Crítica del disco de Vespero - 'Fitful Slumber until 5 A.M.' (2015)

El space-rock como banda sonora de los ensueños de nuestra razón

Crítica de Vespero - 'Fitful Slumber until 5 A.M.'
(1 marzo 2015, R.A.I.G. Records)

Vespero - Fitful Slumber until 5 am

Extenso e intenso es el viaje musical que nos brindan los rusos de VESPERO con su nuevo trabajo de estudio “Fitful Slumber At 5 A.M.”, el cual ha sido publicado por el sello R.A.I.G. Records a inicios de marzo último. El ensamble está actualmente conformado por el cuarteto de Ivan Fedotov [batería, percusión y tambor electrónico Wavedrum], Arkady Fedotov [bajo, sintetizadores y guitarra e-bow], Alexander Kuzovlev [guitarras, mandolina y efectos] y Alexey Klabukov [teclados, sintetizadores, guitarra y voz], haciéndose acompañar de varios invitados eficientes a la hora de plasmar el concepto del disco (el ya fallecido cellista Vladimir Belov, el flautista Alexey Esin, quien también toca la zhaleyka, el saxofonista Pavel Alekseev y el acordeonista Alexander Taranenko]. ¿Y cuál es el concepto del álbum? Pues… algo tan sencillo como la secuencia de imágenes y sensaciones que uno tiene mientras dormita ligeramente en horas de madrugada: los títulos de cada una de las siete piezas que conforman el repertorio de “Fitful Slumber At 5 A.M.” aluden a una visión específica e incluyen menciones al inicio y final de la visión específica. Se trata de una idea interesante, parece simplona pero en realidad es muy ingeniosa, casi como si usaran la música para retratar la imaginación humana “en tiempo real”: de hecho, el grupo ahonda un poco más en esta simbología del ensueño cuando dice en su página de Facebook que la música es como un sueño, y a la vez, existe gracias a una focalización especial de nuestro estado consciente (parafraseando a Yukio Mishima en El templo del pabellón de oro). En cuanto al contenido musical en sí, nos complacemos en apreciar cómo las mentes de VESPERO se concentran lo suficiente con cada nuevo periodo creativo para generar nuevas ideas dentro de su ya férreamente asentada personalidad space-progresiva: a fin de cuentas, se trata de un grupo con una amplia carrera fonográfica para sus 12 años de existencia. Vayamos ahora a “Fitful Slumber At 5 A.M.” en concreto.

Durando casi 12 minutos, ‘3:50:18 – 4:02:15 / Vision 1. Ogni Fuoco’ abre el disco con un vigor tan visceral como sofisticado, siendo así que el vitalismo meticulosamente estilizado de OZRIC TENTACLES y la fuerza electrizante del HAWKWIND de la época 1974-5 se funden en torno al colorido luminoso de unos HIDRIA SPACEFOLK. El talante modernista de esta sugerente travesía sónica se pone en evidencia a partir del modo tan natural con el que las líneas de la mandolina dialogan con las capas y efectos de los sintetizadores; las intervenciones de la flauta invitada también añaden interesantes cromatismos al bloque general. Los cambios de motivos y ritmos que tiene lugar a lo largo del camino enfatizan el esencial rol de los recursos étnicos dentro del desarrollo de los motivos. ‘4:02:16 – 4:10:30 / Vision 2. Outer Planting’ cumple con la función de llevarnos hacia climas más etéreos sin bajar la dosis de intensidad en el esquema rítmico, e incluso resolviendo ampliar la presencia del sintetizador en la dirección del desarrollo temático en curso. Lo que hace el grupo al cristalizar la delicadeza performativa es darle un giro refrescante a su permanente vigor expresivo. ‘4:10:31 – 4:17:36 / Vision 3. Kamzas Red Sands’ vuelve en buena medida al sendero de ‘Vision 1’, pero con un enfoque más robusto; de esta manera, el rol de los guitarreos hace que el factor space-rockero asuma una actitud más ácida, un poco a lo GONG pero con cercanías sutiles a la psicodelia contemporánea escandinava (CAUSA SUI, OBSTACLES). Algunos ornamentos de acordeón aportan un extraño aire de cálida dulzura. Cuando llega el momento de ‘4:17:37 – 4:29:59 / Vision 4. 1507’, los músicos están totalmente preparados para revitalizar al 100% la electricidad y la sofisticación del primer tema mientras se hace eco de la particular ambientación explosiva que marcó a ‘Vision 3’. Si ‘Vision 1’ fue la puerta que abría la experiencia del álbum, entonces ‘Vision 4’ es el primer clímax decisivo que empuja al oyente a dejarse llevar por una esplendorosa sensación de éxtasis mientras su gusto por las sorpresas artísticas en el lenguaje del rock queda satisfecho con creces.

Con la emergencia de ‘4:30:00 – 4:36:55 / Vision 5. Ezel’, la gente de VESPERO explora las facetas más relajantes de su rica visión musical. Con un esquema rítmico en 7/8 de tenor jazz-rockero y una sonoridad global abundantemente signada por la fusión moderna con raíces étnicas, las armonías de la guitarra y las flotantes líneas de la mandolina se centran en animar los bloques sonoros con un aura de ensueño amable. Eso sí, cuando llega el momento de aportar un dinamismo rockero al asunto, el grupo no se pone tímido al respecto: alrededor de la frontera del quinto minuto comienza un fantástico solo de guitarra que hubiera llenado de orgullo al mismísimo Steve Hillage. ‘4:36:56 – 4:51:14 / Vision 6. Atil’, con sus 14 ¼ minutos de duración, resulta la visión más extensa del álbum. A poco de pasada la frontera del noveno minuto y medio, la pieza vira hacia un pasaje de talante meditabundo en 9/8 donde entra a tallar el cello de Belov como ítem protagónico del bloque global; poco después, la guitarra y el saxo de Alekseev entran en acción sobre el impulso generado por las percusiones adicionales que completan los huecos estratégicos del groove creado por la batería. Cerrando el repertorio del álbum, ‘4:51:15 – 5:00:00 / Vision 7. Kidish Hail’ aplica otro ejercicio de musicalidad exquisita sobre un juego de compases sofisticados, y siempre con la mandolina destacada en buena parte del desarrollo temático. No tan meditabundo como ‘Vision 5’ y conservando nexos estilísticos con ‘Vision 3’, esta pieza de cierre nos remite en varios momentos a las añoranzas del GONG de la Trilogía del “Flying Teapot”: la presencia del saxofonista Alekseev (nuevamente) refuerza esta evocación, aunque también se hacen notar aires de familia con figuras señoriales del space-rock actual como son HIDRIA SPACEFOLK y QUANTUM FANTAY.

VESPERO se confirma sólidamente con “Fitful Slumber At 5 A.M.” como la voz más autorizada del rock progresivo psicodélico ruso ante el gran escenario mundial del rock experimental. ¡Disco altamente recomendado!


Nota: 9/10


- Escucha el disco 'Fitful Slumber until 5 A.M.':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Temas relacionados: