Magma - 'Félicité Thösz' (2012)

Felicidad kobaïana y Zeuhl luminoso

Magma - 'Félicité Thösz'
(17 julio 2012, PID)

Magma Félicité ThöszMAGMA es un nombre que se impone por sí solo con cada disco nuevo que saca al mercado, y este año 2012 es el momento de “Félicité Thösz”, disco que sacamos hoy a colación y que sucede a “Ëmëhntëhtt-Ré” (de 2009). Si esta penúltima obra era una especie de culminación de la leyenda kobaïana en sus aspectos más típicamente tensos y oscurantistas, el rol de “Félicité Thösz” es el de reconstruir el esquema visionario de MAGMA bajo una luz más optimista, como celebrando el nacimiento de una nueva luz. La acentuación de elementos jazzeros en la labor de la dupla rítmica y el empleo de matices “angelicales” en la mayor parte de los arreglos colares son inequívocos indicios de ello. El repertorio del álbum no es muy largo, ni siquiera llega a los 40 minutos de duración: en total, tenemos aquí la suite homónima de 28 minutos y una pieza autónoma de 4 minutos y pico. La suite ya ha sido presentada en concierto antes de la grabación del disco, como por ejemplo, en la gira que realizó MAGMA en los EE.UU. a fines de 2010. La formación que grabó la suite consiste en Christian Vander, por supuesto, a la batería, piano y sintetizador, el trío vocal de Stella Vander, Isabelle Feillevois y Hervé Aknin, Benoît Alziary al vibráfono, James MacGaw a la guitarra, Bruno Ruder al piano y sintetizador, y Philippe Bussonet al bajo.

‘Ëkmah’ abre la suite homónima con una ceremoniosidad tranquila pero obviamente imponente, mientras que ‘Ëlss’ y la dupla de ‘Dzoï’ y ‘Nüms’ se encargan de enriquecer el swing en curso, a la par que crean espacios para el reforzamiento de las intervenciones corales. El momento de ‘Nüms’ es cálido, incluso entrañable, lo cual prepara el terreno para que ‘Tëha’ lleve el tenor predominantemente evocativo de la suite hacia una instancia épica que es, a la vez, ensoñadora y contundente: Stella Vander se luce enormemente en esta sección, un elemento vital para la luminosidad sónica encapsulada en ella. Con ‘Waahrz’, la suite hace una parada para reformular su propia vibración contemplativa bajo el comando de unos estilizados efluvios de piano que fluyen en el éter con extrema pulcritud. La dupla de ‘Dühl’ y ‘Tsaï!’ vehiculiza la recapitulación de la fuerza expresiva del ensamble, capitalizándola con un vigor muy dinámico que se ajusta perfectamente a la musculatura y complejidad rítmica de la instrumentación así como a la variedad de ambientes “teatrales”. El estándar de MAGMA se muestra en su más pura esencia. Así las cosas, ‘Öhst’ se pone a cargo de elevar la temperatura sónica hasta niveles explosivamente climáticos, no rompiendo con el aura contemplativa sino dándole una magnificencia robustecida: Hervé se luce esplendorosamente en su momento de protagonismo. ‘Zahrr’ es el breve epílogo que aporta un aire de oscuridad emocional para cerrar la suite de una forma inesperada, tal vez extravagante, pero también coherente a su manera.

El disco concluye con ‘Les Hommes Sont Venus’, una cantata típicamente kobaïana con tintes renacentistas: sobre una armazón de sintetizador y glockenspiel, una nutrida coral (a Stella, Hervé e Isabelle se les unen Sandrine Destefanis, Marcus Linon y Sylvie Fisichella) genera un colorido muy vitalista al asunto sin hacerse flagrantemente imponente a fin de no destruir el relajado clima general de la composición. Se trata de un hermoso broche de oro lírico para un álbum que refleja fielmente la incombustible grandeza de la visión musical de Vander y sus secuaces: MAGMA es capaz de seguir generando grandiosos motivos de felicidad melómana a los conocedores y apreciadores de la esencia originaria del género progresivo brindando una nueva luminosidad al paradigma Zeuhl. ¡Imperdible a la n-sima potencia kobaïana!

Nota: 8,5/10 Nota: 8,5

- Muestras de 'Félicité Thösz':

Tëha:

http://www.youtube.com/watch?v=9V2d59Ov88Q

Öhst:

http://www.youtube.com/watch?v=mlLTh8NWBIg

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Agosto 2012