Birds and Buildings - 'Multipurpose Trap' (2013)

El rock progresivo como música multi-propósito

Birds and Buildings - 'Multipurpose Trap' (2013)
(24 septiembre 2013, Emkog Records)

Birds and Buildings - Multipurpose TrapTenemos en esta ocasión la buena noticia de que BIRDS AND BUILDINGS vuelve al ruedo fonográfico con una nueva obra impresionante: “Multipurpose Trap”, el largamente esperado sucesor de “Bentam To Behemoth”, que a fines de 2008 supuso una sorpresa sumamente agradable para los prog-coleccionistas de todo el mundo. Ahora, en “Multipurpose Trap”, Dan Britton [teclados y guitarras] y su alter ego Brett d’Anon [bajo y teclados] nos traen un nuevo material pletórico de colorido en compañía de Malcolm McDuffie [batería y percusión], Chris Fyhr [violín] y Brian Falkowski [saxofones y clarinete]. También intervienen en las voces Cliff Phelps, Chris West, Megan Wheatley y Miyuki Furukawa. Así pues, tenemos una ocasión de pura y abundante celebración progresiva, especialmente para quienes gusten de las formas más exuberantes y retorcidamente eclécticas del género. Los que estamos familiarizados con el disco anterior de BIRDS AND BUILDINGS así como con los dos discos que tiene hasta la fecha DELUGE GRANDER sabemos cómo y bajo qué coordenadas se asientan los ambiciosos horizontes estéticos hacia los que se usualmente se proyectan Dan Britton y sus compañeros de viaje. Una mención especial va hacia el librillo, el cual contiene una amplia serie de alucinantes dibujos que ilustran, con variadas dosis de humor negro, la grotesca capacidad destructora del hombre ante su entorno vital. Incluso, la penúltima hoja incluye títulos alternativos para las canciones: por ejemplo, ‘The Dumb Fish’ se convierte en ‘Big Fish Eat Little Fish’, ‘Secret Crevice’ en ‘A Signal To Fight’, ‘Abominable Pelican’ en ‘Admirable Peacock’, y así hasta completar nueve títulos nuevos. Veamos ahora qué nos deparan los detalles de este disco nuevo, ¿de acuerdo?

La tríada inicial de ‘The Dumb Fish’, ‘Horse-Shaped Cloud’ y ‘Miracle Pigeon’ es crucialmente rotunda en su continuado dinamismo ágilmente electrizante. Esta secuencia dura poco menos de 10 minutos pero tiene suficiente musicalidad como para ocupar dos discos enteros de otras bandas. La aureola de Canterbury hiperbólicamente Gentle-Giantianesco que envuelve a ‘The Dumb Fish’ y el dadaísmo frenético a lo Zeuhl que atraviesa a ‘Miracle Pigeon’ están explícitamente diseñados para estremecer gratamente al oyente; además, se condicen muy bien con la diversa sofisticación desplegada en ‘Horse-Shaped Cloud’. Cuando emerge ‘East Is Fort Orthodox’, el ensamble reformula su energía expresiva a través de unas ambientaciones un poco más reposadas, sutilmente inspiradas en cadencias y atmósferas orientales. Así, el lirismo mayúsculo al cual siempre se orienta la gente de BIRDS AND BUILDINGS cuenta con más espacios para respirar y expandirse. ‘Secret Crevice’ regresa por la senda de las tres primeras canciones y capitaliza su exaltación con un talante mucho más neurótico, al modo de un KING CRIMSON de la etapa “Lizard” resucitado por la conjunción de la brujería de HAPPY THE MAN y los sortilegios extravagantes de FRANK ZAPPA. ‘Tragic Penguin’ combina sabiamente lo etéreo y lo dramático: hay un aura de esplendorosa tristeza que delinea y catapulta la interacción de los instrumentos, principalmente basada en una efectiva confluencia de jazz-rock, sinfonismo y psicodelia de inspiración krautrockera.

Cada uno de los tres últimos temas dura más de 10 minutos: poco más de 10 minutos para ‘Catapult’ y ‘Aviator Prosco’, 14 minutos para el tema de cierre ‘Abominable Pelican’. ‘Catapult’ tiene una estructura afín a algunos de los temas más intensos del disco “Bentam To Behemoth”, con la salvedad de que el destacado posicionamiento del violín de Fyhr hace que la musicalidad se sienta más orquestada, pues a veces brinda complementaciones para los teclados y otras veces se hermana con las partes de vientos. ‘Aviator Prosco’ empieza con aires de WEATHER REPORT en cuanto al espíritu del motivo inicial, aunque la nutrida instrumentación y el arreglo final apuntan claramente hacia un cruce de paradigma sinfónico y modelo Magmiano. Al agilizarse las cosas, la dupla rítmica utiliza un simpático swing de tendencia funky mientras que los teclados, vientos y cuerdas se proyectan hacia una ampulosidad cautivadora. En fin, ‘Abominable Pelican’ resuta el tema más largo del disco y también el que contiene menos variantes temáticas. La gracia principal de este tema de cierre es que revela la capacidad que tiene el ensamble de navegar en torno a un motivo bien definido, sofisticándolo sin generar demasiadas variaciones en su estructura esencial, motivando aproximaciones nuevas en el desarrollo de sus atmósferas y arreglos rítmicos. Una vez más, la dupla de McDuffie y Brett d’Anon ocupa un rol especialmente protagónico dentro de la arquitectura grupal, la cual nunca da señales de agotamiento.

Bueno… ¿qué otra conclusión se puede hacer para esta reseña que no consista en redundar en lo estupendo que es “Multipurpose Trap”? BIRDS AND BUILDINGS ha vuelto a lucirse kilométricamente de la mano de Britton, d’Anon y cía. ¡¡Disco recomendado a la n-potencia!!

Nota: 9/10

- Muestras de 'Multipurpose Trap':

firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com