Volviendo a comernos el muro

 Si nada me lo impide, yo estaré el 25 de marzo del año que viene, 2011, en el Palacio de los Deportes de Madrid viendo a Roger Waters con su gira mundial de 'The Wall'. Pero en este punto pido una reflexión, que supongo que muchos de vosotros también habréis hecho: ¿no tiene nada que ofrecer Waters de material nuevo? Yo soy el primero expectante, lleno de ánimos por ver este concierto que será, seguro, un gran show. Pero... ¿qué hacemos oyendo en 2011 una obra original de 1979 en directo? Porque por supuesto que todos mantenemos la idea de que la buena música, el buen arte, por encima de géneros, siguen siempre vivos. Y que pueden pasar décadas, pero nunca pasan de moda. Ahora bien... ¿qué hacemos a estas alturas deseando porque venga un artista y un creador como es Waters y tan sólo sea capaz de ofrecer algo que hizo junto a sus compañeros de Pink Floyd hace ya más de 30 años?

Debemos y podemos exigir mucho más. No está mal pagar 70 euros por ver este show, pero hay que admitir que un talento como el de Waters debería estar siempre creando material nuevo, como hacen otros de su generación. Sin embargo, nos contentamos a veces con tan poco...



Comparte la noticia