The Mars Volta - 'Noctourniquet' (2012)

Seguid brillando, genios locos

The Mars Volta - 'Noctourniquet' (27 marzo 2012)
Sello: Warner Bros/Sargent House/Rodriguez-Lopez Production; País: EEUU; Calificación: nota: 9

 

The Mars Volta - Noctourniquet

1. The Whip Hand - 4:49
2. Aegis - 5:11
3. Dyslexicon - 4:22
4. Empty Vessels Make The Loudest Sound - 6:43
5. The Malkin Jewel - 4:44
6. Lapochka - 4:16
7. In Absentia - 7:26
8. Imago - 3:58
9. Molochwalker - 3:33
10. Trinkets Pale of Moon - 4:25
11. Vedamalady - 3:54
12. Noctourniquet - 5:39
13. Zed and Two Naughts - 5:36

Duración total: 1:04'31''

Músicos:
- Omar Rodríguez-López: Guitarras, sintetizadores, arreglos
- Cedric Bixler-Zavala: Voz, letras
- Juan Alderete: Bajo
- Marcel Rodriguez-Lopez: Teclados y sintetizadores
- Deantoni Parks: Batería
- Lars Stalfors: Sintetizadores

· Género: Rock progresivo, música electrónica, rock experimental.
· Grabado entre 2009 y 2011.
· Producido por Omar Rodríguez-López; ingenieros de sonido: Lars Stalfors y Isaiah Abolin; mezclado por Lars Stalfors; masterizado por Heba Kadry.

The Mars Volta¿El disco del año? La verdad es que después de haber escuchado joyas como el 'Sceneries' de Sylvan o 'Weather Systems' de Anathema, cualquiera que quiera hacerles frente este año tiene que hacer muchos méritos. La verdad es que si Sylvan me han cautivado y casi hecho pensar que han hecho el álbum de 2012 por su delicioso gusto, sensibilidad y talento, quizás The Mars Volta me ha convencido por su originalidad, espontaneidad y increíble producción. 'Noctourniquet' es otro firme candidato a mejor disco, así lo siento.

La verdad es que no está bien, en ninguna review, reconocer que el crítico, aquí yo, ha mirado otras para guiarse. A mí no me cuesta reconocerlo. Y lo curioso es que la sensación general es que este 'Noctourniquet' ha gustado menos que sus anteriores discos, sobre todo los dos últimos, 'The Bedlam in Goliath' (2008) y 'Octahedron' (2009), que dejaron una sensación global maravillosa, les aupó a la cima del progresivo internacional y les ha tenido 3 años de silencio... componiendo esta joya. Y como suele pasar conmigo, casi siempre llevo la contraria a otros críticos. Igual que el 'Heritage' de Opeth es mi favorito de los suecos y que 'Iconoclast' es el de Symphony X, llevo la contraria también con este poco valorado disco de Mars Volta, que es un lujo desde su inicio hasta el final.

Es, además, el típico disco que te gusta más cuando más lo escuchas, vas descubriendo sus matices, su producción de lujo, casi artística, y sin embargo ya a la primera te ha atrapado. Es curioso hasta su título, porque ese neologismo que mezcla dos conceptos y dos términos, Nocturno y Torniquete, en verdad sólo da pie a pensar en lo segundo. Es un disco donde no encontrarás paz ni grandes pasajes ambientales y melódicos que te trasladen a parajes y emociones extremas. Si acaso, los únicos temas que van por ahí es el complejo y variantes 'Empty Vessels Make The Loudest Sound', uno de los mejores, y la sedante 'Trinkets Pale of Moon'. El resto, es un ataque a tu corazón pero por otros motivos. Ritmos y armonías imposibles, pura experimentación y sonidos atrevidos sin complejos que dan mucho mérito a estos chicos. La fusión entre música negra, a veces funky, a veces soul, a veces jazz... da otro sentido precisamente al concepto de fusión en la música.

Y es, también, un trabajo donde en Mars Volta vemos influencias-homenaje clarísimos, sobre todo Radiohead. Esta formación británica, tan denostada por los puristas, y excesivamente mimada por los 'modernos', los amantes de las gafas de pasta y los 'geeks', ha hecho tantos méritos por la música en los últimos 10 años que apenas se lo valoramos. Creo que junto a Dream Theater en el metal, Radiohead ha sido la otra gran banda que ha influido a cientos de grupos en todo el planeta, ya en otro campo, más alternativo y menos rockero. Y en 'Noctourniquet' hay momentos que son puramente 'copiados' del 'Kid A' de Radiohead, disco en el que perfeccionaron las técnicas e innovaciones que ya mostraron en el icónico 'OK Computer'.

Pero más allá de las comparaciones, siempre incómodas, valoremos por sí mismo un álbum atronadoramente original y perfecto. Las cosas como son. Las razones por las cuales nunca me habían cautivado Mars Volta las llevan a términos superlativos en este atrevido y osado disco y al menos a mí, me convencen. Su 'frikismo' compositivo, su extraño concepto de la música, te gana por las venas y las entrañas desde que comienza y no puedes parar hasta devorarlo entero. O quizás es él el que te devora, quién sabe...

Deliciosas y geniales, en el término explícito del término 'geniales', son temas como 'The Malkin Jewel', donde juegan con bases de la música soul y negra de los 1960, 70 y la música disco de los 80 y van poco a poco transformándose en una orgía de caos y descontrol de rítmicos, alcanzando un orden que sólo ellos y los habituados al progresivo más salvaje comprenderán. Temazo sin límites de calificativos, quizás uno de los mejores del año. Por cierto, toda la canción rezuma dejes de la forma de gritar de Roger Waters en los temas más operísticos y de diálogo de 'The Wall', como la canción 'The Trial', en la que el personaje Pink era juzgado a modo de tribunal celestial.

Debo decir que lo que más me gusta de este álbum es el trabajo de Deantoni Parks, nuevo en la batería, que da un toque mágico en este elemento que tanto nos gusta a los rockeros. El rollito afro que le mete es bestial, y en general se convierte en el amo de 'Noctourniquet', sin duda. Y ojo que no sólo toca con esta sensibilidad más soul, sino que le vemos cosas crimsonianas increíbles, al estilo Bruford y Mastelotto de los últimos tiempos, rompiendo esquemas rítmicos continuamente con compases sin sentido. Ya en la primera canción, 'The Whip Hand' vemos ese mágico juego de ritmos al tiempo que Mars Volta juegan con la electrónica y los efectos de mesa de DJ.

The Mars Volta - NoctourniquetTambién conviene recordar la gran labor que vuelve a hacer Cedric Bixler-Zavala al micro, donde se luce a más no poder en este complejo combinado de sensibilidades musicales. Y por supuesto, el otro gran elemento son los sintetizadores de Omar Rodríguez-López, que hacen que el binomio de rock y música electrónica tomen sentido sin alterar los esquemas básicos que tenemos asimilados de otras épocas sin que tampoco se abandone la intencionalidad de innovar y experimentar.

Más en ese extremo innovador están temas como 'In Absentia', una mezcla de sintetizadores al más puro estilo onírico de Tangerine Dream con los ritmos y modos más recientes, de música electrónica y ambient. Lo mismo se puede decir de 'Imago', donde todo pasa el filtro de la máquina, pero con un gusto y un criterio espanto...samente bueno.

Ya en el plano más clásico, encontraréis temazos como 'Molochwalker', pura música soul negra donde casi se escucha a los Jackson Five por momentos, aunque con bases más rockeras, claro, sobre todo por la labor de Parks en el kit de batería. Y la sorpresa o guiño a los clásicos lo encontraréis en 'Vedamalady', que comienza y arranca con una intro de teclados que dispara directamente sobre la memoria de los fans de Camel, ya que parece cogido de Pete Bardens en 'The Snow Goose', concretamente el tema 'Flight of the Snow Goose'.

Dicho todo, conviene hacer un análisis desde el contexto bajo el que se ha gestado la criatura. La mayoría del material, según reveló el grupo, se compuso en 2009, aunque el periodo de grabación ha comprendido el periodo entre 2009 y 2011. ¡Casi nada! Esta larga gestación y posterior parto ha tenido mucho que ver por tanto con su anterior LP, 'Octahedron', precisamente del año 2009. De todo lo que más destaca Omar Rodríguez es lo que comentábamos, la magia que desprende Parks con la batería. De él dijo: "Arruina todos los clichés sobre los baterías después de todos estos años de relación con baterías; le dí total libertad, lo que no le había dado a otros baterías con los que he trabajado antes, y todavía siento que le di poca... He tenido que librar batallas con baterías, con músicos, para que entendieran mi técnica, pero con él solo hizo falta una primera toma para conectar".

Y aún más importante: Omar describió el álbum como "el fin de una etapa" para el grupo. Veremos. Lo que se puede concluir es que su hora y 4 minutos se pasan en segundos. Con eso está todo dicho, casi siempre que sucede. Y para mí sólo por lo mucho que transmite y la onda que lleva el álbum, le convierte en uno de los mejores de este 2012. Impresionantes Mars Volta, que creo que no han tocado techo todavía.

Puntuación: 9/10 Nota: 9

- Podéis escuchar el tema 'The Malkin Jewel' en Youtube:

- Y el tema 'Zed And Two Naughts' en Soundcloud:

  • Página web oficial de The Mars Volta:

www.themarsvolta.com

Pablo M. Beleña Pablo M. Beleña
Abril 2012