Crítica del disco de Vespero - 'Cello Liventures (In Memory of Vladimir Belov)' (2014)

Vespero y la elegía a Vladimir Belov

Crítica de Vespero - 'Cello Liventures (In Memory of Vladimir Belov)'
(22 diciembre 2014, R.A.I.G. Records)

Vepero - Cello Liventures

Volvemos a los rusos de VESPERO y ahora lo hacemos so pretexto de una particular de su labor constructora del mejor rock progresivo psicodélico de su país: esta derivación a la que nos referimos no es sino el resultado del destaque del integrante cellista Vladimir Belov quien se fue a otro lugar dejando atrás al cuarteto de Ivan Fedotov [batería y percusión], Arkady Fedotov [bajo y sintetizadores], Alexander Kuzoviev [guitarras y efectos] y Alexey Klabukov [teclados y sintetizadores]. En algunos conciertos que tuvieron lugar en el 2014, el todavía quinteto realizó conciertos con improvisaciones en clave de space-rock progresivo, y, a fines del mismo año, se recogió una selección de las mejores tomas bajo el título de “Cello Liventures (In Memory Of Vladimir Belov)”, a través del sello R.A.I.G. Records. El título lo dice todo: el 7 de junio del 2014 ocurrió la trágica muerte temprana de Belov y los integrantes restantes de VESPERO produjeron este disco en vivo que tenemos en nuestras manos como homenaje póstumo a su brillante compañero musical, y de paso, para recaudar fondos económicos que puedan ayudar a los deudos de Belov a seguir adelante. En cuanto a lo estrictamente musical, este disco es buenísimo: entremos a los detalles de su repertorio, ¿vale?

‘Percious’ da inicio al viaje proyectándose inicialmente en capas cósmicas que van desarrollando un crescendo fluido, aterrizando finalmente en un motif en 7/8 donde el grupo explora sabiamente grooves de carácter jazz-rockero en medio de toda la parafernalia space-rockera. La impresionante magnitud del gancho de ‘Percious’ no logra distraernos de la magia particular del segundo tema ‘Lieutenant’s Dream #1’, el cual muestra un acercamiento más explícitamente etéreo al bloque grupal, asemejándose así al OZRIC TENTACLES primigenio y, de rebote, al paradigma psicodélico tan peculiar de STEVE HILLAGE para sus primeros tres álbumes; esto significa que los teclados y la guitarra deciden poner más énfasis en sus potencialidades de expresividad onírica mientras el jam central se desarrolla. El cello ocupa un rol muy protagónico dentro de la vorágine global mientras se va armando una variante en 5/4 para este jam, el mismo que retiene su magnetismo a través de su ambiciosa duración. Tras la manifestación de vuelo intelectual de la pieza anterior, ‘Inna’s Burst In Tears’ ofrece un retrato de atmósferas sosegadas penetradas por una misteriosa melancolía. En una primera instancia es la guitarra quien lleva la batuta del colorido que se superpone al lienzo elaborado por los demás instrumentos, siendo poco después reemplazado por un cello filtrado con efectos de wah-wah, con lo cual su rol destacado del momento se enfila hacia un aura más sutil que la que suelen adoptar los instrumentos protagonistas. Para el segundo momento de destaque de la guitarra, su poder está incrementado de tal manera que influye en el impacto reformulado del ensamble: la melancolía reinante se torna furiosa y finalmente da lugar a una rabia contundente e incandescente. El cuarto jam del álbum, titulado ‘Seagulls Sing’, es el más extenso del mismo, durando 13 ¾ minutos. A medio camino entre el vigor estilizado de ‘Percious’ y los grooves hiperbólicamente cósmicos de ‘Lieutenant’s Dream #1’, esta pieza nos muestra otro de los grandiosos momentos de lucimiento de Petrov durante su primera sección. La segunda sección ostenta una ambientación un poco más densa, decidida a dejarse llevar por un mecanismo rítmico más sofisticado sin dejar de lado el enfoque ensoñador en medio de este ejercicio de tensiones sónicas renovadas.

Para los temas ‘Winter Song’ y ‘Mechanism 32’, el guitarrista Andrey Petrov se suma al conjunto como invitado especial, y es natural que con su sola presencia se dé que las guitaras duales conviertan al ensamble en una fuerza de asalto. ‘Winter Song’ comienza con una poderosa capa de órgano que llena espacios solventemente mientras el cello se dispone a exorcizar al viento del desierto. Una vez puestos en acción todos los músicos, el jam que se crea es como una versión pesada de una idea Floydiana de la época del “Ummagumma” reciclada a través de un híbrido de AGITATION FREE y KING CRIMSON (de la etapa 73-74). ‘Mechanism 32’ también va por ahí hasta cierto punto, tal vez más tirado al patrón histórico del stoner y con fuertes aires de familia vinculantes al estándar de HAWKWIND pero con la fineza de unos OZRIC TENTACLES y unos HIDRIA SPACEFOLK. Durando casi 13 minutos, ‘Lieutenant’s Dream #2’ cierra el disco como su segundo ítem más extenso. Su vitalidad flotante y las vibraciones etéreas que se destilan en los permanentes diálogos entre guitarra y cello se amoldan muy bien al espíritu general de la pieza, que bien parece un tributo al GONG del “You”, incluyendo ciertos guiños nada ocultos al paradigma Crimsoniano.

Todo esto fue “Cello Liventures (In Memory Of Vladimir Belov)”, un genial testamento de lo que Belov aportó a la vanguardia rockera rusa con su cello eléctrico, instrumento muy inusual en estas lides pero que se integraba dentro de la exquisita metralla sónica que VESPERO ha convertido en marca registrada. Este disco es, a la vez, señal de duelo y síntoma de nuevas esperanzas en nombre del arte del space-rock dentro del gran escenario de la avanzada progresiva tanto en Rusia como a nivel mundial.


Nota: -/10


- Escucha el disco 'Cello Liventures (In Memory of Vladimir Belov)':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com