Crítica del disco de Premiata Forneria Marconi (PFM) - 'Emotional Tattoos' (2017)

Tatuajes progresivos para el tiempo presente

Premiata Forneria Marconi (PFM) - 'Emotional Tattoos'
(27 octubre 2017, Century Media)

Premiata Forneria Marconi - Emotional Tattoos

Tenemos hoy el especial agrado de presentar “Emotional Tattoos”, el más reciente disco de estudio de los legendarios y aún activos PREMIATA FORNERIA MARCONI. El disco en cuestión fue publicado a inicios de noviembre del pasado año 2017 por vía de los sellos Inside Out Music y Sony Music (de entrada, pedimos perdón por la demora de esta reseña). La PREMIATA (como se les llama familiarmente) cuenta ahora con una alineación constituida por Franz di Cioccio [batería y voz], Patrick Djivas [bajos y teclados], Lucio Fabbri [violín y viola], Alessandro Scaglione [piano y teclados], Alberto Bravin [teclados y coros], Marco Sfogli [guitarras] y Roberto Gualdi [percusión] ha publicado el disco en sendas versiones italiana e inglesa. Así, la serie de ‘Il Regno’ / ‘Oniro’ / ‘La Lezione’ / ‘Mayday’ / ‘La Danza Degli Specchi’ / ‘Il Cielo Che C’è’ / ‘Quartiere Generale’ / ‘Freedom Square’ / ‘Dalla Terra Alla Luna’ / ‘Le Cose Belle’ / ‘Big Bang’ se torna en esta otra de ‘We’re Not An Island’ / ‘Morning Freedom’ / ‘The Lesson’ / ‘So Long’ / ‘A Day We Share’ / ‘There’s A Fire In Me’ / ‘Central District’ / ‘Freedom Square’ / ‘I’m Just A Sound’ / ‘Hannah’ / ‘It’s My Road’. La temporada de inspiración, composición y realización de este disco tomó una larga cantidad de años, incluso cuando aún estaba presente en la alineación el guitarrista cofundador Franco Mussida (decidió dejar la banda en abril del 2015 para concentrarse exclusivamente en los asuntos de la academia musical que dirige): en estos últimos 10 años, el grupo ha hecho discos de diverso calibre que van desde el tributo al cantautor FABRIZIO D’ANDRÉ, conceptos de músico académica llevados al rock sinfónico y conciertos dedicados a revisar sus primeros discos de estudio. Y bueno, por fin el grupo pudo poner manos a la obra para finiquitar el diseño de este disco que ahora tenemos en nuestras manos. Ahora que Di Cioccio (baterista de toda la vida) y Djivas (bajista de casi toda la vida) son las únicas figuras veteranas vigentes en la actual conformación de PFM, son las personas con mayor capacidad de decisión dentro del colectivo: de hecho, el primero se hizo cargo de las letras en la versión italiana de “Emotional Tattoos” mientras que Djivas hizo lo propio con la versión inglesa.

En la presente reseña sobre “Emotional Tattoos” optamos por centrarnos exclusivamente en la versión italiana. Durando poco menos de 7 ¼ minutos, ‘l Regno’ pone en marcha las cosas en clave de balada sinfónica con varios estándares sonoros plasmados en las perpetuamente flotantes capas de los sintetizadores, los estratégicos solos de guitarra y violín que entran a tallar en momentos clave y ciertas variantes fluidas de ambiente durante el interludio instrumental. Sin ser genial, es una canción agradable y atractiva en su sobria fastuosidad que no rehuye a modalidades de inspiración pop-rock. A continuación, ‘Oniro’ pone la cuota de candor romántico mientras explora el modo de proporcionar una mayor garra rockera a los aires de sobriedad gentil heredados de la primera canción: los momentos de sinfonismo sereno de vieja escuela (afines en parte a los CAMEL de fines de los 70s) y sinfonismo moderno se alternan con perfecta fluidez. Dicho sea de paso, tenemos aquí uno de los mejores solos de guitarra del disco y lo mismo vale también para el sintetizador. Con la dupla de ‘La Lezione’ y ‘Mayday’, el ensamble se dispone a seguir expandiendo su espectro de inquietudes musicales proyectadas para el momento. En el caso de la primera de estas canciones mencionadas, el grupo se pone a explorar un medio tiempo con un genuino nervio rockero que va desarrollando recursos melódicos llamativos a contrapelo de la relativa sencillez del motif central. Es como si tuviésemos aquí una cruza entre el esquema de trabajo de los tiempos del “Ulisse” y el PETER GABRIEL de la segunda mitad de los 80s con algunos toques de sinfonismo moderno (al modo de sus compatriotas de ERIS PLUVIA). Por su parte, ‘Mayday’ establece un dinamismo moderadamente ágil para un nuevo uso del medio tiempo: retomando hasta cierto punto los aires de las dos primeras canciones del repertorio, el grupo le da un viraje más asequible al asunto mientras abre espacios calculados a los respectivos lucimientos del violín y de la guitarra a lo largo del camino.

null

Yendo a contrapelo de los aires asequibles revestidos de sobria melancolía que se impusieron en las canciones #2 y #4, ‘La Danza Degli Specchi’ se orienta hacia una espiritualidad alegre con claros delineamientos folclóricos tanto en su groove general como en el enfoque colorido que adopta el desarrollo temático de sus centros melódicos. Los vitales recursos de complejidad que entran a tallar en ciertos pasajes de su ingeniería rítmica (especialmente, para los instrumentales) están pertinentemente enfatizados por el hecho de que las percusiones están especialmente realzadas dentro del bloque sonoro. Su letra versa sobre el poder mágico que tiene la música para enriquecer el espíritu: los PFM hacen un himno a su propio oficio mientras proclama que la música tiene una esencia unitaria y universal... y al hacerlo, gestan un punto álgido dentro del álbum. ‘Il Ciclo Che C’è’ es una balada amable que recibe en buena medida el estándar del LUCIO BATTISTI de los 80s pero siempre con ese balance sinfónico que viene provisto de manera firme por algunas orquestaciones de teclado que siguen muy de cerca la línea de varios de los discos de la banda para el presente milenio. Cuando llega el turno de ‘Quartiere Generale’, el grupo vuelve a los aires de sobria alegría que antes mostró en ‘La Lezione’ y los capitaliza con la inclusión de algunos aires folclóricos en las intervenciones del violín: mientras avanza la canción y los teclados van aumentando el grosor de su rol dentro del bloque instrumental, la canción extrae bastantes beneficios del resultante incremento de la fastuosidad, aunque sin demarcarse de los parámetros implícitamente impuestos por el sencillo motif melódico. ‘Freedom Square’ se encarga de explotar fehacientemente la faceta folk-progresiva del grupo, una faceta constante durante su variopinta carrera y que aquí vuelve a darnos un momento de mágica brillantez. el hecho de que entren a tallar elementos fusionescos en algunos pasajes ayuda a realzar el colorido innato a la estructura compositiva de la pieza, y de paso, abre campo a la garra potencial de los guitarreos en sus continuos diálogos con el sintetizador principal. Tal vez se trata de la pieza más brillante del repertorio. ‘Dalla Terra Alla Luna’ es la antepenúltima pieza del disco y su espacio de casi 6 minutos. Tras una ceremoniosa introducción de piano, el cuerpo central impone una aureola hermana de las que se plasmaron en ‘La Danza Degli Specchi’ pero con un incrementado punche rockero y con algunos luminosos arreglos progresivos semejantes a los de las dos primeras canciones del disco.

Los últimos 10 minutos y pico del álbum están ocupados por la dupla de ‘Le Cose Belle’ y ‘Big Bang’. La primera de estas piezas se caracteriza por desarrollar una amable ambientación pop-rockera sobre emotivas bases armónicas gestadas al alimón por los teclados y las guitarras. Por su parte, ‘Big Bang’ se orienta hacia una nueva vuelta de tuerca al tipo de vibrante extroversión en clave sobria que ya hemos apreciado anteriormente en las canciones más marchosas del repertorio precedente. Stefano Bollani aparece aquí como invitado especial al piano y sus florituras jazzeras son cierta,mente bienvenidas. Tal vez esta dupla se sienta anticlimática tras la efectiva secuencia de ‘Freedom Square’ y ‘Salla Terra Alla Luna’... pero es lo que hay. Fueron poco menos de 62 minutos de música nueva dentro del universo de los PREMIATA FORNERIA MARCONI los que se nos ha brindado en el repertorio de “Emotional Tattoos”. Actualmente, el grupo opera sobre los escenarios con Fabbri cuando los conciertos son en Italia, ocupando su lugar Alessandro Bonetti cuando son en otras partes del mundo: la sección latinoamericana de su gira del 2018 ha causado revuelo en las ciudades visitadas, lo cual puede muy bien ser un indicio de que se avecinan nuevos vientos de inspiración para futuros trabajos fonográficos. Ojalá que sí: por lo pronto, “Emotional Tattoos” es un disco que, sin llegar al nivel de maravilla a la cual el grupo nos acostumbraba en sus mejores momentos pretéritos, cumple cabalmente con mostrarnos un repertorio agradable y razonablemente variado en recursos estilísticos. ¡A seguir adelante, amigos de la PFM!

Calificación: 7/10

[Dedicamos esta reseña a dos grandes amigos melómanos: a Jorge Bordieu por brindarnos algunos datos importantes para comprender las motivaciones creativas para el álbum en cuestión, y; a Diego González por habernos mostrado esta obra en su debido tiempo.]


- Muestras de 'Emotional Tattoos':

Oniro:

The Lesson [vídeo-clip de la verisón inglesa de la Lezione]:

La Danza Degli Specchi:

Freedom Square:


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

autopoietican.blogspot.com

Temas relacionados:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*