Sonnöv - 'Hay una luz' (2012)

Sonnöv arroja una nueva luz sobre el post-rock español

Sonnov - Hay una luzHoy es el turno de prestar nuestra atención a SONNÖV, grupo asentado en Madrid y formado a mediados de la década pasada. SONNÖV es el resultado de la comunión de varios músicos procedentes de bandas consignadas en diversos géneros, y en su agrupación decidieron utilizar las pautas del rock experimental para “buscar nuevas vías de composición y expresión músico-narrativa”, tal como indica su blog de Myspace. La alineación de este grupo instrumental es: Rubén Farrona (guitarras), Javier García (geometría y color), Enrique Mingo (bajo), Álvaro Otero (batería y percusión) y Roberto Tena (guitarras). Los lenguajes del post-rock y del post-metal son las coordenadas esenciales de estas exploraciones con las que el grupo organiza y arregla sus creaciones musicales: el grupo plantea un concepto que va más allá del ruido musical, incorporando amplios recursos audiovisuales y multimedia en sus conciertos. El grupo menciona a ISIS, NEUROSIS, TOOL, GYBE! y MONO como algunas de sus influencias musicales en su perfil de Facebook, y con estos datos podemos hacernos una buena imagen abstracta del tipo de sonoridad donde se enraíza el perfil musical de SONNÖV. Su primer registro fonográfico fue “Cerogrados”, de 2007, y ahora en 2012, el sello Noma Records edita su segundo ítem “Hay Una Luz”, un disco que desde ya podemos describir como uno de los más excitantes de la vanguardia rockera española del presente año. Varios temas incluyen muestras sonoras de películas, como por ejemplo, el canto de los tres presidiarios de la película de Jarmusch “Down By Law” en ‘Estratocúmulos’. Repasemos ahora el repertorio de “Hay Una Luz”.

Durando casi 10 minutos, ‘Horizonte De Sucesos’ abre el disco con una fuerza de carácter lo suficientemente atrapante como para manejar con buen pulso la ardiente polenta de las sonoridades instrumentales dentro de un bloque finamente estructurado. Así, los tránsitos entre los momentos expansivos y constreñidos se sienten naturales y pulcramente fluidos, y sobre todo, se prepara el terreno para el ulterior arribo de secciones marcadas por dinamismos y esquemas rítmicos más sofisticados que operan ya como interludios ingeniosamente sorpresivos, ya como bases para un poderoso clímax conclusivo. Tras esta exhibición de intensa nebulosidad épica, llega el momento de ‘Estratocúmulos’, pieza que prefiere dar prioridad a ambientes más contenidos, aunque para nada renuncia el grupo a mostrar su lúcido filo rockero, especialmente en lo que se refiere a los robustos retazos dibujados por las guitarras duales. ‘NM’ es un breve ejercicio de minimalismo abstracto, un poco a lo GYBE!, un oportuno puente entre la estilizada densidad del tema inmediatamente anterior y la extrovertida agilidad de ‘Será Difícil’. Este tema comienza con un espíritu muy grácil, un manejo colorido de las capas de guitarra y la dinámica de la dupla rítmica, para luego virar a una segunda sección más relajada y reflexiva, aunque sin perder la agilidad antes mencionada, pero sí dándole un cariz más grisáceo. Esta pieza suena a una cruza entre EXPLOSIONS IN THE SKY y MONO, con algunos toques de Isis. Mientras ‘Será Difícil’ emite sus últimas irrupciones sónicas en una suerte de epílogo entrecortado, emerge en un fade-in la magia grisácea de ‘Los Últimos Días De Pompeya’, pieza que se hace debido eco de los estándares establecidos por el tema precedente: refrescantes aureolas de nebulosa tensión e inquietud espiritual que se explayan con igual solvencia en pasajes explícitamente robustos como en otros dominados por una languidez medianamente Sonnovfuriosa. El grupo está coqueteando ahora con la angustia muscular propio del post-metal… y con la intervención vocal del invitado Jorge García, el asunto se adentra en áreas del sludge (al modo de THE PAX CECILIA y el primer MAUDLIN OF THE WELL).

En el siguiente ítem, con ‘PA’, pasamos a un registro diferente: su armazón de dobles guitarras acústicas brinda una brisa de calma después de la ominosa tormenta sónica que estremeció el tiempo y el espacio durante los 9 minutos anteriores, aunque con un aura de brumoso misterio que no aquieta del todo los fantasmas la inquietud. De este modo, se prepara un momento de reposo antes de que surja ‘L-Dopa’, pieza que se caracteriza por volver a explorar los aspectos más gráciles del sonido de SONNÖV en clave de 5/4. El dinamismo que resulta de la actual interacción entre los músicos queda encapsulado en una arquitectura sobria donde prevalecen ambientaciones luminosas, un poco juguetonas tal vez. El momento de ‘Caminamos Hacia Amaurota’ es uno de renovadas excursiones en los aspectos más fluidos de la banda, al modo de un retorno sintético a los senderos antes trazados por ‘Horizonte De Sucesos’ y la segunda mitad de ‘Será Difícil’. En fin, la pieza homónima cierra el álbum con una plácida calma propia de la melancolía que contempla las huellas y rezagos de lo vivido: el ruido del goteo de un caño mal cerrado ayuda a completar el aura de soledad solipsista que se proyecta desde las aleves armonizaciones de las escalas de guitarra.

En conclusión, solo nos queda repetir que “Hay Una Luz” es uno de los discos más excitantes de la vanguardia rockera española del presente año: bien vale la pena descubrir a SONNÖV de una vez por todas, apreciar su manera de combinar electrizante energía con inquietantes texturas, y esperar que siga creando estupendas obras de rock experimental a través del futuro próximo. ¡Recomendado!

Nota: 8,5/10 Nota: 8,5

- Muestras de 'Hay una luz':

Horizonte De Sucesos:

L-Dopa

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Junio 2012