Atleta - 'Verdad' (2012)

La carrera hacia las nuevas verdades de la vanguardia rockera

Atleta - 'Verdad'
(1 enero 2012, Aloud Music)

Atleta - 'Verdad'
Atleta - 'Verdad'
ATLETA vuelve a las andadas con su nuevo disco “Verdad”, un trabajo que dura poco más de media hora pero que concentra una muy satisfactoria dosis de experimentación rockera: lo que hallamos en “Verdad” es un catálogo de diversos diarios de viaje donde la dupla de Jaime L. Pantaleón y José Roselló, sacando muy buen provecho de su “reducido” esquema de trabajo, se aventura por trazar y forjar viñetas sonoras expandidas hasta donde la atmósfera quede finalmente concluida sin que nada le falte o sobre. El caleidoscopio psicodélicamente poliforme de ATLETA se focaliza más enfáticamente en el factor kraut dentro de una visión musical que se mantiene, en sus propios términos, ecléctica en su impetuosa ingeniería.

‘Eres El Océano’ abre el disco en una onda NEU!-con-HARMONIA, arisco y gentil a la vez: todo un himno al krautrock, su estrategia sónica se basa en elaborar coloridos moderadamente ágiles a partir de una base electrónica de claro tenor minimalista. ‘Brazo Luminoso’ le da un giro space-rockero bastante interesante al asunto, no metiéndose de lleno en esta vertiente de por sí, pero sí dándole un dinamismo lo suficientemente emparentado como para permitir al dúo trabajar con una dosis un poco mayor de fiereza dentro de su encuadre prioritariamente krautrockero. ‘Gran Vía’ vira hacia un refrescante sendero sonoro donde se cruzan el post-rock a lo TORTOISE y la etérea dinámica del nu-jazz dentro de un encuadre donde la refinada amalgama de los dos músicos genera un ambiente de rara calidez, y acto seguido, ‘Atenas’ se hace eco de esta atmósfera para remodelarlo a través de un retornado esquema krautrockero sazonado con un swing de línea “ambient”. El momento de ‘Fe’ es uno de vibraciones pulsátiles donde la magia del éter envolventemente machacante es manejada con un grácil tratamiento de trucos psicodélicos en las armonías de guitarra, mientras que la batería diseña unas cadencias llamativas. ‘El Tiempo’ se impulsa desde donde terminó ‘Fe’ para intensificar el encuadre rítmico sin perder un ápice de la cualidad envolvente que atraviesa a toda la instrumentación (algo así como un híbrido entre el RADIOHEAD más reciente y GRAILS), mientras que ‘Telepatía Habitual’ se maneja dentro de un registro más adusto, especialmente evidenciado en el tono cortante de varios guitarreos y la vibración grisácea de los trucos electrónicos que entran a tallar en ciertos momentos estratégicos. Los últimos 4 minutos y medio del disco están ocupados por ‘Manchuria’, pieza que culmina el círculo de esta experiencia melómana con un sólido retorno a las dimensiones más enfiladamente krautrockeras del álbum, un poco de CAN (etapa de “Future Days”) por aquí y bastante de NEU! por todos lados.

“Verdad” es una verdadera proeza de nostalgia por la vieja escuela electrónica del rock que no se queda en cosechar viejas siembras sino que las revitaliza de una manera particular, a punta de ingenio e instinto. Tomando toda la obra editada hasta ahora en conjunto, el diagnóstico general de la importancia de lo que ATLETA crea es que se trata de una banda a la que ya va siendo hora de prestarle atención en el sentido más serio de la expresión.

Nota: 8/10

- Muestras de 'Verdad':

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Septiembre 2012