pieza a mostrar una actitud dramática. En la segunda sección es la guitarra acústica quien asume el rol de núcleo vital para la instrumentación global, siendo así que el sintetizador se encarga de elaborar una orquestación etérea, haciéndose notar sin convertirse en un recurso abrumador: puede sonar a un lento de DREAM THEATER traducido a los parámetros de YES en su legendaria evolución musical que tuvo lugar entre los años 1971 y 1973. Más adelante, el piano vuelve a ocupar un rol importante con el propósito de armar un retorno a la primera sección sobre el cual el ensamble pueda construir un momento épico antes del pasaje final, el cual es suave en su expresividad y convincente en su talante lírico. Con sus 11 ¼ minutos de duración, ‘Raviji’ se erige como la pieza más larga del álbum. Su núcleo temático inicial, centrado en sabores orientales, es estructuralmente sencillo, lo cual da pie a la banda a explorar concienzuda y meticulosamente las maneras de sacarle el jugo a través de una sólida exhibición de jazz-rock; más adelante nos topamos con un vibrante interludio donde el toque progresivo viene filtrado a través del estándar de la psicodelia pesada. Es una pena que este pasaje tan llamativo no sea más extenso, pero lo que sigue después es una hermosa sección ceremoniosa anticipada por un preludio acústico, y es así donde nos complacemos al disfrutar de un momento mágicamente lírico; la puerta está abierta para volver al pasaje inicial y redondear la faena con nuevos desarrollos melódicos. Si imaginamos una versión cuasi-stoner de MAHAVISHNU ORCHESTRA con ciertos toques añadidos de DJAM KARET (de los álbumes “The Devouring” y “A Night For Baku”), entonces nos haremos una buena idea de la onda de esta pieza.

‘The Man With No Shoes’ es otro tema marcado por una ambiciosa expansión: dura 10 ¾ minutos. Los núcleos temáticos de esta pieza nos remiten a aires de familia con ‘Stones Of Temperance’, o sea, una alternancia sólida de pasajes líricos y otros robustos bajo un manto de magnificencia majestuosa. El interludio parsimonioso brinda una oportunidad estelar para que la guitarra de Ilaug explora matices jazzeros sistemáticamente alimentados de envolvente sobriedad; su extensión le permite operar como idónea preparación para el arrebato hard-rockero liderado por el órgano Hammond (muy a lo DEEP PURPLE) y la coda que habrán de armar la conclusión de la pieza. Tras este viaje monumental, viene la última travesía sonora de la banda con ‘Darkest Star’, un tema que se explaya en ambientes melancólicos y contemplativos para darle una armazón etérea al muy sencillo desarrollo temático – podemos trazar paralelos con los momentos épicos del CAMEL 78-80 así como con el PINK FLOYD de la etapa 73-75 para hacernos una idea de la onda general de esta pieza. Definitivamente, el solo de guitarra que emerge durante el momento climático de ‘Darkest Star’ porta un talante muy Gilmouriano aunque con una robustez afilada que identifica a JOHN PETRUCCI. De hecho, el elemento agresivo es explotado de manera moderada para subir los decibeles y el nivel de sofisticación musical para el cierre, lo cual brinda un giro muy interesante a los pasajes finales del disco.

“Beyond The Visible Light” es realmente una estupenda carta de presentación para OVRFWRD: prog predominantemente sinfónico que ostenta un eclecticismo vital y relevante para la inserción y amalgamiento de matices y recursos sonoros varios. Este grupo nos da muy buena espina, por lo que recomendamos ampliamente que se lo descubra cuanto antes.


Nota: -/10


- Muestras de 'Beyond the Visible Light':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com