Crónica del concierto de Jardín de la Croix en Madrid (19 abril 2013)

Meterse en un Jardín (musical) y no querer salir

concierto jardin de la croix ricardo collado 600

Texto: Pablo M. Beleña / Fotos: Ricardo Collado

Qué decir de este cuidado jardín. Premio al mejor grupo de rock instrumental en los 'Premios a la creatividad' de Carlos Pina y Raúl García de 'Radio Vallekas', 'TNT Radio Rock' y 'Radio Enlace'. La realidad es que la primera vez en que conoces algo maravilloso es siempre especial, y fue mi ocasión para verles por primera vez en vivo, algo que ya tenía de por sí un aliciente. No defraudaron, aunque, lástima, entre la sala y la mesa de sonido se cargaron un conciertazo de este cuarteto mágico.

Quoar
Quoar
Actuaban, como es sabido, Quaoar, que presentaban 'The River & The Soul' como invitados especial, actuando casi una hora. Su atractiva mezcla de varios estilos de rock, entre el stoner, el rock sureño, el grunge, el metal, el retro-rock... gustaron a la audiencia, que así pudieron escuchar también algo de voz. Y es que es cierto que si bien un público de rock progresivo está bien preparado para grupos instrumentales, hay que ser considerado con los públicos, que a veces incluyen invitados, amigos y familiares, y estas cosas ayudan. El sonido fue lamentable al inicio de su concierto pero Quaoar supieron sobreponerse cuando iba accediendo más gente para hacer algo de masa y evitar tanto rebote sonoro. Fueron de menos a más y acabaron con mucha energía, que es la clave para un buen directo de rock.

Y sí, la sala, Taboo, fue la triste protagonista de la velada. Su sonido fue terrible, y si a los bilbaínos Quaoar les restó calidad, y a los estrellas de la noche, Jardín de la Croix, directamente les diseccionó un brazo y una pierna. El local no tiene mala acústica del todo, pero en la mesa de sonido no hicieron buen trabajo y ambos grupos se pasaron la noche con indicaciones para subir o bajar tal y cual instrumento. Una lástima, insistimos.

Entre otras cosas, porque quienes conocemos la música de Jardín de la Croix sabemos que la riqueza de cada línea instrumental y la peculiaridad y la complejidad de su math-rock tiene precisamente la gracia en eso: saber apreciar cada aportación personal del cuarteto. La unión de sus 4 instrumentos es importante, pero sin poder distinguir cada línea armónica, rítmica y melódica no se puede disfrutar de su obra.

En todo caso, ahí estuvieron dándolo todo. Se lamentaron, con razón, de que la organización no les dejó mucho margen de tiempo, por lo que su concierto no pasó de la hora y 15 minutos, aproximadamente, sin dejar tampoco tiempo para la venta de merchandising. Triste. Pero al mal tiempo buena cara y buena música, y así fue.

croix 3

Aún recuerdo que conocí a Jardín gracias a la crítica estupenda que realizó nuestro colaborador César Inca Mendoza de su anterior trabajo de estudio, el 'Ocean Cosmonauts' de 2011, al igual que muchos otros 'proggrers', y desde entonces no hemos podido dejar de escucharles. Su originalidad y su calidad musical les va a llevar lejos, y aunque vienen bajo la bandera del complejo y arisco 'math-rock', sus tintes metaleros y progresivos les abre mucho a otras audiencias. Es lo que ha sucedido con su '187 Steps to Cross the Universe', una creación inspirada en la vida del físico eléctrico Nicola Tesla: a pesar de ofrecer sólo 4 temas en unos 40 minutos sin tregua de música intensísimas y fantástica.

Decíamos ayer por la sala eso: que precisamente su música debe ser así, no muy extendida, porque puede llegar a saturar por su fuerte dosis de complejidad técnica. Si bien estamos acostumbrados ya en España a que nuestras mejores bandas nacionales pasen por ser instrumentales, siempre es bueno tomar precauciones y medir los límites. Los fantásticos ejemplos nacionales que comentaban son algunos como Kotebel, Toundra o El Círculo de Willis, donde no hace falta la tradicional cara de un cantante para animarse. Ahora bien, aún queda mucho por formar al público rockero español, que a veces no llega a entender que no haya una línea vocal.

En todo caso, geniales sobre el escenario los Jardín de la Croix, con una asombrosa puesta en escena a nivel técnico y enérgico. Especial atención se me llevó a mí y creo que a los aproximadamente 200 asistentes su batería, el genial Israel Arias, Isra a secas para los fans. Isra estuvo inmenso y se trata de esos típicos baterías de gran talento en España que llevan a su banda en volandas, dirigen el cotarro y son el centro de atención no por atormentar a la audiencia a base de baquetazos, sino por el control, la técnica y su capacidad de no parar desde el segundo uno hasta el final, mágico.

También fascinaron sus 3 compañeros a las cuerdas. Carlos Schonert es un fantásico bajista que lleva el peso de la base rítmica junto a Isra, tan importan en este tipo de músicas como el math-rock, donde la medición del rítmo es fundamental para luego armonizar a la banda. Lo malo es que especialmente estaba mal mezclado en la mesa su bajo, dejando a todos saturados de tanta reverberación y vibración, tapando casi siempre a los guitarristas. Y de ahí nos metemos a Pablo Rodríguez y Ander Carballo, genios en las 4 cuerdas que sobresalieron casi todo el show con sus tappings sobre el mástil, combinando técnica y entrega sobre el escenario. Una lástima que en las partes fundamentales de melodías no se escucharan ni se apreciaran bien sus líneas individuales. Se cargaba así el sonido todo el encanto de su música. Sin matices no hay plenitud.

anderRecuerdo de Jardín de la Croix las estupendas respuestas que nos dieron en una entrevista realizada por Miguel E. Rebagliato en Valencia. Ellos dejaron frases geniales como que "el pop son 4 acordes para llegar a mil personas y el math-rock son mil acordes para llegar a 4 personas". Algo que nos recuerda mucho a otras frases similares sobre el rock progresivo o el jazz. Isra contaba que "era un friki de toda la vida del rock progresivo" y que la idea de la banda cuando él la creó junto a Ander "no era hacer una canción estructurada como todo el mundo estructuraba una canción". Y así están ahora en nuestras manos.

Decir que durante su repertorio de aproximadamente hora y cuarto de duración, tuvo lógico y esperado protagonismo el último disco, el mencionado '187 Steps to Cross the Universe', donde brillaron especialmente 'Colorado Springs', el que fuera single de adelanto, y el cierre con 'Talking With Planets'. Como es sabido, la gracia de estos dos temas es sobre todo la progresión de estructura, acabando de forma épica con oníricos y mágicos pasajes melódicos a modo de explosión orgásmica final. Pues bien, el sonido sólo dejaba disfrutar al 50% este goce, e incluso había algunos temas en los que sólo los que habíamos destrozado el disco a base de escucharlo una y otra vez pudimos adivinar las melodías de guitarras tan geniales.

En 'Talking With Planets' se echó de menos, lógico, las aportaciones de estudio en las voces espirituales del comienzo y la parte inicial, aunque el grupo supo adaptarlo bien al directo. 'Topsy's Revenge', por su parte, sonó fresca y gustó mucho a los que ya conocían sus últimas composiciones. También brilló 'Man Made Lightning', que abre el disco, y Jardín demostraron que pese a ser su último disco y que esta música es complicada de ensayar y cuadrar en vivo, tenían muy currado y ensayado el concierto.

Por supuesto en el resto del tiempo hubo magia y espacio para 'Pomeroy', la obra con la que se dieron a conocer en 2008, y sobre todo para 'Ocean Cosmonauts' (2011), con temas como 'Vostok' o 'Blacksnout Seasnail', aunque cuando vas conociendo la progresión tan rápida que está teniendo esta joven banda, aprecias cada vez más sus últimas composiciones, donde ya se superan. Ocurre lo mismo con Toundra, con quien quizás no hubiera que comparar tanto pese a que las dos formaciones sean instrumentales y se muevan por terrenos sonoros con semejanzas. Pero decía, con Toundra sucede igual: sus dos primeros discos eran mágicos, pero cuando uno ya ha destripado 'III', se queda con su última época sin duda porque son grupos que van de menos a más muy rápido y su crecimiento hace que olvidemos algo su 'infancia' para apreciar mejor su madurez actual.

Éstas son épocas donde los grupos no tienen que lanzar LP tradicionales, ni álbumes de una hora de duración, como tanto se estila ahora, con canciones de relleno por las presiones de las discográficas. Tampoco pasan los tiempos actuales por los sellos empresariales, sino por la distribución independiente, las auto producciones, ofreciendo material ya sí caro para coleccionistas, como en los vinilos... pero aunque sea duro decirlo y sea más duro para ellos, los grupos de ahora tiene que batallar en este campo, abandonando las viejas maneras. Regalar sus discos en Internet no es una mala idea, sino más bien lo contrario. Ofrecer conciertos a bajo coste tampoco es una calamidad, sino un acierto. Ver a bandazas como a Kansas en La Riviera para unas 50 personas es deprimente, como yo he podido comprobar 'in situ'. Que 200 personas vean a una banda aparentemente desconocida como Jardín de la Croix es un éxito, un acierto, fruto de una estrategia acertada para los tiempos actuales. Y, encima, les siguen comprando sus discos en formato físico pese a que están online en la Red.

Le sonríe la fortuna porque es una época... buena para su género, este rock sin demasiadas etiquetas y libre de ataduras comerciales. Sinceramente, es de las mejores cosas que se pueden escuchar hoy en el panorama nacional, el cual está cada vez más potente y espectacular.

Sólo me queda animaros a que les veáis en los próximos conciertos. Estarán el 3 de mayo en Bilbao, de nuevo con Quoar, el 11 de mayo en Barcelona con otra gran banda nacional como es Syberia, y el 6 de julio actuarán gratis en el festival Stonefest 2013 en Piedras Blancas, Asturias , tocando con Syberia de nuevo y también Toundra, entre otras grandes bandas.

jardin croix 2

- Ficha técnica:
Madrid, viernes 19 de abril de 2013; Sala Taboo
Hora comienzo: 22:10; Hora final: 23:25
Teloneros: Quoar

- Músicos:
- Ander Carballo: Guitarra
- Israel Arias: Batería
- Carlos Schonert: Bajo
- Pablo Rodríguez: Guitarra

- Calificaciones técnicas:
Set list: 7
Sonido: 5
Duración: 7
Interpretación: 10
Actitud: 9
Público: 8
Media: 7,6 Calificación: 7,5

Recuerda que aquí puedes escuchar su nuevo disco:

- O descarga el disco '187 Steps To Cross The Universe' aquí:
http://jardindelacroix.com

Pablo M. Beleña Pablo M. Beleña
Abril 2013